Síntomas en caso de deficiencia de potasio

Una concentración de potasio plasmático anormalmente baja es conocida como hipokalemia. La deficiencia severa es poco frecuente, mientras que la depleción de potasio es frecuentemente consecuencia de una excesiva pérdida de potasio, por ejemplo, en caso de diarrea grave y/o vómitos prolongados, el empleo de laxantes y/o diuréticos, algunas enfermedades renales o alteraciones del metabolismo, así como desequilibrio importantes entre la ingesta de sodio y potasio (uso exagerado de sal de cocina en combinación con una alimentación pobre en potasio).
Los síntomas más frecuentes son: pérdida funcional de los nervios (sobre todo los motores), debilidad muscular, sensación de músculos ‘pesados', pérdida del tono de los músculos lisos y del músculo cardíaco (desarreglos funcionales del corazón, como p.e. arritmias), obstrucción del intestino, intestino lento, hipotensión, síncopes...