El Sístema Linfático y el Drenaje Linfático Manual, DLM

El transporte de la linfa

El sistema linfático está formado por una serie de órganos y un sistema tubular (vasos linfáticos) que recorren todas las regiones del cuerpo, de forma paralela al sistema arterio-venoso, transportando la linfa.
La linfa es una masa líquida que contiene agua y proteínas en su mayor parte, junto con otras células y elementos de deshecho.
El sistema linfático tiene dos funciones fundamentales:

  • Función defensiva, gracias a la presencia de los linfocitos.
  • Eliminación de sustancias de desecho. Limpia y recoge del medio celular todos aquellos elementos que, por su tamaño, no son capaces de penetrar en el sistema sanguíneo.

De esta forma, el sistema linfático contribuye a mantener la homeostasis de todo el organismo.

El linfedema es una patología del sistema linfático caracterizada por la acumulación de linfa en los espacios intersticiales, sobre todo en el tejido adiposo subcutáneo, causada por una alteración circulatoria del sistema linfático que puede producirse por:

  • Existencia de factores congénitos que provoquen un linfedema primario.
  • Aparición de un desequilibrio mecánico debido a una interrupción u obstrucción de los vasos linfáticos: linfedema secundario. Aparecen en aquellas personas cuyos vasos linfáticos se encuentran en perfecto estado de salud y funcionamiento, pero que se ven afectados por una serie de trastornos, lesiones o enfermedades que desencadenan el linfedema.

Las causas más frecuentes suelen ser:

  • Tratamiento radio-quirúrgico de patologías malignas (cáncer).
  • Fenómenos traumáticos.
  • Procesos infecciosos.

Esta alteración depende de dos factores: de la carga linfática (cantidad de líquido y proteínas a evacuar por unidad de tiempo) y de la capacidad de transporte (que depende de la integridad estructural del sistema linfático). Cuando se altera el equilibrio entre estos dos factores, se produce una acumulación anormal de proteínas titulares, edema, inflamación crónica y posteriormente fibrosis.

¿En qué consiste?

El drenaje linfático es una técnica de masoterapia especial orientada a la resolución de edemas prioritariamente linfáticos. Consiste en la aplicación de una tracción sobre la piel de forma lenta y rítmica para conseguir “abrir” las vías linfáticas. De esta forma, se consigue drenar los líquidos excedentes que bañan las células y evacuar los deshechos que provienen del metabolismo celular. Así el sistema puede funcionar solo correctamente. Existen dos grandes escuelas: Vodder y Leduc, que han definido las técnicas y protocolos de actuación.

¿Qué la diferencia de otras técnicas de masoterapia?

Las maniobras tienen unas características principales:

  • No pueden producir dolor.
  • Sin fricción. La fricción sobre la piel produce un aumento de la permeabilidad de los vasos que están trabajando para reabsorber el edema, por lo que se pierde el líquido reabsorbido. Por este motivo no deben de utilizarse cremas ni otras sustancias que permitan el deslizamiento de las manos.
  • La presión del drenaje manual no debe de exceder de 30-40 mmHg, porque sino se produce un colapso de los vasos porque la presión exterior al vaso sobrepasa el valor de la presión hidrostática que lo mantiene abierto.
  • Ritmo pausado y armónico, ya que la técnica tiene que adaptarse al ritmo de contracción de las unidades del sistema linfático, que es de carácter lento y rítmico.
  • Las maniobras deben de realizar una tracción sobre la piel (es la única forma de “abrir” el sistema) y dirigir la linfa en sentido proximal (hacia arriba).

Acciones sobre el organismo

  • Efecto relajante
  • Efecto drenante: activa el flujo linfático, crea un efecto mecánico de presión descompresión, y deriva la linfa hacia otras áreas linfáticas funcionantes, por lo tanto crea nuevas anastomosis y abre vías ya existentes.
  • Acción sedante del dolor: se produce una activación de los mecanorreceptores y se bloquean los receptores del dolor (nociceptores).
  • Acción tranquilizante.
  • Acción reguladora muscular: se regula el tono de la musculatura estriada favoreciendo el automatismo de la musculatura lisa.
  • Se facilita la función del sistema circulatorio venoso.
  • Se aumenta la diuresis por la gran movilización de líquidos.
  • Acción sobre la piel.
  • Acción beneficiosa sobre el estado inmunológico, aumentando la resistencia frente a determinadas enfermedades.

Indicaciones terapéuticas

1- Linfedema primario

  • Displasia: aplasia, hipoplasia, hiperplasia.
  • Fibrosis de los ganglios linfáticos inguinales.

2- Linfedema secundario

  • Post-quirúrgico.
  • Post-traumático: por traumatismos (esguinces enlace con la explicación de la lesión), rotura de fibras (enlace con la explicación de la lesión), tratamiento post-fracturas, contusiones, hematomas, distensiones, síndrome de Sudeck, etc.) o cicatrices muy profundas.
  • Post-irradiación y edema por quemaduras.
  • Linfedema inflamatorio o por filariasis.
  • Linfedema por fístulas linfovenosas.
  • Linfedema por éxtasis linfática.
  • Linfedema por tumores malignos.

3- Lipedema

4- Mixedema

  • Es un acúmulo de mucopolisacáridos ácidos (ácido hialurónico) y proteínas en el espacio intersticial de todo el organismo, manifestándose principalmente en la dermis cutánea. Se localiza principalmente en la cara, nuca, dorso de las manos y los pies. Es un edema duro, no deja fóvea y aparece en personas con alteraciones en la glándula tiroidea.

5- Trastornos vasculares periféricos

  • Varices, insuficiencia venosa crónica.

6- Trastornos osteomusculares y del tejido conjuntivo

7- Edemas locales del SNC y periférico

  • Cefaleas y migrañas, neuralgia del trigémino.

8- Trastornos neurológicos y neurovegetativos

9- Patologías crónicas de las vías respiratorias altas y auditivas

10- Trastornos pulmonares

11- Trastornos del aparato digestivo. Estreñimiento crónico

12- Enfermedades sistémicas del tejido conjuntivo

13- Trastornos dermatológicos

14- Estética

  • Edemas faciales (bolsas de los ojos), acné, patología del tejido adiposo (celulitis), etc.

15- Oftalmología

16- Otras indicaciones

  • Estrés, insomnio, cefaleas, resfriado, dolor menstrual.

Contraindicaciones absolutas

  • Cáncer no tratado.
  • Infecciones agudas: por el peligro de propagación por vía linfática. Ante una infección el organismo se defiende con una vasoconstricción linfática y sanguínea, y el DLMrompe esa protección mecánica local al relajar la vasoconstricción., propagando de esta forma la infección por todo el organismo.
  • Trombosis, flebitis y tromboflebitis.
  • Descompensación cardiaca.
  • Varices tortuosas y con relieve.
  • Crisis asmática: por su efecto vagotónico. Hay que dejar un periodo de 2 meses libres de síntomas.
  • Reacciones alérgicas en estado agudo.
  • Pacientes con patología renal.

Contraindicaciones relativas

  • Ciertas afecciones de la piel.
  • Hipotensión.
  • Síndrome del seno carotídeo.
  • Inflamaciones crónicas.
  • Hipertiroidismo e hipotiroidismo.
  • Procesos álgidos abdominales: contraindicada la manipulación abdominal en menstruaciones copiosas, dolor abdominal, embarazo y estreñimiento.
  • Linfedema maligno producido por el propio cáncer activo.

