Nos encontramos, posiblemente, en la época histórica mas compleja (profesionalmente hablando) pero también mas emocionante. De nuestras manos salen decenas de curriculum, con destino a cientos de empresas, que a su vez reciben miles de curriculum a la velocidad insultante que marcan las nuevas tecnologías. Resulta una odisea que se fijen en tus cualidades reflejadas en dos folios y una foto. ¿Quién no ha pensado alguna vez que esta perdiendo el tiempo ante tanta competencia?

Este articulo no pretende resultar milagroso, pero si ayudar a que seamos capaces de resumir en esos escasos dos folios lo que nos diferencia del resto, nuestro punto fuerte, conocernos a nosotros mismos, en definitiva, para poder "vendernos mejor" e intentar que nuestro talón de Aquiles pase desapercibido.