DEJAR DE CRITICAR

• ¿Te crees perfecto?. Enhorabuena. Ya tiene una muy buena razón para ser generoso con los demás -a los que Dios o la naturaleza no les han dotado de tanta perfección.
• No eres perfecto... pues un poco de humildad y comprensión hacia los demás... ¡los humanos no somos perfectos!. ¡deja de criticar y sé comprensivo!
Cuantos textos y dichos populares nos advierten sobre la costumbre de criticar a los demás. Y no escarmentamos. La Biblia: "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra". O no digamos el refranero popular español: "Se ve antes una legaña en el ojo ajeno que una viga en el propio". Pero el caso es que no paramos de tirar piedras y de ver legañitas en ojos ajenos.

Es muy fácil caer en el error de criticar a los demás. A nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo... Las personas somos diferentes. Ni mejores, ni peores. Ha sido la diversidad uno de los factores que ha hecho progresar a la humanidad. Aceptar y respetar la diversidad es un acto de inteligencia suprema.

Hágalo de forma egoísta. Cuanta más generosidad y tolerancia practique, más capacidad intelectual tendrá su cerebro. Criticar es un factor importante en la escala de pensamientos negativos que nos perjudican psíquica y físicamente, según la psiconeuroinmunologia.

Pasamos horas en analizar con detalle los defectos de los demás. Es un tiempo precioso que podríamos emplear en observarnos a nosotros mismos y combatir esos mismos defectos. Si vas a criticar a alguien practica el "pensamiento opuesto". Analiza de forma honesta, sincera y valiente ese mismo defecto en ti. Tu mente adquirirá mayor grandeza si la empleas en autoanalizarte y en tratar de superar tus propios defectos.

Dale Carnegie daba el siguiente consejo: "Hable usted de sus propios errores antes de criticar al prójimo". Cuando llame la atención a su hijo por algo, piense en lo que hacía usted a su edad. Comience diciéndole: "Yo también a tu edad hacia lo mismo, incluso peor que tú...". Es muy sabio aplicar el dicho "Antes de que digan, digas", esto es, nos indica que es mejor adelantarse a los demás en explicar los defectos propios.

Uno de los posibles orígenes de una persona que critica es que en su infancia fué criticado, por lo que ahora repite el patrón aprendido criticando a los demás, este proceso suele ser inconciente, pero eso no evita que al hacerlo llene sumente de negatividad, atraiga energías negativas y falte amor en su corazón. Si este es tu caso requieres perdonar el pasado y la persona que te critico para liberarte de ello, y la única manera efectiva de hacerlo es desde el corazón.

Actividades propuestas:

Primer día: Lleve una pequeña libreta de bolsillo con un lápiz. Apunte todas las veces que su pensamiento se ha inclinado en criticar a alguien con una palabra que sintetice la crítica en cuestión. Por la noche escriba, las veces que usted ha caído en lo que ha sido objeto de la crítica en cuestión. Por ejemplo, si reprocha a su pareja que gasta en exceso, apunte las veces que se ha excedidoen su presupuesto o ha hecho gastos inútiles.
Segundo día: Alabe sinceramente a personas a las que ha criticado. Observe su reacción y comportamiento.

REÍR

Reír es la manifestación de nuestra alegría. Es difícil que nos venga la risa si estamos continuamente con nuestros pensamientos negativos o sin dejar de criticar. Así que antes de experimentar con la risa, como remedio terapéutico es conveniente aplicar la técnica delpensamiento opuesto y dejar de criticar.

J. J. Ratey, profesor de la Universidad de Harvard, nos recuerda en su libro "El cerebro" que la risa actúa como una especie de "señal social". "Los estudios han demostrado que es treinta veces más probable reír en un entorno social que cuando se está solo". De eso se trata. Le proponemos que empiece usted a manifestar señales de cambio ante los demás con una sencilla sonrisa.

El valor de una sonrisa
Simplemente estire la comisura de los labios y trate de sonreír. Se sentirá un poco mejor. Hágalo de forma sincera como un gesto. Un gesto de cortesía hacia los demás. Transmita con su sonrisa algo así: "me siento bien, estoy cambiando, quiero ver la vida deforma positiva, estoy luchando contra mis pensamientos negativos". Con esto, inicialmente sobrará. Si tras hacer varias veces una respiración profunda, prueba a esbozar una sonrisa durante unos minutos verá que la química que genera su cuerpo le hace sentir mucho mejor.

La sonrisa es una señal social de gran valor. Si lo hace usted con sinceridad, como muestra de agradecimiento sincero en sus relaciones personales desencadenará un cadena de actitudes positivas. Haga la prueba, sonría en el momento adecuado, le devolverán la sonrisa. Se creará un clima más positivo. No diga "gracias" como quien tira un papel a la papelera. Diga "gracias" y sonría. Su imagen cambiará a los ojos de muchas personas.

Los beneficios de la risa en la salud
Demos un paso más. ¿Sabía que hay numerosas investigaciones de universidades de prestigio que demuestran los enormes beneficios de la risa? reír es sano. La risa y la salud están estrechamente unidas.

No es ningún secreto que la risa es un método muy natural de levantar el ánimo. Cada vez se confirma más que mejora el estado físico del cuerpo humano. Los estudios muestran que la risa relaja los músculos tensos, reduce la producción de hormonas que causan el estrés, rebaja la presión de la sangre, y ayuda a incrementar la absorción de oxígeno en la sangre.

Los beneficios de la risa para usted (risoterapia)
• Le levantará el ánimo
• Reducirá riesgos de enfermedades
• Creará un ambiente familiar mucho más feliz
• Mejorará las relaciones laborales
• Será su mejor tarjeta de presentación. Su certificado ante los demás de equilibrio personal, bienestar y felicidad.
• Contribuirá a equilibrar su pensamiento, con toques de sano humor

La risa en el trabajo
El libro Fish fue un éxito editorial. Trata de cómo mejorar el ambiente laboral en sitios donde la tensión y las actitudes los hace irrespirables. Pone como ejemplo los resultados de una sencilla pescadería que triunfa. Sus trabajadores triunfan con la receta de "Alegrar el día a sus clientes y a sus compañeros de trabajo". Se esfuerzan en alegrar cada día a los demás... Y los demás se lo devuelven alegrándoselos a ellos.
El antiguo refranero español no recuerda que "Quien bien baila, de boda en boda se anda", que nos dice que quienes son simpáticos y alegres o caen bien a la gente, serán bien recibidos en todas partes.

Actividades propuestas:

Primeros días: haga cambios progresivos. Practique la sonrisa. Si es usted una persona seria e introvertida, introduzca los cambios lentamente. Propóngase sonreír a las personas de su familia y de su trabajo que más se lo merezcan. ¿100 sonrisas el primer día? Hay gente que le aprecia que se lo agradecerá. Probablemente le cueste trabajo. Póngase en un espejo y sonría, ayúdese con las manos.
A la semana: Recuerde qué le hacía reír de más joven. Provoque con comentarios cómicos todo lo que le pueda hacer reír. Hágalo con personas de confianza. Recuerde que la risa es un acto social, reirá mejor con amigos, familiares... Tómese tiempo con gente con la que se lo pase bien y haya reído. Contribuya usted a hacer alegre una velada, un fin de semana. Objetivo: reír, reír...