Dräger ha anunciado la disponibilidad del medidor de ictericia JM-105, con el que los cuidadores podrán medir ahora de forma no invasiva los niveles de bilirrubina en los recién nacidos de tan sólo 24 semanas. Gracias al bilirrubinómetro, se podrán reducir los cuadros clínicos con consecuencias a largo plazo en estos pacientes. Con JM-105, se pueden almacenar hasta 100 resultados de medición y trasmitirlas a través de una base de conexión al sistema de gestión de datos de pacientes de la clínica.

Existen diversos factores que determinan si los niños prematuros y recién nacidos desarrollan ictericia. Los niveles de bilirrubina son demasiado altos después del nacimiento en más de la mitad de los recién nacidos sanos. Con el fin de diagnosticar ictericia neonatal, las enfermeras a menudo recogen muestras de sangre del talón. La extracción de sangre que normalmente forma parte de la rutina del hospital puede producir efectos negativos, particularmente en los pacientes más pequeños. Experimentar dolor de forma repetida en esta etapa temprana de desarrollo puede tener un impacto negativo en la infancia. Un estudio realizado a bebés prematuros de la semana 24 demuestra que múltiples estímulos de dolor pueden afectar a la maduración de las estructuras neuronales. Según los científicos, esto puede afectar el desarrollo del cerebro de los bebés. Con ayuda de la medición de la bilirrubina transcutánea (TcB), sin embargo, la ictericia puede ser diagnosticada de forma fiable y sin dolor. Los estudios han demostrado que los resultados de las mediciones no invasivas se correlacionan con los niveles de bilirrubina recogidos por punción venosa. Los resultados del estudio han mostrado también que las mediciones de TcB fueron comparables con los valores de TSB para los bebés prematuros de la semana 24. "Hasta ahora, las mediciones suaves, ya en la semana 24, no estaban aprobadas en muchos países. El JM-105 contribuye a reducir las dolorosas pruebas en estos pequeños pacientes apoyando así su desarrollo", dice Inken Schroeter, product manager de Dräger.

Medición sencilla sin consumibles

Utilizando JM-105, las enfermeras son capaces de medir un valor que se correlaciona con el nivel de bilirrubina. Es posible tomar una sola medida o hasta cinco mediciones para un valor medio. Esto significa que el medidor puede identificar los recien nacidos en un mayor riesgo de hiperbilirrubinemia con alta precisión. Todas las funciones del dispositivo pueden ser controladas a través de una pantalla táctil a color. La medición se lleva a cabo presionando suavemente el sensor en la frente o el esternón del bebé. El sensor se limpia facilmente con alcohol antes de cada proceso de medición. Dado que la unidad de medición es reutilizable, las enfermeras no necesitan disponer de productos desechables adicionales. Esto significa que los costes adicionales se reducen.

Los JM-105 pueden almacenar hasta 100 lecturas. La enfermera puede además realizar una marca sobre los valores que le parezcan anormales. Así, el equipo clínico puede más tarde localizar al paciente más rápidamente para un nuevo chequeo.

Gestión sin papeles

Entrar o transferir los valores medidos a mano es algo del pasado con JM-105. Todas las lecturas y los datos almacenados en la máquina se pueden enviar a través de una estación de acoplamiento y una conexión USB a un sistema de gestión de datos de pacientes alojado en un ordenador portatil o PC. El JM-105 permite la transferencia de datos a través del estándar de interfaz HL 7 (Health Level 7).

Noticias de Salud (Francisco Acedo ) / CC BY 3.0