COMPRESIÓN DEL PAQUETE VÁSCULO-NERVIOSO


Esta patología se refiere a la existencia de una compresión del paquete vásculo-nervioso (nervio, arteria y vena) a nivel cuello. En el espacio formado por los vientres musculares de los músculos escalenos anterior y medio del cuello. Entre el escaleno anterior que va desde la parte lateral (apófisis transversa) de las vértebras cervicales hasta la primera costilla y el escaleno medio que va desde la parte lateral de las vértebras cervicales (apófisis transversa) hasta la primera costilla. Estos dos músculos junto con la primera costilla forman un triángulo por el que pasa el plexo braquial (nervios, arteria y vena que bajan a todo el brazo).

anatomia-escalenos
Anatomía de los escalenos


El síndrome de los escalenos es una compresión del paquete vásculo-nervioso que nace en el cuello y que se encarga de la inervación (información nerviosa) y de la irrigación (aporte sanguíneo a los tejidos) de todo el miembro superior o brazo. La compresión se debe a un espasmo de los músculos escalenos que producen una disminución del espacio por que tiene que pasar el plexo braquial. Esto conlleva un menor aporte sanguíneo al brazo y un deterioro en la conducción nerviosa.

Una vez descubierto que esta es la causa de nuestra sintomatología se debe de investigar cual o cuales son los agentes que nos producen la lesión: por adaptaciones a otras lesiones en la columna dorsal o cervical, por exceso de trabajo o posturas mantenidas durante mucho tiempo (trabajo con ordenador por ejemplo), un descanso incorrecto durante la noche, modificaciones de la curvatura natural de la columna debido a un esguince cervical, etc.

plexo-braquial
Anatomía plexo braquial

Desde el punto de vista de la fisioterapia, es necesario realizar una comprobación de todo el recorrido de los nervios del brazo, desde la salida hasta la mano, ya que es muy común que el síndrome de los escalenos comience con dolores cervicales, después de caídas sobre el brazo, fuertes tirones, etc. Y que esté acompañado de otros síndromes de compresión que provoquen similar sintomatología o que aumente la de este síndrome y que puedan confundir el diagnóstico. El más común sería el síndrome del túnel carpiano, pero también tendremos en cuenta: síndrome del pectoral menor, síndrome de la primera costilla, síndrome del pronador redondo, cervicobraquialgia, etc.

Importante: siempre que existen síntomas como el adormecimiento de la mano o de algún dedo, se diagnostica como túnel carpiano o cervicobraquialgia. Esto puede ser cierto en muchos casos, pero siempre debemos revisar las zonas de paso del nervio que describimos en el apartado anterior. En ocasiones el diagnostico de túnel carpiano puede ser equivocado y ser una de estas otras zonas donde el nervio está sometido a compresión y la que crea la sintomatología. Como mínimo en muchas ocasiones el posible compromiso en estas otras zonas poco valoradas desde la medicina tradicional, agrava o impide la total recuperación de una cervicobraquialgia o un síndrome del túnel carpiano.