Aplicación de otras técnicas

  • Presoterapia mecánica. Técnica instrumental de tratamiento mediante la aplicación de fuerzas de compresión a través de unas cámaras hinchables que aplican una presión suave (< 40 mmHg) desde el extremo distal al extremo proximal. Facilita la reabsorción del edema por vía venosa, por lo que lo descarga de agua, pero no contribuye en el retorno de las proteínas a los vasos linfáticos. Por eso, la presoterapia constituye una contraindicación en el tratamiento del linfedema, si no es acompañada de la técnica del drenaje linfático manual, ya que elimina principalmente el agua, provocando así una concentración progresiva proteica del edema. No se recomienda su aplicación al inicio del tratamiento, sino que en un primer momento se deben de realizar 3-4 sesiones de drenaje linfático manual y, si no se consigue el efecto deseado, entonces comenzar con un tratamiento combinado de drenaje linfático manual y presoterapia en su modalidad intermitente.
  • Vendaje multicapa. Se colocan a diario y se llevan de día y de noche. Actúan sobre la reabsorción de las proteínas, así como sobre la movilización de las masas líquidas durante las contracciones musculares. El vendaje multicapas genera, durante la marcha, variaciones de presión, consiguiendo un efecto masaje. Además las contracciones musculares isotónicas, con un vendaje multicapas colocado, generan un aumento significativo de la reabsorción del edema. Por eso el paciente debe de trabajar la zona afectada con el vendaje puesto. Desde los primeros días, el miembro disminuye mucho de volumen para estabilizarse después. La colocación de los vendajes se interrumpe cuando los resultados dejan de mejorar. Entonces se cambian los vendajes multicapa por la contención elástica.
  • Contenciones elásticas. Mantiene el resultado obtenido por los vendajes multicapa y contiene el edema. La contención se utiliza para aumentar la presión tisular de forma inversamente proporcional al procedimiento de filtración, hecho que favorece la reabsorción del edema, ya que constituye una presión que se opone a uno de los fenómenos responsables de su existencia y formación. Debe de ser realizada a medida por un ortopeda. En este momento se va reduciendo el número de sesiones y poco a poco se va reduciendo el tiempo de utilización de la contención, aunque se debe mantener su utilización en el momento de realizar un esfuerzo.
  • Kinesiterapia. Muchos estudios han demostrado que la contracción muscular aumenta el flujo linfático por compresión de los vasos, aunque no hace que entren las macromoléculas. Se recomienda realizar movilización activa (en declive) de los miembros afectados con contracciones isométricas que ayudan a la compresión de los vasos.
  • Promoción de la salud linfática: aspectos nutricionales, medidas de prevención, medidas higiénicas, consejos para el paciente, etc.

Esguince del ligamento lateral interno de la rodilla

Cambios de dirección y de sentido rápidos y bruscos

Los esguinces de rodilla son lesiones de la envoltura de la articulación -cápsula articular- y de los ligamentos -refuerzos- de la rodilla, muy frecuentes en deportes donde el esfuerzo máximo se localiza en miembros inferiores y en los cuales se realizan cambios de dirección y de sentido rápidos y bruscos, habitualmente agravados por la fuerza del adversario. En función de la posición a la que llegue la tensión capsuloligamentosa antes del daño, se lesionará un ligamento u otro. Lo normal es que exista una flexión de rodilla de unos 60º, ya que son los grados donde más inestable es la rodilla.

En este caso vamos a analizar el ligamento lateral interno que se localiza en la cara interna de la rodilla, de fémur a tibia, de atrás hacia delante y que da estabilidad en este lado interno, teniendo como función el que la rodilla no se abra por su parte interna, con el pie fijado en la parte externa. Su tensión es máxima en completa extensión. Es una lesión muy frecuente en la práctica del esquí, del fútbol…, y es muy habitual que a la vez se produzcan lesiones del menisco interno.

Existen tres grados de lesión:

  • Grado I: distensión de ligamento.
  • Grado II: rotura parcial de ligamento.
  • Grado III: rotura total del ligamento.

¿Cuándo se puede ver afectado el ligamento lateral interno?

Tras un posicionamiento forzado de la rodilla a mayor o menor intensidad, provocado por un mecanismo que sobrepase el límite de elasticidad del ligamento, se produce un dolor intenso, a veces acompañado de un chasquido, localizado en la zona de máxima tensión. Incluso si es de suficiente magnitud, obliga a la persona a caer al suelo. Este posicionamiento puede venir bien por un giro del cuerpo con el pie clavado (frecuentemente asociado a lesión de menisco interno), o un golpe en la cara interna de la pierna con el pie en el aire, o bien por un golpe en la cara externa de la rodilla con el pie clavado en el suelo.

El dolor después se atenúa hasta pasadas unas horas en que vuelve aparecer y provoca que el lesionado coloque su rodilla en una posición indolora en flexión de unos 30º (flexo de rodilla). En todo ese momento aparece una imposibilidad de movimiento en la rodilla, incluso nota como la rodilla “se le va”, que aumenta paralelamente con el aumento de dolor. La rodilla pierde su forma habitual, y la nota más tirante y engrosada por encima de la rótula. Esto es provocado por la aparición de líquido (líquido sinovial) en el interior de la articulación. Esto suele ocurrir a las horas de la lesión.

Otro síntoma posible es el dolor al aumentar la apertura del lado interno de la rodilla, forzar el valgo, con nuestras manos, con la rodilla flexionada 30º, y también dolor a la palpación en la zona donde está el ligamento. Paradójicamente la no existencia de dolor puede ser debida a una mayor gravedad con rotura total del ligamento. Una radiografía descartará posibles lesiones del hueso que hubieran podido producir por arrancamiento. Es posible que ante ausencia de traumatismo exista un dolor en la cara interna de la rodilla, y que exista la tentación de catalogarlo como esguince de ligamento lateral interno de la misma, en este caso las causas suelen ser:

1 – Un iliaco posterior que, por tensión de los isquiotibiales, puede ocasionar dolor en la cara interna de la rodilla.
2- Una retracción del tensor de la fascia lata ocasiona un posicionamiento de la rodilla en valgo con la consiguiente dolor en cara interna.
3- También patología a nivel de la tercera vértebra lumbar puede dar molestias en la cara interna de la rodilla.
4- También un dolor referido de ovarios o riñón puede dar dolor a nivel de la rodilla.
5- La corrección de una actitud postural de aumento de curvas o disminución de ella que puede provocar un hiper o hipotonía de determinados grupos musculares.

El punto de vista del osteópata

En el mismo mecanismo traumático de externo a interno que puede producir un esguince del lateral interno, se puede producir determinadas lesiones estudiadas y descritas por la osteopatía, entre ellas destacamos: En el mismo mecanismo traumático de externo a interno que puede producir un esguince del lateral interno, se puede producir determinadas lesiones estudiadas y descritas por la osteopatía, entre ellas destacamos:

1. Una lesión en lateralidad interna o valgo, que si no se resuelve puede perpetuar las molestias ligamentarias, sobre la base de un tensor de la fascia lata hipertónico. En este caso:

  • Dolor en la parte interna de la rodilla.
  • Dolor en la flexoextensión de la rodilla.
  • Dolor por desequilibrio de la estática de la rótula al estar la rodilla en valgo.

Y cómo lo diagnosticamos:

  • Palpando y notando como la tibia está más hacia interno que el fémur.
  • Si empujamos hacia externo la movilidad está reducida.
  • El sartorio está débil.
  • El Tensor está hipotónico.

2. Una lesión en rotación externa de la tibia con respecto al fémur: fijada por hipertonía del tensor de la fascia lata y/o bíceps crural.

  • Dolor en ligamento lateral interno de la rodilla.
  • Rotación externa del pie.
  • Hiperpresión rotuliana externa.

Y cómo lo diagnosticamos:

  • Palpando y notando el platillo tibial interno más saliente.
  • Viendo que existe restricción de movilidad cuando queremos rotar la tibia hacia interno con el miembro inferior en triple flexión, además de restricción a la flexión, ya que necesita esos grados de rotación interna que no los tiene.
  • Isquiotibiales y poplíteo débiles.

3. Una lesión de posterioridad de la cabeza del peroné -alta y posterior-, evaluando también la tibioperonea inferior, ya que son indisociables. Ocasionada por una flexión dorsal de tobillo. Y cómo lo diagnosticamos:

  • Palpando y notando la cabeza del peroné más alta y posterior.
  • Viendo que esa cabeza de peroné no va hacia delante, ni cuando la intentamos mover con nuestras manos, ni cuando se hace una extensión de tobillo que debe conllevar una bajada de la cabeza del peroné.
  • Observando una hipotonía del peroneo lateral largo.

¿Qué hacer en un primer momento?

– Como tratamiento de urgencia lo ideal es aparte de detener la actividad deportiva, es la aplicación de frío sobre la zona (hielo protegiendo la piel con una tela suave), para evitar la inflamación descontrolada. Además de mantener reposo, y una elevación del miembro inferior lesionado.

Es fundamental que un médico valore la lesión y realice las pruebas que estime oportunas, para llegar a un diagnóstico, descartando posibles fracturas sobre todo de tipo aplastamiento de la meseta tibial o del cóndilo femoral.

– Una vez nuestro medico descarta una fisura u otro tipo de lesión ósea, nuestro consejo, es actuar proporcionadamente en función de la gravedad de la lesión y siempre de la manera más funcional, protegiendo con vendaje funcional o kinesiotaping únicamente el ligamento dañado, evitando en todo momento la inmovilización total.

¿Cómo lograr una recuperación rápida y sin secuelas?

Es lógico pensar que dependiendo del grado de la lesión, el tratamiento ira encaminado en un sentido o en otro, desde mi experiencia defiendo un tratamiento temprano con una inmovilización funcional en los grados I y II, que nos permitirá una recuperación mucho más rápida y con menos secuelas.

