CAMBIOS DE DIRECCIÓN Y DE SENTIDO RÁPIDOS Y BRUSCOS


Los esguinces de rodilla son lesiones de la envoltura de la articulación -cápsula articular- y de los ligamentos -refuerzos- de la rodilla, muy frecuentes en deportes donde el esfuerzo máximo se localiza en miembros inferiores y en los cuales se realizan cambios de dirección y de sentido rápidos y bruscos, habitualmente agravados por la fuerza del adversario. En función de la posición a la que llegue la tensión capsuloligamentosa antes del daño, se lesionará un ligamento u otro. Lo normal es que exista una flexión de rodilla de unos 60º, ya que son los grados donde más inestable es la rodilla.

ligamento-lateral-interno
Ligamento lateral interno

En este caso vamos a analizar el ligamento lateral interno que se localiza en la cara interna de la rodilla, de fémur a tibia, de atrás hacia delante y que da estabilidad en este lado interno, teniendo como función el que la rodilla no se abra por su parte interna, con el pie fijado en la parte externa. Su tensión es máxima en completa extensión.
Es una lesión muy frecuente en la práctica del esquí, del fútbol..., y es muy habitual que a la vez se produzcan lesiones del menisco interno.

Existen tres grados de lesión:
- Grado I: distensión de ligamento.
- Grado II: rotura parcial de ligamento.
- Grado III: rotura total de ligamento.