Equilibrio en la tercera edad de la vida

El sentido del equilibrio empieza a deteriorarse en la tercera década de la vida de cada persona y de ahí en adelante empieza un proceso de empeoramiento que, a menos que se tomen las medidas adecuadas no se puede parar.

Los vértigos o la pérdida de equilibrio son provocados por una serie de factores como los daños cerebrales, las enfermedades crónicas, la baja presión sanguínea, o por alguna afección en el oído interno.

Con el paso de los años es normal la pérdida de los sensores que aseguran el buen funcionamiento del equilibrio: la visión, la obstrucción del sistema nervioso ascendente(los receptores que se localizan en la bóveda plantar y que transmiten información sobre la posición al cerebro), y los fallos del oído interno. Es una consecuencia normal y esperada, pero con una serie de acciones los entrenadores de fitness podemos prevenir y preservar el sentido del equilibrio.

Para desarrollar las habilidades motoras ha que ejercitar los músculos que intervienen directamente en los proceso estáticos y dinámicos que representa el equilibrio. Conociendo los dos aspectos podemos crear una rutina de entrenamiento para cualquier persona, que se adapte a sus necesidades.

Hablamos de ejercicios de fuerza muscular del tren inferior y los que mejoran la función vestibular del oído. Para los entrenadores de fitness puede ser más difícil desarrollar el segundo aspecto, pero este hecho no significa que no tenemos la capacidad de trabajar con una persona de avanzada edad.

La fuerza muscular se puede trabajar en la sala de fitness o en cualquier otro medio. Les daré algunos ejercicios de resistencia y equilibrio que puede reducir el peligro de caídas.

  • caminar trazando una trayectoria recta marchando con un pie seguido del otro en la misma línea, teniendo como referencia un punto que entre en nuestro campo visual
  • atenerse en bipedestación sobre un pie
  • utilizar las escaleras para trabajar la musculatura de la pantorrilla
  • caminar sobre puntas o sobre nuestros talones

 

Otra forma de entrenar es en la sala de fitness. Hay varias forma de trabajar la fuerza muscular especifica para el equilibrio, y aquí no tratamos solamente de la una rutina diaria de entrenamiento de tonificación sino también los entrenamientos en la sala de actividades colectivas. Tenemos varios sistemas de entrenamientos que se pueden utilizar como, pilates, yoga, tai chi, body balance, body vive, etc.

En las rutinas de entrenamiento que estamos preparando podemos utilizar una variedad de materiales, que nos ayuden en conseguir nuestros objetivos: balones de equilibrio (wobble boards), rodillos de espuma, discos inflables, etc. Se trata de ejercicios con apoyos unilaterales que tienen como objetivo incrementar la activación de la musculatura de la región central que tiene como resultado un aumento de la demanda proprioceptiva y la tensión muscular que produce importantes cambios para la estabilidad y para el equilibrio.

Hemos hablado de ejercicios para mejorar la fuerza muscular, pero para que una rutina resulte equilibrada no podemos olvidar el aspecto aeróbico.
El trabajo de resistencia cardiovascular se desarrolla en las mismas rutinas de fuerza muscular y completa estas rutinas. El entrenamiento cardiovascular es progresivo y la intensidad debe ser controlada permanentemente por el entrenador, teniendo en cuenta las necesidades especificas de las personas con las que estamos trabajando.