– En el caso de un esguince grado I éste comenzará por una inmovilización funcional durante un periodo variable de 7 a 10 días.

  • Durante éste se realizará el correspondiente y posible tratamiento fisioterápico, que en líneas generales consistirá en movilización indolora de la articulación, tratamiento de la inflamación mediante terapia manual y/o ultrasonidos, tratamiento del dolor mediante electroterapia. En ese momento y bajo mi punto de vista es fundamental tratar con técnicas miofasciales el tensor de la fascia lata y musculatura isquiocrural. Y fundamental empezar con trabajo propioceptivo de los miembros inferiores, de manera indolora, con ejercicios adaptados a la situación aguda en la que nos encontramos.
  • A la retirada de ésta se continuará con el tratamiento fisioterápico encaminado a subsanar el daño sobre el ligamento favoreciendo su cicatrización, el mantenimiento de la inflamación, y a la recuperación de la normalidad funcional del complejo articular también mediante electroterapia, ultrasonidos, cyriax (recomendamos un cyriax sobre el ligamento controlado y con respeto a dicha estructura), masoterapia, y tratamiento de puntos gatillo que se pueden formar como respuesta a un mecanismo de protección de la rodilla. Intensificaremos el trabajo propioceptivo e iremos aumentando el de potenciación de miembro inferior (recomendamos trabajo en cadena cinética cerrada) hasta un nivel compatible con la actividad física a realizar, momento en el cual y si lo vemos adecuado acostumbramos a utilizar un vendaje neuromiofascial (kinesiotaping) para activar la musculatura que se inserta en la cara interna de la rodilla. Mientras simultáneamente se introduce el tratamiento osteopático. Del cual hablaremos después detenidamente.

– En el caso de un esguince de grado II. Se aconseja la inmovilización también funcional de 3 semanas -dependiendo de la cantidad de fibras dañadas-. Su recuperación salvo en los tiempos de espera se va a asemejar al de grado I. En este caso el tratamiento sería similar al anterior pero respetando más los plazos, así si antes podíamos empezar relativamente pronto con ejercicios propioceptivos y de potenciación para recuperar la estabilidad en la rodilla, ahora tendremos que incidir durante un periodo más largo en el control del dolor y la inflamación con técnicas como la electroterapia, el cyriax, liberación miofascial, el drenaje linfático etc. No obstante recomendamos ya en estas fases ir empezando con el trabajo propioceptivo aunque sea con ejercicios en descarga, para ir aumentado el apoyo sobre esa pierna según nos lo vaya permitiendo el dolor.

– En el caso de un esguince de grado III. Inmovilización con ortesis funcional que permita flexo-extensión 3 semanas aproximadamente, si es aislado. Si la inestabilidad es elevada y si se ha acompañado de alguna lesión ósea, se puede plantear la cirugía, siempre esto último a criterio del médico especialista en traumatología, en función del estado de la rodilla y del nivel de esfuerzo físico que requiera su vida normal.

Tratamiento osteopático

Es fundamental, y su objetivo principal es ayudar al cuerpo a recuperar su equilibrio, a que su función la realice dentro de los parámetros fisiológicos normales, reduciendo así el tiempo de vuelta a la actividad normal con unas garantías mínimas.

Técnicas de tratamiento:
• Con técnicas de thrust en lateralidad externa para corregir ese desplazamiento lateral del par fémur tibia.
• Técnicas directas en tracción boca abajo, o utilizando la fuerza muscular, boca arriba, para trabajar la lesión en rotación de la tibia.
• Con técnicas de thrust directas boca arriba o lateral podemos reducir la lesión de la cabeza del peroné.

Es también interesante revisar posibles disfunciones a nivel del pie (sobre todo si el mecanismo de producción has sido en apoyo), pelvis, para liberar de tensiones innecesarias a la musculatura y al alineamiento del miembro. También es interesante evaluar tensiones viscerales para mejorar movilidad de la pelvis, y el trabajo sobre charnela dorsolumbar y suprarrenales para mejorar la respuesta antiinflamatoria del organismo.

Es muy importante el equilibrio tónico entre cuádriceps e isquiotibiales, al cual ayudará el trabajo del osteópata sobre el equilibrio de los ejes globales de movimiento, y el trabajo del fisioterapeuta sobre la tonificación y propiocepción – sensibilidad de la pierna e incluso del cuerpo entero de cómo y hacia donde se está moviendo la rodilla-del miembro inferior.

Aportaciones de otras técnicas

Acupuntura: Desde el punto de vista de la acupuntura trataremos de mejorar la circulación energética del meridiano que pasa por la zona afectada (siendo en este caso el meridiano de Hígado). Podemos poner cuatro agujas transfixiantes a los lados del LLI afectado enfrentadas. Luego también usaremos los puntos 1 H, 3 H, 5 H, 8 H, 6 BP y 34 VB.

Auriculoterapia: podemos usar el punto Rodilla, punto Shen Men, punto Tálamo, punto Glándula Suprarrenal, punto Hígado, punto Bazo y punto Riñón.

Kinesiología Holística: un test de kinesiología siempre nos puede ser útil, porque nos puede confirmar si la zona donde creemos que está el problema es la zona prioritaria a tratar. Además, podemos testar si en esta patología quedan factores emocionales, energéticos o químicos asociados. En este caso nos puede valer para testar si la estructura lesionada es solo el ligamento lateral interno, o puede haber otras estructuras asociadas a la lesión como el menisco interno. El poner un imán por su polo sur en contacto con el ligamento puede estimular su regeneración.

Vendaje neuromuscular: como ya hemos comentado la utilización del vendaje neuromuscular puede facilitar tanto la recuperación de la lesión como la readaptación funcional temprana a la actividad física, laboral o deportiva. Existen varias formas de realizar el vendaje neuromuscular para el lateral interno en la ilustración mostramos una de las más eficaces.

Recomendaciones y prevención

Hielo, inmovilizar y acudir a un médico

– Nuestra primera recomendación es la aplicación de hielo, para luchar contra la inflamación descontrolada, inmovilizar la zona y acudir a un médico para que, realizando las pruebas oportunas, llegue al diagnóstico del grado de lesión.
– En los primeros días, para esguinces tipo I y II, lo ideal es que os pongáis en manos de un fisioterapeuta que luchará contra los primeros problemas e inmovilizará funcionalmente la articulación.
– La lesión ligamentosa crea como principal respuesta una perdida de estabilidad en la articulación de la rodilla. Por lo tanto, nuestro objetivo principal para poder iniciar nuestra vida laboral o deportiva es la recuperación de dicha estabilidad. Para ello es fundamental seguir todo el tratamiento arriba descrito, para que las estructuras recuperen su funcionalidad, pero debemos poner un marcado acento en la propiocepción. Necesitamos recuperar nuestras habilidades propioceptivas para recuperar la estabilidad y la capacidad de las estructuras que han estado lesionadas de que puedan volver a avisarnos de forma rápida y coordinada de cuando esa articulación recibe algún desequilibrio que pone de nuevo su integridad en peligro. Por todo ello, es fundamental el reentrenamiento propioceptivo de la rodilla y alargarlo en el tiempo, incluso cuando reiniciamos la actividad deportiva sería aconsejable seguir con la rutina de ejercicios propioceptivos que nos haya pautado nuestro fisioterapeuta.
– Si la inflamación y el dolor son elevados, la acupuntura es una disciplina con una altísima indicación.
– Posteriormente y respetados los periodos de regeneración del ligamento, sería idóneo un trabajo coordinado del fisioterapeuta y el osteópata.
– Para los esguinces tipo III, es fundamental ponerse a la orden de un médico especialista en traumatología.

Consejos de prevención

  • Es fundamental terminar la recuperación y no volver a la competición hasta que la pierna no este en condiciones.
  • El uso de rodilleras se debe reducir el tiempo, puesto que estancan la vuelta a la normalidad de la sensibilidad de la articulación.
  • Se debe realizar un entrenamiento serio cuando se practican deportes de riesgo de lesiones de rodilla, con el fin de poner a punto la suficiente elasticidad, fuerza, propiocepción… como para realizar la actividad con garantías.
  • Siempre se debe realizar la actividad a una intensidad acorde con el nivel de condición física. El intentar llegar a un rendimiento al cual no estamos preparados pone al límite la capacidad de respuesta de nuestro cuerpo. Siempre se debe realizar la actividad a una intensidad acorde con el nivel de condición física. El intentar llegar a un rendimiento al cual no estamos preparados pone al límite la capacidad de respuesta de nuestro cuerpo.
  • Es recomendable también un correcto calentamiento que nos disponga con garantías para la actividad.

