Las causas más frecuentes de dorsalgia son:

  • Dolor de origen musculoesquelético

  • Alteraciones del sistema respiratorio (tos, infecciones, asma)

  • Reflujo gastroesofágico

Pueden existir restricciones vertebrales, bien como lesiones primarias o como adaptaciones que se producen por alteraciones vertebrales en otros niveles de la columna. Además, las vértebras dorsales se articulan con las costillas, por lo que alteraciones en estas articulaciones pueden dar síntomas relacionados con la respiración.
Es importante saber que a nivel dorsal están situadas las cadenas simpáticas, por lo que cualquier irritación mecánica en este nivel puede producir síntomas.

La existencia de puntos gatillo en músculos relacionados con la columna dorsal también puede provocar dorsalgias.
Los puntos gatillo que pueden provocar dolor referido en la columna dorsal y zona torácica se sitúan en los siguiente músculos:

Por otro lado, existen dorsalgias relacionadas con alteraciones cardíacas, digestivas, pulmonares e incluso ginecológicas. Estas serían las denominadas dorsalgias de origen visceral.

Podemos diferenciar entre dorsalgias benignas (las más frecuentes) y malignas, dependiendo de la causa que las origine.

Dorsalgias debidas a causas orgánicas graves (malignas)

Son las menos frecuentes, pero deben ser descartadas a partir de un exhaustivo examen clínico y radiológico.

a) Dorsalgia por espondilitis  infecciosa
Producida por una infección en una o varias de las vértebras de la columna dorsal. Existen múltiples agentes infecciosos que pueden provocarlas, que pueden ser determinados mediante analíticas con el fin de administrar el tratamiento adecuado.

b) Dorsalgia de origen inflamatorio
En muchos casos provocada por la espondilitis anquilosante, que afecta a gente joven, apareciendo síntomas como dolor de tipo inflamatorio y un aumento de la rigidez matinal bastante acusado, así como dolor en las articulaciones sacroilíacas y otras afectaciones típicas de enfermedades reumáticas (uveitís, talagias, etc).

c) Dorsalgia por aplastamiento vertebral de origen metabólico (osteoporosis)
Más frecuente en mujeres tras la menopausia en las que los huesos están muy desmineralizados, pero también en pacientes que han sido tratados con corticoides durante mucho tiempo. Además del dolor dorsal, este suele extenderse hasta la zona anterior de la parrilla costal de ambos lados.
La velocidad de sedimentación normal en la analítica puede ayudar a la diferenciación entre este tipo de aplastamiento y otros menos benignos.

d) Dorsalgia por causa tumorales
Los tumores pueden ser óseos y afectar a las vértebras o pueden dañar alguna parte del sistema nervioso, afectando incluso a la médula espinal.
El dolor puede aparecer por aplastamiento de una vértebra, por lo que debe diferenciarse del aplastamiento causado por la osteoporosis.

e) Traumatismos
Los traumatismos sobre esta zona pueden provocar aplastamientos vertebrales, sobre todo en vértebras ya debilitadas por alguna causa metabólica o tumoral.
También pueden provocar hernias discales, muy dolorosas, pero muy poco frecuentes.

Dorsalgias benignas

a) Enfermedad de Scheuerman
También llamada cifosis dorsal juvenil. Aparece como una dorsalgia en adolescentes chicos, que si no es tratada deriva en un aumento de la curvatura dorsal (cifosis) bastante marcada. Se acompañan de unos hallazgos radiológicos característicos, llamados Nódulos de Schmorl. Sin embargo, existen personas con estos nódulos que nunca han sufrido dorsalgias. (figura 1. Aspecto de una paciente con enfermedad de Sheuermann. Tomado de Setter, F.H. Sistema musculoesquelético. Trastornos del desarrollo, tumores, enfermedades reumáticas y reemplazamiento articular. Barcelona: Salvat, 1992)

b) Dorsalgias funcionales
En estas dorsalgias aparece dolor entre los omoplatos, que puede irradiar a la nuca. Suele aparecer en mujeres con poco tono muscular que desarrollan un trabajo en sedestación con los hombros enrollados. El dolor puede describirse como pesadez, cansancio mal localizado, sensación de quemazón y también hormigueos en algunos casos.
A veces se asocia a épocas de cansancio.
En muchos casos se considera esta dorsalgia interescapular como de origen cervical inferior (Maigne). (figura 2. Tomada de Ricard, F. Tratamiento osteopático de las algias del raquis torácico. Madrid: médica Panamericana, 2007)

c) Dorsalgias debido a trastornos estáticos
Puede aparecer dolor a nivel dorsal debido a la existencia de desviaciones en la columna vertebral, como pueden ser la escoliosis o la cifosis. No suelen provocar dolor en pacientes jóvenes, pero pueden hacerlo en edades más avanzadas debido a los desequilibrios que se producen a partir de la desviación estática. Aún así, no deberían ser consideradas las únicas responsables del dolor de un paciente sin tener en cuenta otras posibles causas.
Es muy frecuente el dolor en la zona dorsal debido a malas posturas mantenidas.