1. Resumen

Se denomina enfermedad de Sever, apofisitis posterior del calcáneo u osteocondritis calcánea a la inflamación e irritación del cartílago de crecimiento del hueso calcáneo que cursa con dolor localizado en el talón. Existen diversos factores que condicionan su desarrollo, tales como la edad, el exceso deportivo, la retracción de la musculatura posterior de la pierna o un calzado inadecuado. No obstante, con la colocación de una pieza elevadora de talón así como con reposo físico durante 2-3 semanas y terapia anti-inflamatoria, se resuelven la mayoría de los casos consultados en la bibliografía. Así mismo, se hace necesaria la planificación deportiva anual de los niños para evitar la aparición de esta patología.


Palabras clave: enfermedad de Sever, apofisitis posterior del calcáneo, osteocondritis calcánea, inflamación cartílago de crecimiento, talón, retracción de la musculatura posterior de la pierna.

2. Introducción.

Han sido múltiples los autores que han hablado a cerca de las osteonecrosis y los procesos avasculares de las epífisis y apófisis óseas en diferentes localizaciones del sistema esquelético1-4, como Osgood-Schlatter (tuberosidad anterior de la tibia), Legg-Calvé-Perthes (epífisis femoral), Köhler (escafoides), Freiberg (II cabeza metatarsal), Iselin14(osteocondrosis de la base del V metatarsiano) o Buschke (cuñas); según los artículos consultados, fue el Dr. James Warren Sever2-4, quién primero describió en un diario médico de New York en 1912 un tipo de dolor crónico localizado en los talones asociado a pacientes menores de edad, examinados en el Hospital de Boston, EE.UU., donde trabajaba. No obstante, en 1907, Haglund ya percibió ciertas irregularidades en la apófisis posterior del calcáneo parecidas a las que se daban en la tuberosidad anterior de la tibia. Así mismo, Dagnall y Watson-Jones3 no consideraron que este dolor típico en niños fuera una entidad clínica como tal, al afirmar mucho más adelante, en 1962, que tan sólo se debía a una condición traumática comparable a la separación de un osículo de calcio del tendón de Aquiles. De cualquier manera, fue a raíz de la publicación del autor americano Warren Sever en 1912, cuando esta patología comenzó a ser conocida y detectada por autores posteriores1-16.

3. Edades de osificación calcánea.

Para la comprensión etiológica y clínica de esta patología es de vital importancia el conocimiento de la edad de consolidación ósea del talón así como para su correcto diagnóstico, ya que si los signos clínicos se muestran a una edad poco habitual a la conocida para la enfermedad de Sever hay que pensar en otros diagnósticos diferenciales4 (tabla 2).

La mayoría de los autores consultados coinciden en el establecimiento de las edades de aparición, osificación y consolidación del núcleo secundario del calcáneo, existiendo diferencias mínimas que varían en torno a 1 año como tope superior o inferior a la hora de determinar estas edades óseas.

El núcleo primario o central de osificación del calcáneo es de origen intrauterino, es decir, que está presente en el momento del nacimiento, y su formación se da entre el 3er y 5º mes de embarazo11; por el contrario, el núcleo secundario del calcáneo, apófisis calcánea o epífisis , se desarrolla como un centro independiente de osificación (que incluso puede llegar a ser múltiple) y su aparición, desarrollo y consolidación (fusión) se dan en periodo extrauterino1-16 (Tabla 1).

tabla1

Tabla 1.- Edades de aparición, desarrollo y fusión del núcleo secundario de osificación del calcáneo1, 3-5,10,12,15,16.

 


Krantz3 afirmó en 1962 que los términos epífisis y apófisis ósea se usaban indistintamente. Hendrix4 aclaró más tarde que las apófisis óseas (prominencias o excrecencias de alguno de los extremos de un hueso) poseen histológicamente un alto contenido en fibras de tejido fibrocartílaginoso (de mayor rigidez) y las epífisis óseas (extremo distal o proximal de los huesos largos) tienen mayor contenido en fibras de cartílago hialino (de carácter algo más elástico por el mayor contenido en elastina). Según su definición por tanto, y debido a la diferencia histológica demostrada, no debe usarse el término epífisis para referirse al núcleo 2io. de osificación del calcáneo

 

Hendrix4, basándose en los artículos de Micheli, Liberson y Volpon, junto con Noffsinger14,son los dos únicos autores consultados que difieren en la edad de aparición y fusión de la epífisis calcánea, situándola un par de años más tardía que el resto, mostrándose a los 7-9 años y fusionándose a los 15-17 años.

Es preciso aclarar que estas confirmaciones a cerca de las edades de osificación están basadas en los estudios radiográficos realizados, y por ende, en una radiografía solamente son visibles las estructuras de naturaleza ósea, es decir, aquellos tejidos con presencia de Calcio en su histología; el hecho de datar estas edades no significa que la apófisis ósea calcánea no exista físicamente hasta los 4-7 años (...), si no que no es hasta esta edad cuando comienza su transformación de tejido cartilaginoso a tejido óseo y por tanto la posibilidad de ser visualizada radiográficamente.