 

 

Síndrome de los escalenos

Esta patología se refiere a la existencia de una compresión del paquete vásculo-nervioso (nervio, arteria y vena) a nivel cuello. En el espacio formado por los vientres musculares de los músculos escalenos anterior y medio del cuello. Entre el escaleno anterior que va desde la parte lateral (apófisis transversa) de las vértebras cervicales hasta la primera costilla y el escaleno medio que va desde la parte lateral de las vértebras cervicales (apófisis transversa) hasta la primera costilla. Estos dos músculos junto con la primera costilla forman un triángulo por el que pasa el plexo braquial (nervios, arteria y vena que bajan a todo el brazo).

anatomia-escalenosEl síndrome de los escalenos es una compresión del paquete vásculo-nervioso que nace en el cuello y que se encarga de la inervación (información nerviosa) y de la irrigación (aporte sanguíneo a los tejidos) de todo el miembro superior o brazo. La compresión se debe a un espasmo de los músculos escalenos que producen una disminución del espacio por que tiene que pasar el plexo braquial. Esto conlleva un menor aporte sanguíneo al brazo y un deterioro en la conducción nerviosa.

Una vez descubierto que esta es la causa de nuestra sintomatología se debe de investigar cual o cuales son los agentes que nos producen la lesión: por adaptaciones a otras lesiones en la columna dorsal o cervical, por exceso de trabajo o posturas mantenidas durante mucho tiempo (trabajo con ordenador por ejemplo), un descanso incorrecto durante la noche, modificaciones de la curvatura natural de la columna debido a un esguince cervical, etc.

plexo-braquial

Desde el punto de vista de la fisioterapia, es necesario realizar una comprobación de todo el recorrido de los nervios del brazo, desde la salida hasta la mano, ya que es muy común que el síndrome de los escalenos comience con dolores cervicales, después de caídas sobre el brazo, fuertes tirones, etc. Y que esté acompañado de otros síndromes de compresión que provoquen similar sintomatología o que aumente la de este síndrome y que puedan confundir el diagnóstico. El más común sería el síndrome del túnel carpiano, pero también tendremos en cuenta: síndrome del pectoral menor, síndrome de la primera costilla, síndrome del pronador redondo, cervicobraquialgia, etc.

Importante: siempre que existen síntomas como el adormecimiento de la mano o de algún dedo, se diagnostica como túnel carpiano o cervicobraquialgia. Esto puede ser cierto en muchos casos, pero siempre debemos revisar las zonas de paso del nervio que describimos en el apartado anterior. En ocasiones el diagnostico de túnel carpiano puede ser equivocado y ser una de estas otras zonas donde el nervio está sometido a compresión y la que crea la sintomatología. Como mínimo en muchas ocasiones el posible compromiso en estas otras zonas poco valoradas desde la medicina tradicional, agrava o impide la total recuperación de una cervicobraquialgia o un síndrome del túnel carpiano.

Diagnóstico: signos y síntomas principales

– Hormigueos o parestesias en todo el brazo.
test-de-adson– Sensación de frialdad y entumecimiento del brazo.
– Debilidad muscular en el brazo, dificultad en el movimiento.
– Dolor cervical.
– Rigidez cervical.
– Dolores irradiados hacia el pecho, al hombro, al brazo o a los dos primeros dedos de la mano.
– Incluso sintomatología neurovegetativa como mareos.

Para confirmar la existencia de esta patología se realiza el test de Adson. Cuando es positivo evidencia un espasmo de los escalenos.

La intensidad de los síntomas dependerá del grado de la lesión. Cuanto mayor sea la afectación de los escalenos, mayor será la compresión sobre el paquete vásculo-nervioso, los hormigueos aparecerán en más ocasiones o con más fuerza.

La posibilidad de que los síntomas afecten más hacia el brazo o más hacia el cuello dependerá de la asociación de otros factores como bloqueos cervicales, síntomas hacia cabeza y cuello, u otros síndromes de compresión periféricos como síndrome del túnel carpiano que nos darán los síntomas hacia el brazo o la mano.

Lo más frecuente es que el síndrome de los escalenos se acompañe de otros síndromes de compresión periférica que aumente los síntomas de éste (síndrome del pectoral menor, síndrome de la primera costilla), o de otras compresiones que agudicen más la sintomatología en alguna zona como el antebrazo, algún dedo de la mano o toda la mano como serían el síndrome del túnel carpiano y síndrome del pronador redondo.

Una afectación de alguna raíz nerviosa en la salida de la columna vertebral, entre dos vértebras, nos podría estar dando unos síntomas parecidos (Cérvico-braquialgia). Por lo que estamos obligados a realizar un examen exhaustivo de todos los niveles de compresión que existen en el brazo.

¿Qué hacer en un primer momento?

En esta patología el margen de actuación de uno mismo es muy pequeño. Podríamos realizar autoestiramientos de los músculos escalenos, trapecio e incluso subclavio con el fin de relajar la zona y quitarle tensión a la musculatura. Como estamos actuando en una zona delicada del cuerpo lo más aconsejable es que le pidas a tu fisioterapeuta que te enseñe a estirar tomando las precauciones necesarias para realizarlo de manera segura para tu organismo.

Tratamiento de tu fisioterapeuta

Al tratarse de una patología de compresión, el primer objetivo que nos debemos marcar para el tratamiento de los escalenos es eliminar los agentes causantes que provocan la excesiva tensión muscular, que es la que comprime el paquete vásculo-nervioso. Lo que nos devolvería el espacio natural por el que pasa el nervio.

– Para relajar la musculatura del cuello debemos quitar anteriormente aquellas disfunciones vertebrales cervicales que pueden ser adaptaciones a restricciones de la columna dorso lumbar y que pueden ser las causantes de la lesión. Técnicas de osteopatía como los “thrust” o técnicas de tejidos blandos: músculo energía, técnica miotensiva, etc.

estiramiento-de-los-escalenos

– Eliminar el excesivo tono muscular de los escalenos que son los que provocan la compresión. Mediante estiramientos (haciendo especial hincapié sobre el escaleno medio y anterior que son los que delimitan el espacio por el que pasa el plexo), técnicas no invasibas sobre puntos gatillo, liberación mifascial, masoterapia de relajación que podemos combinar con la utilización de cremas relajantes, desde aquí os aconsejamos Kinefis crema por su alto contenido en principios activos y sus componentes naturales.

Una vez que conseguimos que los músculos escalenos obtendremos una apertura del espacio por el que pasa el plexo braquial.

Este tratamiento siempre debe de ser completado con técnicas y maniobras que no buscan la corrección del problema primario pero que son fundamentales para una buena recuperación de la lesión:

-Devolver el deslizamiento fisiológico de los nervios y mejorar la conducción nerviosa: mediante movilización neuromeningea en todo el brazo y haciendo hincapié en las zonas de compromiso una vez liberadas.
-El vendaje neuromuscular lo podremos utilizar de manera que el efecto del tratamiento se alargue en el tiempo para aquellos objetivos que nos hemos ido planteando en cada momento: relajar los escalenos, abrir el espacio para liberar el plexo braquial.

Aportaciones de otras técnicas

Kinesiología Holística: un test de kinesiología siempre nos puede ser útil, por que nos puede confirmar si la zona donde creemos que está el problema es la zona prioritaria a tratar. Además, podemos testar si en esta patología quedan factores emocionales, energéticos o químicos asociados. Como en esta patología el nervio puede estar bajo sufrimiento, nuestro objetivo es liberarlo, pero además podemos aportar elementos fundamentales para su buen estado, la kinesiología nos permite testar cuales son estos elementos, pero frecuentemente son importantes, las vitaminas del grupo B, sobretodo, B6 y B12, algún oligoelemento, o mineral.

Terapia cráneo-sacral: aunque nos podamos encontrar con una patología, cuyo origen consideremos periférico, el actuar sobre el buen funcionamiento de todo el sistema cráneo-sacral nos puede reportar grandes beneficios. En ocasiones, nos sorprenderá que al mejorar la movilidad de las suturas craneales, el deslizamiento de la medula dentro del tubo dural, y permitir una buena circulación del liquido cefalo-ráquideo, patologías que parecen tener un origen más periférico, mejoran o incluso desaparecen.acupuntura-cervicalgia

Liberación Somato emocional: desde la visión de la somato emocional, la mayoría de patologías tienen un componente emocional asociado, esto puede ser claro, cuando la patología física surge un tiempo después de algún traumatismo, accidente o estado emocional intenso. Si somos capaces de apoyar un proceso de liberación somato emocional en nuestros pacientes, en muchas ocasiones podrán remitir, tanto sus síntomas físicos como aquellas secuelas emocionales.

La Osteopatía nos aporta una visión del paciente integrando tres esferas (estructural, visceral y craneal). La patología es la manifestación del cuerpo ante la alteración de alguna de estas tres esferas. Existe entonces un triple abordaje, sobre sistema musculoesquelético, sobre sistema craneosacro y sobre las vísceras.

Acupuntura: En el tratamiento con acupuntura podemos seguir las pautas del tratamiento de cervicalgias debido a que seguramente haya molestias cervicales asociadas al síndrome de escalenos. Añadiremos algún punto ashi de la zona de escalenos o pectoral que creamos conveniente y además podemos poner puntos del brazo con técnica de meridianos tendinomusculares si hubiese una irradiación del dolor hacia el brazo. En este caso escogeríamos el meridiano que pasa por la zona donde se encuentra el dolor.

Nuestras recomendaciones

En el momento que empezamos a tener síntomas de hormigueos o debilidad en el brazo o la mano es conveniente que acudas a tu fisioterapeuta con el objetivo de diagnosticar correctamente el lugar de compresión del paquete vásculo-nervioso y empezar lo antes posible con el tratamiento adecuado. Es normal que estos síntomas también se acompañen de rigidez y dolor al movimiento del cuello.
Es fundamental realizar un estudio mediante los test de compresión de los nervios del brazo para poder descartar otras compresiones que nos darían unos síntomas muy similares (síndrome de la primera costilla, síndrome del pectoral menor), habría que analizar la existencia de puntos gatillo que provoquen una sintomatología parecida y que confundan el diagnóstico. De esta manera podremos centrar el tratamiento en el punto o puntos de compresión exactos.

-Sería interesante que tú mismo le pidieses a tu fisioterapeuta que te enseñase a estirar toda aquella musculatura que te esté causando el problema, y a evitar y corregir todas aquellas posturas y gestos que realizas durante tu vida diaria que sean perjudiciales para tu problema.

-Cuando la lesión lleva mucho tiempo o los síntomas son fuertes sería interesante realizar una electromiografía. Prueba diagnóstica que estudia la conductividad nerviosa desde el cuello hasta la mano y que nos puede decir el grado de la lesión

Lumbalgias

Descripción de las lumbalgias

Esta afección es una de las causas más frecuentes de visita a la consulta de fisioterapia en personas activas de mediana edad. Con frecuencia debuta de forma brusca tras la realización de un esfuerzo o la exposición a fríos u otros estímulos que provocan contractura muscular.

Cuando un paciente acude a nosotros con dolor lumbar, a menudo o se autodiagnostica de ciática, lumbago o cosas por el estilo, o viene diagnosticado de lumbalgia mecánica por su médico. El paciente no es consciente de la falta de precisión del diagnóstico “lumbalgia” es simplemente dolor lumbar, y existen muchas causas posibles de dolor lumbar.

Diagnóstico: signos y síntomas principales. Dolor en la zona lumbar

El síntoma principal de la lumbalgia es el dolor en la zona lumbar, local o con irradiación hacia miembros inferiores acompañado o no de limitación de la movilidad.
En la práctica clínica lo más importante a la hora de catalogar un dolor son sus características, así como la historia de aparición de los síntomas para elaborar las hipótesis, el área de dolor también nos orienta a la hora de establecer un diagnóstico.

Lumbalgia de origen muscular: La presencia de puntos gatillo miofasciales en un músculo puede originar un dolor referido. Los músculos que con más frecuencia dan dolor lumbar son los glúteos, el serrato posteroinferior, cuadrado lumbar, abdominales, psoas iliaco, piramidales y musculatura obturadora. Durante la realización de un test de movilidad lumbar activa, el paciente presenta una limitación dolorosa del movimiento, que se evidencia más al regreso de los mismos cuando se solicita un trabajo muscular concéntrico (por ejemplo, cuando una persona está agachada y tiene que hacer fuerza a nivel muscular para levantarse).

Lumbalgia de origen ligamentario: Aparece con el mantenimiento prolongado de una postura, a partir de 10 minutos, o al final de los movimientos. Se manifiesta al cambiar de posición y es un dolor tipo quemadura. Los ligamentos también tienen un área de dolor amplia que puede ser desde dolor en barra horizontal lumbosacro, a dolor hacia glúteos o patrón de dolor hacia cara posterior del muslo. Cuando tenemos una lumbalgia de origen ligamentario, al explorar la movilidad activa lumbar, aparece un dolor al final del movimiento y regreso a la posición neutra.

Lumbalgia de origen articular: Se cree que se debe a una hiperpresión en las facetas articulares lumbares. El dolor lumbar puede manifestarse en los extremos de la amplitud si lo originan estructuras periarticulares (alrededor de la articulación), o a lo largo de toda la amplitud si se produce por un desorden intraraticular (dentro de la articulación). En fase aguda el dolor siempre se manifiesta de forma local pudiendo aparecer dolor referido, mientras que en fase crónica puede no existir dolor local y sólo aparecer un dolor referido a distancia. El dolor aparece o aumenta durante la rotación o extensión lumbar (aumento de presión intraraticular), aumenta con la bipedestación mejora con la sedestación (disminuye la lordosis). También es típico el dolor al levantarse por mantenimiento de posturas que comprimen las facetas durante la noche, típico el no aguantar en cama por la mañana y levantarse cansado, sintomatología que desaparece una vez se inicie la actividad.

Este cuadro clínico, que se conoce como síndrome facetario lumbar, tiene un pronóstico que de no ser controlado se dirige hacia la artrosis lumbar, con la presencia de un dolor prácticamente continuo, que se incrementa al final de la jornada. Una fase más evolucionada ocasionaría un hipertrofia de las facetas articulares y la aparición de osteofitos que ocasionan una estenosis del canal lateral (compresión de la raíz nerviosa que se origina a ese nivel medular) en un principio y en función del estado del disco, si se produce un abombamiento del mismo podría aparecer una estenosis de canal central (compresión central de la médula).

Para diagnosticar un dolor articular acudimos a un test de estrés facetario, llevando al paciente de forma pasiva a extensión y lateroflexión con rotación homolateral.  El paciente refiere un dolor nítido que se puede señalar con un dedo. También se puede provocar un estrés con el paciente decúbito prono haciendo empujes postero-anteriores sobre las articulaciones vertebrales.

Lumbalgia de origen discal: Aparece como consecuencia de la estimulación de las fibras nerviosas del disco. Este dolor se distribuye en áreas amplias con márgenes mal definidos, puede haber una amplia banda en la espalda o una distribución en el glúteo mal definidos de forma que el paciente lo señala con toda la mano sobre el glúteo. Este dolor se puede acompañar de reacciones neurovegetativas, la limitación en la amplitud de los movimientos depende de la velocidad de los mismos, es lo que se conoce como síndrome discogénico. Así cuando el paciente realiza un esfuerzo en flexión y nota un chasquido o nos dice que se queda enganchado, lo que sucede es que se esta fisurando el anillo fibroso. Cuando acude a nosotros nos cuenta que el dolor aumenta con la acción de la gravedad, cuando está de pie o sentado y también empeora con un aumento de presión intraabdominal y en movimientos de flexión de tronco. Un daño discal se evidencia con un test de provocación en compresión, por ejemplo extensión lumbar en bipedestación con compresión. En decúbito prono un empuje postero-anterior en la zona central de la columna, sobre las espinosas, ejerce un efecto mecánico estresante sobre el disco. Un disco degenerado, si es sometido a una flexión asociada a una rotación con una fuerza compresiva importante se puede producir un prolapso, es decir, la pérdida de sustancia del núcleo más allá del anillo fibroso que lo debería contener. Esta situación puede provocar un nuevo cuadro de dolor, es un dolor nervioso que se produce por la toxicidad de ciertos componentes del núcleo pulposo del disco para el tejido nervioso. Para valorar si el dolor referido es de origen nervioso se puede realizar un test de Lasegue, Kerning, Neri… Además se debe valorar la fuerza de la musculatura inervada por el segmento medular supuestamente afecto, la sensibilidad en el dermatoma y la actividad de los reflejos osteotendinosos.

Lumbalgia de origen visceral: Es un dolor profundo, con una localización extensa y difícil de delimitar. La intensidad del dolor no se relaciona con el movimiento, si no que sigue un ritmo relacionado con la función de la víscera. El dolor aumenta durante el periodo de actividad de la víscera y suele ser más evidente de noche. Las vísceras abdominales son las que con más frecuencia ocasionan dolor en la zona lumbar, entre ellas el colon, los riñones y el aparato genital femenino. Para realizar un diagnóstico visceral, además de por la clínica, podemos realizar una escucha global o test de Barral, y confirmarlo con escuchas a nivel de los diafragmas. Aunque el ritmo de dolor nos orienta a pensar en un origen visceral, éste se puede confirmar realizando un lift sobre la víscera en cuestión, que debería disminuir la sintomatología. No debemos pasar por alto la presencia de cicatrices que pudieran estar generando tensiones fasciales que se trasmitan hacia el medio interno. Mediante test de kinesiología se puede comprobar si provocan alguna alteración para el sujeto y si es así se deberían tratar con los métodos que conozcamos, técnicas fasciales, mesoterapia, kinesiotaping, masaje, homeopatía,…

¿Qué hacer en un primer momento?

