Ayudando a los mayores a prevenir las caídas

Helping older adults prevent falls
Sandy Ceranski
Carol Haertlein
Revista: OT Practice.
American Occupational Therapy Association (AOTA).
Julio. Año 2002Volume 7. Issue 13. Págs. 12-17

Traducido y adaptado al español por Rosa Matilla Mora, terapeuta ocupacional.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

Aproximadamente un tercio de los mayores presenta una caída cada año; son más frecuentes en las mujeres que en los hombres y su número sigue aumentando a medida que avanza la edad. ( S.R. Lord.1995)

La caída es un factor básico que deteriora las actividades de la vida diaria en las personas mayores. A fin de mantener una mejor calidad de vida, deben averiguarse los factores de riesgo de caídas y en consecuencia tratar de eliminarlos. (Shuichi Obuchi y cols., 1995).

La mayor parte de los mayores viven en la comunidad y aunque la mayoría no se cae , manifiestan temor ante una caída. Si debido a este temor reducen sus actividades y restringen su movilidad, aumentarán el riesgo de caerse con la consecuente disminución en su calidad de vida.

Las autoras del presente artículo han sugerido recientemente la aplicación del Modelo Persona-Entorno-Ocupación por los terapeutas ocupacionales cuando tienen que tratar a mayores con miedo a caerse. Este modelo supone también un marco de referencia útil para ayudar a los mayores a evitar las caídas.

Para planificar y llevar a cabo las rutinas diarias de una persona mayor es necesario tener en cuenta:

  • El estado de salud general de la persona, por ejemplo habilidades físicas, limitaciones visuales, efectos colaterales de las medicaciones, miedo a caer, confianza en la habilidad para evitar las caídas.
  • El ambiente físico en donde se desarrolla la vida del mayor y que va a condicionar el desempeño de las actividades, por ejemplo que haya hielo en el suelo cuando se va al buzón a echar una carta, la altura elevada de un estante en donde haya objetos que tiene que utilizar, etc.
  • Las tareas o actividades que tiene pensado realizar, las ocupaciones, por ejemplo, entrar en la bañera para darse un baño después de una operación de rodilla, limpiar los canalones del tejado,... y el potencial de estas actividades en producir una caída.

 

La capacidad de los mayores para hacer las actividades de la vida diaria con éxito y el convencimiento en su capacidad para llevarlas a cabo, es decir, su propio punto de vista, determina el que mantengan o no una vida independiente dentro de la comunidad. Los terapeutas ocupacionales juegan un importante papel en aconsejar a los mayores sobre los posibles factores de riesgo que ellos pueden no haber valorado para prevenir una caída, por ejemplo, efectos secundarios de algún medicamento que ellos no han tenido en cuenta, o el riesgo potencial que pueden tener conductas habituales como no usar una ayuda técnica para caminar cuando se les ha prescrito.

ver-siguiente-apartado