LOS OLIGOELEMENTOS, EL HIERRO

Los oligoelementos son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Se les conoce de esta manera (oligoelementos) debido a que la cantidad requerida de cada uno de ellos es menor a 100 mg. Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células.

Si nos fijamos en la función de los oligo-elementos, observamos que funcionan la
mayoría de las veces como componentes de las metaloproteínas. Éstas son
estructuras proteicas, como por ejemplo enzimas u hormonas, que utilizan
determinados oligo-elementos para construir su estructura espacial. El efecto tóxico de
determinados metales pesados, como por ejemplo el mercurio, se debe a que éstos
ocupan el lugar de los oligo-elementos en estas estructuras proteicas. Eso origina un
cambio en el orden espacial y la metaloproteína se queda inactiva.
Algunos oligo-elementos pueden volverse tóxicos en caso de sobredosis. Para dichos
oligo-elementos existe una gama de cantidades óptimas.

HIERRO


El hierro es un oligoelemento ampliamente distribuido en la naturaleza y que en nuestro organismo desempeña funciones vitales. La más importante es el transporte de oxígeno.
La cantidad diaria recomendada (CDR) para el hierro se ha fijado en 18 a 25 mg al día.

Fuentes naturales

La disponibilidad del hierro varía ampliamente según el tipo de alimento.

  • Carne, pato, aves salvajes, pescado
  • Legumbres, soja, productos elaborados con cereales integrales, brócoli, col rizada.
  • Fruta: dátiles, albaricoques, frambuesas.
  • Y además: yema de huevo, levadura de cerveza, semillas de sésamo, aceite de maíz, tomillo.

A pesar de que las espinacas, las ortigas, los berros y el cebollino también son
buenas fuentes, la asimilación en estos casos se ve alterada por los ‘formadores de
compuestos', como el ácido oxálico y los fitatos.
Lo más importante es que los lácteos impiden la absorción de hierro de los alimentos. Hay muchas anemias ferropénicas por la costumbre de tomar un postre lácteo tras cada comida. En general, eliminar los lácteos de la dieta ayuda a aumentar los niveles de hierro en sangre de manera rápida.

tabla-hierro