Hay unos pasos a seguir que pueden resultar vitales para tu recuperación:

– Lo primero debe ser acudir a tu médico, la prescripción de un antiinflamatorio junto con un relajante muscular puede ser de gran ayuda en un primer momento para controlar los síntomas. Si esta clínica la has tenido varias veces puede considerar necesario hacer un estudio radiológico de la columna lumbar.
– Nuestra recomendación es que en un principio deberías hacer un reposo relativo durante un par de días, esto es evitar esfuerzos o los mecanismos que pudieron provocar el lumbago, no recomendamos una inmovilización absoluta o el uso prolongado de fajas, que si en un primer momento nos aportan sensación de seguridad, el excedernos en su utilización provoca una atrofia de la musculatura lumbar.
– Generalmente la aplicación de una fuente de calor mejora la sintomatología. Si tradicionalmente se recomendaba la utilización de calor seco, no hay estudios que muestren una diferencia significativa entre utilización de calor seco o húmedo.
– Si el dolor irradiado se acompaña de una pérdida de fuerza en la pierna con una alteración de la sensibilidad y de los reflejos osteotendinosos, este cuadro es indicativo de gravedad; en este caso es aconsejable que acudas a un especialista para valorar la necesidad de intervenir quirúrgicamente.
– Una vez nuestro médico descarta patología importante, nuestro consejo sería acudir a tu fisioterapeuta, este profesional realizará un diagnóstico más preciso de tu cuadro clínico y elaborarán un plan de tratamiento adecuado para la estructura lesionada.

Tratamiento de tu fisioterapeuta

Diversas estructuras pueden ser fuente de dolor lumbar; por eso, conociendo las características de los distintos tipos de dolor, lo que nos cuenta el paciente durante la anamnesis sobre su dolor así como sobre la forma de aparición nos orienta a sospechar que el causante de la sintomatología sea una estructura, así como descartar otras. De esta forma podremos huir de los tratamientos clásicos y protocolizados para realizar una intervención específica.

Excepto para las lumbalgias de origen visceral que requieren un tratamiento más específico, para el resto de cuadros clínicos se puede realizar un tratamiento similar, priorizando algunas técnicas específicas para las estructuras concretas dañadas. En general nuestros objetivos generales deben ser los siguientes:

– Primer objetivo de tu terapeuta: control del dolor con la utilización de técnicas analgésicas.
– Segundo objetivo: que la biomecánica de la columna lumbar sea la adecuada, para conseguir una lordosis armónica sin segmentos hipomóviles, en este caso los conocimiento de terapia articular manual, o de osteopatía, pueden ayudarte para revisar si existen fijaciones articulares.
– Tercer objetivo: reducir el espasmo muscular de defensa.
– Cuarto objetivo: reeducación del control muscular de la columna lumbar, reeducación de los movimientos y enseñar normas de higiene postural para evitar recidivas.
Estos cuatro objetivos, no se entienden como fases distintas de tratamiento y se pueden trabajar desde la primera sesión en la medida que la situación del paciente nos lo permita.

Lumbalgia de origen muscular: Para el tratamiento muscular se utilizan técnicas de inhibición como la técnica de Jones, bombeos, compresiones isquémicas, masaje, estiramientos, punción seca, termoterapia, electroterapia… El pronóstico de la lesión es bueno, ya que, con 2-3 sesiones espaciadas por 3-4 días se debería resolver la sintomatología.

Lumbalgia de origen ligamentario. Las técnicas recomendadas para tratar un ligamento tenso son los bombeos sobre el mismo y las técnicas inhibitorias como técnica de Jones. También se podría utilizar el cyriax y técnica de Cathie .Si bien estas técnicas actuarían sobre la tensión de la estructura, conviene analizar que desajuste en la mecánica lumbopélvica provoca esa tensión.

Lumbalgia de origen articular. Para el tratamiento articular se utilizan técnicas manipulativas articulares como primera intención. La osteopatía así como otras terapias manuales puede ser de gran utilidad para conseguir curvas raquídeas armónicas y aliviar la presión sobre algunas articulaciones. Estas técnicas deben complementarse con otras siguiendo los principios generales antes mencionados.

Lumbalgia de origen discal. Para el tratamiento de este tipo de lumbalgias se utilizan técnicas manipulativas articulares como primera intención para armonizar las curvaturas lumbares y mejorar la mecánica lumbar. En un principio no son aconsejadas las técnicas con impulso porque la patología del paciente es altamente irritativa con lo que podríamos empeorar la clínica, podemos utilizar entonces técnicas funcionales, de energía muscular o descompresiones lumbares Estas técnicas deben complementarse con otras siguiendo los principios generales antes mencionados.

Lumbalgia de origen visceral. Cuando estamos ante una lumbalgia de origen visceral, el tratamiento de primera intención debe estar orientado a la actuación sobre la víscera, y la articulación visceral que ésta forma con otras vísceras, mesos, epiplones, etc..; así, la manipulación visceral será la técnica de elección.

No debemos pasar por alto la presencia de cicatrices que pudieran estar generando tensiones fasciales que se trasmitan hacia el medio interno. Mediante test de kinesiología se puede comprobar si provocan alguna alteración para el sujeto y si es así se deberían tratar con los métodos que conozcamos, técnicas fasciales, mesoterapia, kinesiotaping, masaje, homeopatía,…

Aportaciones de otras técnicas

Kinesiología holística: desde la kinesiología, se puede testar, si existe un componente emocional, químico, energético asociado. Desde nuestro punto de vista siempre confluyen varios factores que como resultado dan un lesión. Además con el test, podríamos asegurarnos de que estructuras son las que necesitan ser tratadas, ya que como hemos comentado casi siempre se solapan varias disfunciones, por ejemplo, un problema discal, asociado con problema muscular y ligamentario. Podemos testar que carencia química puede estar influyendo en las lumbalgias de origen visceral, así por ejemplo una lumbalgia que pueda estar relacionada con el riñón puede mejorar con la toma de algún drenaje pare este. A nivel emocional, se pueden somatizar muchas cosas, pero en muchos casos cuando la lumbalgia es estructural, se somatizan las desvalorizaciones por disfunción sexual. Si es visceral la emoción que se somatiza tendría que ver con el órgano en disfunción. Para tratar a nivel emocional, (a parte de técnicas como la somato emocional), tenemos, dentro de la kinesiología holística la integración de emociones, o las flores de bach, etc…

Acupuntura: Ante una lumbalgia debemos realizar un buen diagnóstico para descartar una hernia discal o trastornos óseos severos, ya que la acupuntura por su acción antiálgica podría enmascarar la sintomatología. Pero la mayoría de las ocasiones las lumbalgias son etiología energética y por lo tanto, susceptibles de tratamiento con acupuntura.
Según su causa pueden clasificarse en lumbalgias de origen exógeno ( por humedad-frío o humedad-calor) o de origen endógeno (en relación con desequilibrios energéticos en órganos o meridianos).  Su tratamiento con acupuntura varía según su origen por lo que habría que hacer un buen diagnóstico por un acupuntor experto, pero a modo general podemos recomendar los siguientes puntos (a los que se añadirán los específicos según la causa): Puntos ashi (puntos dolorosos en la zona lumbar), puntos de las dos ramas del meridiano de Vejiga que estén en la zona dolorosa, 40V, 60V y 34VB. En caso de lumbalgia producida por frío puede aplicarse moxa en la zona lumbar afectada y en el punto 60V.

Auriculoterapia: Punto de Columna Lumbar, punto de Relajación Muscular, punto Hígado, punto Riñón, punto Tálamo, Shen Men.

La Osteopatía nos aporta una visión del paciente integrando tres esferas (estructural, visceral y craneal). La patología es la manifestación del cuerpo ante la alteración de alguna de estas tres esferas. Existe entonces un triple abordaje, sobre sistema musculoesquelético, sobre sistema craneosacro y sobre las vísceras.

