¿ Que nos muestra el estado de tú lengua?

 

A continuación presentaremos los signos corporales a los que hay que estar atento para valorar el estado de salud. Es importante aprender a "escuchar" lo que nuestro cuero nos dice y saber ponerle remedio antes de que sea demasiado difícil hacerlo. Sólo hay que observar y comparar nuestro organismo con el que sería un organismo óptimo:

LENGUA:

La lengua es un verdadero mapa que nos hace distinguir el estado de todos nuestros órganos; la punta se correlaciona con el corazón, un poco más atrás están los pulmones. En el lado derecho se refleja la vesícula biliar y en el izquierdo, el hígado. En el medio indica el estado en el que se encuentran el estómago y el bazo. La parte posterior se refiere a los riñones, los intestinos, la vejiga y el útero.

Una lengua sana debería ser suave, flexible y ligeramente húmeda. Tendría que ser de color rojo pálido con una capa blanca muy fina. Los indicadores de la lengua son grietas, hondonadas, capas (amarillas, vellosas, gruesas, blancas), líneas, inflamaciones, manchas rojas y cortes.

  • Grieta que discurre por la parte central: Una grieta en la línea media que no alcanza la punta indica que el estómago no funciona correctamente y la digestión está alterada; lo más probable es que aparezca un déficit de nutrientes (recomendable el multivital forte). En este estado es habitual hincharse después de comer y notar una súbita bajada de energía a mitad del día, precisamente después de comer. En estos casos es muy recomendable el extracto de alcachofa y jengibre y el enzimasan, y como alimentos: alcachofa, aguacate, arroz, boniato, brotes de mijo, calabaza, chirivía, nabo, ñame, tofu, zanahoria, té rojo, hinojo, menta, regaliz. También es recomendable comer sopas, guisos y purés, fáciles de digerir; no beber bebidas gaseosas en ningún momento ni ningún líquido durante las comidas.

 

 

  • Marcas de dientes en los laterales de la lengua: Indican déficit nutricional; es probable que la digestión esté deteriorada y padecer una disfunción esplénica (del bazo): el bazo es un pequeño órgano que trabaja en tandem con el estómago para captar los nutrientes de los alimentos ingeridos y se encarga de destruir los glóbulos rojos agotados, reciclándolos y transformándolos en hierro para producir sangre; también neutraliza las bacterias insalubres, por lo que ayuda a prevenir los resfriados y la gripe cuando está a pleno rendimiento. La manifestacón habitual son gases y distensión abdominal. Los alimentos que nutren al bazo son: judías aduki, cidra, judía mung, judía pinta, alfalfa, lichis, cebada, mijo, remolacha, avena, zanahoria, perejil, apio, chirivía, pollo, calabaza, hinojo, hortalizas de raíz, pescado, boniato, nabo, ñame, verduras de hoja verde, algas, coles, acelgas, ajo, astrágalo, canela, cayena, eneldo, ginseng, jengibre, pau de arco, pimienta negra, rábano picante. Hay muchos suplementos recomendables para mejorar el bazo, pero si hay que elegir, podríamos decir el allium sativum y la clorela.

 

  • Lengua llagada: Indica déficit de hierro o vitaminas B. Se puede solucionar bebiendo té de ortigas o tomando minavit, multimineral o haemathonyl. Sería recomendable valorar mediante un análisis de sangre los niveles de hierro. Si estos niveles son adecuados, es recomendable un complejo de vitaminas B o levadura de cerveza.

 

  • Lengua con sensación de ardor: Indica que al estómago le faltan jugos gástricos; es posible padecer a la vez trastornos digestivos. Soluciones sencillas en este caso sería por ejemplo tomar una cucharadita de cerveza amarga cada día; beber té de diente de león dos veces al día; tomar una cucharada de vinagre de sidra de manzana antes de cada comida; los comprimidos de ácido clorhídrico pueden ayudar a equilibrar los jugos gástricos en el estómago.

 

  • Lengua hinchada, con una capa gruesa blanca, o ambas cosas: Acumulación excesiva de mucosidad en el organismo. También indica la falta de bacterias beneficiosas o el acúmulo excesivo de levaduras, es decir, una disbiosis intestinal. Se puede hacer la dieta propuesta para Candidiasis (información en otro artículo de esta página web) o reducir lácteos, ya que estos productos aumentan la mucosidad; aumentar el consumo de alimentos "verdes"; suplementar durante 6 meses un prebiótico bueno (darmocare pro); tomar Pau d´Arco durante unos meses (1-1-0); reducir drásticamente los alimentos dulces, azucarados o edulcorados.

 

  • Grietas horizontales, pequeñas grietas/muescas: Es lo que se denomina lengua geográfica; es un signo de mala absorción, sobre todo de vitaminas B, y a menudo se acompaña de falta de energía. Es una carencia que está presente en la persona durante mucho tiempo, ya que las grietas tardan años en desarrollarse. Solución: Tomar complejo B-50 (1-0-0); tomar enzimasan (0-1-0); tomar defisan para ayudar a que circule la linfa y eliminar las toxinas que impiden la absorción de nutrientes; beber infusiones de menta; beber infusiones de ortigas; beber jugo de aloe vera antes de las comidas.

 

  • Capa amarilla espesa: Indica falta de bacterias saludables en el intestino, y por tanto exceso de putrefacción en éste. En estos casos es bueno el darmocare para; el pau de arco; tomar jugo de aloe vera; mucha verdura; infusiones de manzanilla; y más adelante suplementar darmocare pro; es muy importante asimismo, disminuir la ingesta de alimentos de origen animal y alimentos dulces.

 

  • Punta roja: No hay evidencia al respecto, pero se cree que tiene que ver con un disgusto muy fuerte no superado...

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • You are what you eat. Dra. Gillian McKeith. Editorial Planeta. 2009.
  • Semiología Médica y Técnica Exploratoria. Surós Batlló. 8ª edición. Editorial Masson. 2001. Barcelona.
  • Semiología y Fisiología Médica. Mazzei, E. Editorial El Ateneo. 2002.
  • Semiología Médica. Goié, A., Chamorro, G. Publicaciones Técnicas Mediterránea. 2002.


Autor: Itziar González de Arriba

mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla