UNA LESIÓN COMPLICADA DE DIAGNOSTICAR


El retropié -la zona posterior del pie- es sin duda la que más dudas puede generar tanto a la hora de valorarlo, como a la hora de plantear el tratamiento adecuado. Y esto es debido a que el retropié casi siempre va asociado a los designios del antepié en general, y del primer radio en particular. Se puede afirmar que a la hora de abordar el diagnóstico y el tratamiento de esta unidad funcional, es invocable el dicho "¿qué fue antes, el huevo o la gallina?". Y es que frente a una patología en la que esté involucrado directamente el retropié se ha de estudiar con mucho mimo y precisión la función del primer radio, puesto que ambos son complementarios.

En otras palabras: si el primer radio no posee movilidad, no permitirá que el retropié prone. Si el primer radio posee movilidad, permitirá que el retropié prone. Y si cualquiera de los dos presenta patología estructural, será compensada por el otro. Se ha de tener en cuenta que se hace referencia en todo momento a los dos extremos del pie -a la doble hélice a la que se ha hecho referencia desde el planteamiento teórico europeo-.

Definición

El retropié varo ha sido definido, entre otros autores por Michaud , como la "malformación ósea en la que la tibia adquiere una forma arqueada, y/o el asa-la articulación subastragalina- se ha formado de manera que el calcáneo está invertido, cuando el pie está en posición neutra".