La terapia cráneo-sacral, es un buen tratamiento para la mayor parte de los cuadros de cervicálgias, lumbalgia, ciáticas, crurálgias, ciatalgias, etc… Ya que el eliminar las restricciones que limitan el movimiento cráneo-sacro siempre van ayudar a una correcta biomecánica a nivel de la columna vertebral. Hay que tener cuidado, de liberar restricciones, antes de realizar la técnica de balanceo cráneo-sacro, ya que si existe por ejemplo un hernia discal que esta comprimiendo la medula, al estimular el deslizamiento de la medula dentro del tubo dural, podríamos estar irritando más. El favorecer que exista un buen bombeo y reabsorción del liquido cefalo -raquídeo va influir de forma positiva en cualquier patología, y más en todas aquellas que tienen que ver con el eje central de la columna vertebral.

Liberación somato-emocional: desde está visión , no se tratan en realidad patologías, sino que se trata al paciente en global. Por lo tanto, no podemos decir que este indicada en un cuadro lesional concreto, sin embargo, el poder apoyar un proceso de liberación emocional, va a ser muy útil en cualquier cuadro patológico. En muchas ocasiones con la técnica de arcing, localizamos quistes energéticos, en diversas zonas, si localizamos alguno, en la zona lumbar, pélvica, abdominal, y somos capaces de apoyar su liberación, sin duda, estamos dando un gran paso, no solo, en que ese cuadro de lumbalgia se resuelva, sino, también en la prevención de futuras recidivas.

Kinetic Control: supone la recuperación de un correcto patrón de movimiento, una vez tratados los síntomas iniciales. Se presenta como un método que, no sustituye a otras técnicas, sino que debería integrarse en cualquier tratamiento del sistema musculoesquelético con las distintas técnicas de electroterapia, termoterapia, o terapia manual que traten las fijaciones articulares, musculares, fasciales, viscerales, etc. Kinetic Control actuará a nivel propioceptivo sobre la alteración del sistema nervioso a la hora de crear una estrategia de control del movimiento (eligiendo la musculatura que se debe contraer en cada momento para realizar un movimiento determinado), evitando así las recidivas producidas por un movimiento disfuncional.

Nuestras recomendaciones

1) – Nuestra primera recomendación es la aplicación de una fuente de calor, que provocará una leve analgesia, así como una mejor movilidad de los tejidos. ( aunque este calor es superficial, habría que tener precaución si estamos en un estado muy agudo con una posible crisis inflamatoria, en este caso aunque es poco probable, el calor podría aumentar los síntomas.)

2) – A continuación recomendamos un reposo relativo, evitando los mecanismos lesionales y esfuerzos. Se debe huir de inmovilizaciones prolongadas y uso de fajas lo que provoca atrofia muscular que retrasa el proceso de recuperación.

3) – La reeducación de la musculatura profunda estabilizadora así como la corrección en los gestos lesionales es fundamental para evitar recidivas. Nosotros aconsejamos el método propuesto por Kinetic Control que se basa en el análisis del movimiento y la función. Tras diagnosticar una disfunción del movimiento (movimiento defectuoso), se propone una reeducación del movimiento lesional y un control postural. También serían útiles a este nivel técnicas como el Pilates.

4) – En cuanto a cremas y geles, están indicadas inicialmente las que tengan principios activos que puedan controlar el exceso de inflamación y dolor, existen numerosas ofertas en el mercado que puedan cumplir estos objetivos, nosotros recomendamos kinefis crema por el hecho de tener un alto contenido de principios activos, y ser muy respetuosa en su formulación natural con el cuidado de la piel. De todos modos, aquel que conozca un poco de kinesiología, puede testar cual es la crema más útil en cada momento.

Todo lo que un terapeuta hace es facilitar un proceso de recuperación propio del cuerpo, por eso debemos tener siempre claro, que nuestro objetivo es ser respetuoso con el cuerpo seguir sus propias fases de recuperación y facilitarlas dentro de nuestras capacidades. Debemos tener en cuenta que debemos adaptar nuestras intervenciones a la situación clínica del paciente y tener presente que estructuras como el disco o las raíces nerviosas son altamente irritables.

Prevención de la lumbalgia

Se debería realizar un trabajo de reprogramación de la musculatura estabilizadora de la columna lumbar así como corrección en la realización de los gestos lesionales para evitar recidivas. Aún cuando los síntomas hayan desaparecido, un fortalecimiento de la zona evitará futuras recaídas.

También consideramos importante el aprendizaje de autoestiramientos por parte del paciente para controlar su tono muscular y evitar recidivas, así como normas de higiene postural y ergonomía.

En cuanto a órtesis de sujeción, opinamos que pueden ser útiles en un primer momento, pero que no debemos prolongar en el tiempo su uso, ya que lo que conseguiríamos es alterar el patrón propioceptivo así como provocar atrofia de la musculatura que tienen que realizar esa función.

Flores de Bach

Las flores de Bach son 38 remedios florales preparados homeopáticamente, 37 a partir de la maceración de diferentes flores silvestres y arbustos y 1 con el agua de un manantial con propiedades curativas (Rock Water).

 

 Descripción de las flores de Bach: 38 remedios florales

Esta terapia está basada en la creencia de que la personalidad y las actitudes de las personas tienen un efecto sobre su estado de salud.
El Dr. Edward Bach (1.886-1936) era un médico del país de Gales, en Gran Bretaña. Después de graduarse en Londres como médico, realizó notables trabajos de investigación en bacteriología. Como médico, tenía un enorme deseo de ayudar a las personas, pero no estaba del todo convencido de la medicina que practicaba. Así que se dedicó a la búsqueda de algún método menos agresivo, más sutil, benigno y suave. Fue entonces que tuvo contacto con la Homeopatía, en la cual también se destacó como médico e investigador, recibiendo el reconocimiento de sus colegas.

 

 

 

El Dr. Bach, encontró que personas con la misma enfermedad tenían otras características parecidas, como la personalidad, gestos, forma de hablar de moverse etc.. esto lo llevo a estudiar a sus pacientes, ya no solo, desde sus síntomas, sino teniendo en cuenta su personalidad. Ahora le surgía la necesidad de encontrar un remedio para cada una de las personalidades. Esto lo llevo a mudarse a Gales, donde empieza a recoger flores y elaborar remedios florales de forma intuitiva. Cada uno de estos remedios florales los prepara homeopáticamente y los receta según las diferentes personalidades, obteniendo con ello buenos resultados.

El Dr. Bach consideraba que cada una de las flores canaliza una vibración energética que responde exactamente con cada estado de ánimo, es un intercambio energético entre la flor y el paciente.
Utilizó el método ensayo-error y fue descubriendo la emoción en la que actúa cada flor clasificándolas en 7 grupos representando los conflictos fundamentales:

• Miedos:

– Red Chestnut (castaño rojo).
– Mimulus (mímulo).
– Cherry Plum (cerasífera).
– Aspen (álamo temblón).
– Rock Rose (heliantemo).

• Dudas / Incertidumbre:

– Cerato (ceratostigma).
– Scleranthus (scleranthus).
– Gentian (genciana).
– Gorse (aulaga).
– Hornbeam (hojarazo).
– Wild Oat (avena silvestre).

• Falta de interés por el presente (por las situaciones actuales):

– Clematis (clemátide).
– Honeysuckle (madreselva).
– Wild Rose (rosa silvestre).
– Olive (olivo).
– White Chestnut (castaño de indias).
– Mustard (mostaza).
– Chestnut bud (brote de castaño).

• Soledad:

– Water Violet (violeta de agua).
– Impatiens (impaciencia).
– Heather (brezo)

• Hipersensibilidad a las influencias e ideas ajenas:

– Agrimony (agrimonia).
– Centaury (centaura menor).
– Walnut (nogal).
– Holly (acebo).

• Desesperación / desaliento:

– Larch (alerce)
– Pine (pino).
– Elm (olmo).
– Sweet Chestnut (castaño dulce).
– Star of Bethlehem (leche de gallina).
– Willow (sauce)
– Oak (roble).
– Crab Apple (manzano silvestre).

• Excesiva preocupación por el bienestar de los demás:

– Chicory (achicoria).
– Vervain (verbena).
– Vine (vid).
– Beech (haya).
– Rock Water (agua de roca).

Además también existe una única fórmula preparada llamada Rescue Remedy que es la mezcla de Rock Rose, Impatiens, Star of Bethlehem, Clematis y Cherry Plum. Se utiliza en momentos de crisis o traumas como por ejemplo la pérdida de un ser querido, ir al dentista, una ruptura sentimental, el desempleo, etc.

En los casos de aspereza, dolores musculares, sequedad de la piel, hemorroides, descamación, etc. podemos utilizar Rescue Cream, un bálsamo compuesto por las mismas flores que el Rescue Remedy más Crab Apple.

