A la hora de practicar deporte, los estiramientos se configuran como un elemento básico dentro de la actividad física que vayamos a realizar. Lo dicen los preparadores físicos, monitores de gimnasio y fisioterapeutas.


Quizás hayamos oído hablar muchas veces de la importancia de estirar, antes y después, de hacer deporte. Sin embargo, parece que todavía no somos del todo conscientes de todas las ventajas que aportan a nuestro cuerpo los estiramientos y de sus objetivos reales.

¿Por qué debemos estirar?

Prepara al cuerpo para la actividad física. El motivo principal de estirar, en este caso antes de la actividad física, es porque de esta forma preparamos a nuestro cuerpo y a nuestros músculos para el ejercicio que nos disponemos a realizar. Además, evita que al comenzar la actividad lo hagamos en frío y reduce, de esta forma, el riesgo de lesiones.

Evita agujetas y lesiones

Si hablamos de los estiramientos que realizamos después de la actividad física, estos nos aportan una diminución de las agujetas y asimismo de las sobrecargas o posibles lesiones. En las clínicas de fisioterapia es muy común atender a deportistas no profesionales por lesiones provocadas debido a la falta de estiramientos.

Aumenta la amplitud de los movimientos

Al calentar y estirar estamos poniendo en funcionamiento nuestro cuerpo y, cuando comencemos el ejercicio físico, nuestro cuerpo podrá realizar movimientos más amplios y también incrementamos nuestra coordinación.

Mejora la circulación

Los estiramientos también mejoran la circulación de nuestra sangre en el organismo, ya que así todo el cuerpo se activa y nuestra circulación comienza a fluir de una manera mucho más beneficiosa.

Mejora la flexibilidad

También ganamos flexibilidad gracias a los estiramientos, que como comentábamos, nos permitirán realizar ejercicios más amplios y no lesionarnos ante un movimiento repentino durante la actividad física.

¿Cuándo estirar?

Debemos tener claro que los estiramientos hay que realizarlos tanto antes como después de la actividad física que practiquemos.

Aunque existen discrepancias acerca de este asunto, suele recomendarse realizar estiramientos dinámicos en el momento previo al ejercicio y estiramientos estáticos tras finalizar el mismo.

Para quienes no estén habituados a las práctica deportiva y no realicen ningún tipo de actividad física, se recomienda sacar un momento cada día para estirar los músculos y evitar que se oxiden, como suele decirse comúnmente. Especialmente, está indicado que los trabajadores que mantienen algún músculo en tensión durante su jornada laboral realicen estiramientos de la zona o acudan regularmente a su centro de fisioterapia más cercano para evitar problemas mayores en un futuro.

En lo que están de acuerdo todos los profesionales de la fisioterapia y de las actividades físicas es en que el deporte ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas, y estudios afirman que también aumenta la felicidad y el buen humor del ser humano.

Artículo cedido por: innofisio.com