Omnimodos

 

Homo sapiens (ma non troppo) es un Omnimodo, lo abraza y comprende todo...

Manosea el universo y saca rápido sus conclusiones. Después del manoseo queda lo intangible pero no es problema. El lenguaje permite cubrir los huecos.

Homo sapiens actúa como si lo supiera y pudiera todo, con omnisciencia, facultad reservada para los dioses.

Al ciudadano se le ha notificado la propiedad omnisciente de su especie y el derecho-deber a solicitar cualquier cosa que se le pase por la mente. Un buen ciudadano es el que conoce y reclama sus derechos, el ciudadano demandante.

El buen ciudadano demandante acude a veces a la consulta.

- Deme algo más fuerte que me quite el dolor. Lo que me ha dado el de cabecera no me sirve...

- Verá, el tema del dolor es más complejo. El dolor es la forma en la que el cerebro...

- No me cuente historias. Quiero (exijo) una solución.

La mayoría de los ciudadanos es razonable y se bajan de la nube de la omnisciencia médica con unas breves aclaraciones.

La omnisciencia está proclamada a diario por algunos sanadores de postín en "los medios".

- Hoy en día, el 95% de los dolores tiene solución. Si no es así es porque la cultura judeocristiana...

- En el 2000 habremos acabado con la migraña... (dicho en 1992)

- Descubierto el gen...

- Localizada la zona del cerebro que...

- Ello abre las puertas a...

Las buenas noticias, con la ayuda de los garbanzos que se come el ciudadano mientras las recibe, son tragadas por el garganchón audiovisual.

- Tengo visita con el neurólogo. Le voy a decir que me dé algo para quitarme la migraña...

Los sanadores no tienen problemas en construir explicaciones para lo desconocido. Siempre tienen donde señalar culpas. Genes y desencadenantes.

- El cerebro migrañoso es genéticamente defectuoso. Es hiperexcitable. Se dispara el "generador de migrañas" con cualquiera de lo más de 150 desencadenantes que hemos descubierto. Debe descubrir sus desencadenantes y evitarlos. Si aún así continúan las migrañas debe tomar estos fármacos preventivos. Si, a pesar de ello, viene alguna crisis, contrólelas inmediatamente con estos calmantes. Es importante también que deje lo que está haciendo y se meta a un cuarto oscuro y silencioso. Puede ponerse, si quiere, un paño frío apretando las sienes.

Los sanadores olímpicos (del Olimpo, la morada de los dioses) son los que controlan lo que se hace y dice en las consultas. Son los guardianes de la apariencia omnisciente.

El problema es que, realmente, homo sapiens no es omnisciente sino más bien todo lo contrario. Sabe que no sabe nada, aunque le cueste reconocerlo.

Tampoco hay que irse al otro extremo de la omnisciencia, la omnignorancia. Algo vamos sabiendo. El problema es que no lo aplicamos.

- El cerebro es muy complejo... no sabemos nada...

- No es verdad. El cerebro es tan complejo como cualquier otro producto de la biología. El genoma de cualquier humilde célula está aún sin ser desentrañado en su ajetreo cotidiano. Del cerebro sabemos poco pero lo suficiente como para cambiar lo que hacemos y decimos cuando nos enfrentamos al tema del dolor sin daño desde la ignorancia consentida.

Homo sapiens (ma non troppo) debería esforzarse en conocer bien lo poco que se sabe, proteger sensiblemente el universo cambiante de lo conocido con fiabilidad, lo que trabajosamente va incorporándose al acervo intelectual de la especie, lo que sabemos de nosotros mismos y de nuestra interacción histórica con el entorno.

El modelo de organismo vigente en Medicina necesita una actualización para incorporar lo que vamos sabiendo sobre gestión neuronal del día a día de nuestro cuerpo.

Los neurólogos debieran ser los impulsores de esa renovación pero nada hace pensar que vaya a ser así. Piensan que transitan los caminos debidos, los únicos que llevan a algún lado.

En realidad son caminos mecanizados y vallados, preparados de antemano. Una vez dentro es difícil dejarlos y saltar la valla...

 

Fuente: Blog de Arturo Goicoecheaver-siguiente-articulo