TOMAR CONCIENCIA DE NUESTRO CUERPO


1. Debemos tomar conciencia de nuestro cuerpo y pararnos a pensar y preguntarnos:
• ¿cómo son mis dolores de cabeza? leves y pasajeros, son constantes y fuertes..., ¿qué zonas me duelen? El cuello, la frente, la sienes..., ¿con qué frecuencia? Me duele casi todos los días, una vez por semana...,
• ¿cuándo me suele doler?, por las mañanas cuando me levanto, al final del día... ¿dónde me suele doler? En la cama, trabajando, leyendo, delante del ordenador...

2. Una vez que hayamos hecho un pequeño estudio sobre nuestro problema podemos empezar a tomar medidas. Por ejemplo si nos duele por las mañanas o delante del ordenador, podemos pensar que es un problema postural, que debemos utilizar una silla o almohada más ergonómica (esto también lo podemos consultar con nuestro fisioterapeuta).

3. Medidas adecuadas en un primer momento: cambiar de postura cada cierto tiempo, hacer movilizaciones de cuello y algún estiramiento, evitar situaciones estresantes y hacer algún ejercicio de yoga, meditación... Podemos buscar puntos concretos de dolor en la parte posterior del cuello, sienes, frente, ojos, senos frontales y hacer presiones suaves durante unos minutos, poner calor en la zona de las cervicales (sin sobre pasar los 20 o 30 min.), poner paños de agua fría en la frente, ventilar el lugar donde nos encontremos o salir a tomar el aire...

4. Si estos dolores de cabeza fueran acompañados de otros síntomas el primer paso a seguir es consultar con tu médico especialista. Si nuestro médico sólo lleva a cabo un tratamiento farmacológico, como ocurre la mayoría de las veces, sin tener en cuanta por que han surgido esos síntomas, nuestro consejo es que acudáis a vuestro fisioterapeuta (osteópata, acupuntor...) el cual os puede hacer un estudio y tratar de solucionar el problema.