Evolución y desarrollo de la acupuntura

Con el presente trabajo pretendemos hacer una revisión, breve y concisa, de la evolución histórica y del desarrollo de la acupuntura. Desde los orígenes míticos hasta la actualidad, desde las explicaciones precientíficas que explicaban su funcionamiento hasta las teorías neuroquímicas que se están abriendo hueco para avalar sus acciones terapéuticas.

El motivo de la elección del tema está relacionado con nuestra propia experiencia positiva como pacientes y por haber vivido, en algún caso, su práctica en el ambiente familiar.

Elegimos la acupuntura y la individualizamos dentro de la medicina tradicional china por tratarse de una técnica, exclusivamente terapéutica, que se puede separar del cuerpo doctrinal teórico del sistema médico chino y porque, en nuestra opinión, presenta una mayor facilidad para el abordaje científico que el resto del sistema médico. Efectivamente todos estos conocimientos acumulados permiten elaborar un verdadero sistema médico, con su etiopatogenia, clínica (una semiología extraordinariamente precisa), procedimientos diagnósticos, etc. Pero mientras éstos, aunque interesantes, a veces son difícilmente abordables con la metodología científica, las técnicas terapéuticas, especialmente la acupuntura son relativamente más fáciles de verificar.

Como buen sistema médico posee técnicas terapéuticas diferentes, tanto terapéuticas como preventivas y además como todos los sistemas que tienen relación con la medicina natural, hay un grupo de técnicas terapéuticas que son puestas en práctica por el terapeuta y otro grupo en las que se le da la responsabilidad de su salud al propio paciente.

En el primer grupo de técnicas, las que son prescritas y realizadas por el terapeuta, tienen especial relevancia:

  • 1. La acupuntura y moxibustión.
  • 2. La farmacoterapia china (no sólo fitoterapia).
  • 3. Las técnicas de masoterapia ( Tui- Na, An- Mo).

En el segundo grupo, las que exigen una disposición por parte del paciente:

  • 1. Dietética e higiene de vida.
  • 2. Los ejercicios de expresión corporal y concentración espiritual como el Qicong ( Chi Kun) y el Taijiquan ( Tai Chi).


Acceder desde el punto de vista de occidental a la medicina tradicional china (M.T.Ch.), es encontrarse, normalmente de forma traumática, con una serie determinada de prácticas médicas que al menos en su origen tienen muy poco que ver con los conceptos filosóficos y científicos de la medicina occidental moderna. Cuando se profundiza en su estudio se encuentra uno con sorpresas, existe un cuerpo doctrinal muy bien organizado (fruto de más de dos mil años de experiencia) que hace posible su abordaje crítico y su aprendizaje. Esto ha motivado que distintos investigadores ya del ámbito occidental hayan publicado numerosos trabajos intentando conciliar esta concepción de la medicina con la biología y la fisiología modernas.

Las ciencias médicas actuales han permitido demostrar un cierto número de efectos de la acupuntura fundamentados en la experimentación y en la evaluación clínica de los resultados.

Además en los últimos años ha rebrotado en todo el mundo el interés por el uso y el estudio de la medicina tradicional (alternativa, complementaria o no convencional). Según datos aportados por la OMS, en China esta medicina representa cerca del 40% de toda la atención prestada y en países como Alemania y el Reino Unido, el 70% y el 90% respectivamente de las clínicas de dolor utilizan la acupuntura como técnica complementaria en el tratamiento.

La acupuntura debe una gran parte de su respetabilidad científica al descubrimiento de que la inserción y manipulación de agujas en determinados puntos o zonas del organismo libera péptidos opiáceos (Clement- Jones y cols.1979,1980). De hecho, ahora sabemos que las respuestas bioquímicas a la estimulación acupuntural son múltiples interviniendo de forma importante un grupo amplio de mediadores humorales, inmunitarios y hormonales. Indudablemente en la neurobiología está la explicación definitiva del mecanismo de acción de la acupuntura, pero esto no quiere decir que todos los efectos que esta produce estén exclusivamente relacionados con el sistema nervioso central. Efectivamente las ciencias médicas actuales han permitido demostrar un cierto número de efectos de la acupuntura fundamentados en la experimentación y en la evaluación clínica de los resultados. Parece demostrado que es necesaria la integridad tanto del sistema nervioso cerebro espinal como del sistema nerviosos vegetativo para que la acupuntura sea eficaz, lo que no implica que la respuesta esté determinada exclusivamente por la vía nerviosa.

Este mecanismo de acción con múltiples agentes implicados hace que exista un buen campo de investigación para médicos curiosos. Hasta el momento se ha demostrado y existe documentación bibliográfica al respecto, efectos biológicos de la acupuntura sobre la superóxido dismutasa (SOD), el sistema serotoninérgico, la acetilcolina periférica y central, noradrenalina, dopamina, AMP cíclico, cortisol, encefalinas, endorfinas y una larga lista de neuromediadores.