El preparado se realiza en un gotero de cristal de 30 ml., al que se le añaden 2 gotas de la tintura madre de la flor o flores elegidas, hasta un límite de 6 ó 7 flores, y agua mineral.
Se suelen tomar 4 gotas 4 veces al día hasta que se acabe el gotero, aproximadamente 3 semanas, aunque también se puede ajustar la dosis de cada uno testándolo con kinesiología.

¿Cómo pueden ayudarte las flores de Bach?

Trasforma actitudes negativas en positivas

El fin de las flores es corregir los factores emocionales de la enfermedad, transformando las actitudes negativas en positivas, o bien como tratamiento preventivo evitando que estos sentimientos lleguen a somatizarse y provocar una patología.

La elección de las flores de Bach la puede realizar un terapeuta floral, se puede testar con kinesiología o bien eligiendo la flor conociendo previamente su descripción y la condición emocional del paciente.

El tratamiento floral es totalmente inocuo, no presentando efectos adversos ni secundarios, por lo cual pueden tomarlo desde recién nacidos hasta ancianos y combinarlo con otros tratamientos.
Se pueden utilizar en un estado agudo, puntualmente, o en un estado crónico trabajando desde los sentimientos más recientes, más superficiales, hasta llegar al fondo, al origen de la enfermedad.

 

Patología que se puede tratar con las flores de Bach

Equilibra los estados emocionales

El tratamiento con las flores de Bach, como ya hemos comentado, ayuda a equilibrar los estados emocionales, por lo cual es aplicable como terapia complementaria para cualquier patología, ya que éstas siempre generaran al paciente un sentimiento.
También está indicada en caso de emociones que no conseguimos superar, estados de ánimo,

ansiedad, traumas, estados de shock, miedos, fobias, estrés, etc.

Como todos sabemos, hay gente que nota contractura en los trapecios o molestias de estómago cuando está nervioso bien por trabajo, estrés, exámenes, etc, pues esto es lo que ocurre con cada una de las emociones con las que nos vemos bombardeados a diario. La mayoría de ellas somos capaces de integrarlas, superarlas y no las damos casi importancia porque pasan desapercibidas, pero alguna por su intensidad, por la sumación de múltiples factores, por el momento en el que nos coge, etc, podemos no ser capaces de integrarla y superarla , pudiendo almacenarse en nuestros tejidos y, a medio o largo plazo, desarrollar una patología, como por ejemplo, además de las ya mencionadas, dolor en una rodilla, jaquecas, vómitos, lumbalgias, cervicálgias, dorsalgias, túnel carpiano, etc.

 

Nuestras recomendaciones sobre las flores de Bach

Siempre, acudir a un profesional

No siempre es fácil vernos reflejados en la descripción de las flores de Bach, ya que éstas a veces no son muy halagüeñas, por lo que no es muy recomendable elegirlas nosotros mismos ya que puede llevarnos a error. Por esto, es preferible acudir a un profesional cualificado y con conocimientos en esta técnica para que nos ayude a elegir las flores correctas para nosotros.

También es muy importante conocer el sentimiento que nos está afectando y autoconcienciarnos para trabajar sobre ello y superarlo.

Dorsalgia

DORSALGIA

La dorsalgia es un término muy general que hace referencia a cualquier tipo de dolor que se presenta en la zona dorsal, es decir, a la zona de la columna vertebral que coincide anatómicamente con las costillas. Sin embargo, con las dorsalgias también podemos relacionar el dolor que aparece en la zona torácica anterior, ya que está íntimamente ligada a la zona posterior.

Las dorsalgias pueden tener múltiples orígenes debido a que en la zona existen numerosas estructuras capaces de producir dolor.

 

CAUSAS Y SÍNTOMAS PRINCIPALES DE LA DORSALGIA

Las causas más frecuentes de dorsalgia son:

1. Dolor de origen musculoesquelético
2. Alteraciones del sistema respiratorio (tos, infecciones, asma)
3. Reflujo gastroesofágico

Pueden existir restricciones vertebrales, bien como lesiones primarias o como adaptaciones que se producen por alteraciones vertebrales en otros niveles de la columna. Además, las vértebras dorsales se articulan con las costillas, por lo que alteraciones en estas articulaciones pueden dar síntomas relacionados con la respiración.
Es importante saber que a nivel dorsal están situadas las cadenas simpáticas, por lo que cualquier irritación mecánica en este nivel puede producir síntomas.

La existencia de puntos gatillo en músculos relacionados con la columna dorsal también puede provocar dorsalgias. Los puntos gatillo que pueden provocar dolor referido en la columna dorsal y zona torácica se sitúan en los siguiente músculos:

  • transverso- espinosos
  • iliocostal
  • trapecio medio
  • trapecio inferior
  • dorsal ancho
  • romboides
  • oblícuos del abdomen
  • recto anterior del abdomen
  • serrato mayor
  • pectoral mayor
  • escalenos
  • intercostales
  • serrato menor posteroinferior

Por otro lado, existen dorsalgias relacionadas con alteraciones cardíacas, digestivas, pulmonares e incluso ginecológicas. Estas serían las denominadas dorsalgias de origen visceral.

Podemos diferenciar entre dorsalgias benignas (las más frecuentes) y malignas, dependiendo de la causa que las origine.

Dorsalgias debidas a causas orgánicas graves (malignas)

Son las menos frecuentes, pero deben ser descartadas a partir de un exhaustivo examen clínico y radiológico.

a) Dorsalgia por espondilitis infecciosa
Producida por una infección en una o varias de las vértebras de la columna dorsal. Existen múltiples agentes infecciosos que pueden provocarlas, que pueden ser determinados mediante analíticas con el fin de administrar el tratamiento adecuado.

b) Dorsalgia de origen inflamatorio
En muchos casos provocada por la espondilitis anquilosante, que afecta a gente joven, apareciendo síntomas como dolor de tipo inflamatorio y un aumento de la rigidez matinal bastante acusado, así como dolor en las articulaciones sacroilíacas y otras afectaciones típicas de enfermedades reumáticas (uveitís, talagias, etc).

c) Dorsalgia por aplastamiento vertebral de origen metabólico (osteoporosis)
Más frecuente en mujeres tras la menopausia en las que los huesos están muy desmineralizados, pero también en pacientes que han sido tratados con corticoides durante mucho tiempo. Además del dolor dorsal, este suele extenderse hasta la zona anterior de la parrilla costal de ambos lados.
La velocidad de sedimentación normal en la analítica puede ayudar a la diferenciación entre este tipo de aplastamiento y otros menos benignos.

d) Dorsalgia por causa tumorales
Los tumores pueden ser óseos y afectar a las vértebras o pueden dañar alguna parte del sistema nervioso, afectando incluso a la médula espinal.
El dolor puede aparecer por aplastamiento de una vértebra, por lo que debe diferenciarse del aplastamiento causado por la osteoporosis.

e) Traumatismos
Los traumatismos sobre esta zona pueden provocar aplastamientos vertebrales, sobre todo en vértebras ya debilitadas por alguna causa metabólica o tumoral.
También pueden provocar hernias discales, muy dolorosas, pero muy poco frecuentes.

Dorsalgias benignas

a) Enfermedad de Scheuerman

También llamada cifosis dorsal juvenil. Aparece como una dorsalgia en adolescentes chicos, que si no es tratada deriva en un aumento de la curvatura dorsal (cifosis) bastante marcada. Se acompañan de unos hallazgos radiológicos característicos, llamados Nódulos de Schmorl. Sin embargo, existen personas con estos nódulos que nunca han sufrido dorsalgias. (figura 1. Aspecto de una paciente con enfermedad de Sheuermann. Tomado de Setter, F.H. Sistema musculoesquelético. Trastornos del desarrollo, tumores, enfermedades reumáticas y reemplazamiento articular. Barcelona: Salvat, 1992)

b) Dorsalgias funcionales

En estas dorsalgias aparece dolor entre los omoplatos, que puede irradiar a la nuca. Suele aparecer en mujeres con poco tono muscular que desarrollan un trabajo en sedestación con los hombros enrollados. El dolor puede describirse como pesadez, cansancio mal localizado, sensación de quemazón y también hormigueos en algunos casos.
A veces se asocia a épocas de cansancio.
En muchos casos se considera esta dorsalgia interescapular como de origen cervical inferior (Maigne). (figura 2. Tomada de Ricard, F. Tratamiento osteopático de las algias del raquis torácico. Madrid: médica Panamericana, 2007)

c) Dorsalgias debido a trastornos estáticos

Puede aparecer dolor a nivel dorsal debido a la existencia de desviaciones en la columna vertebral, como pueden ser la escoliosis o la cifosis. No suelen provocar dolor en pacientes jóvenes, pero pueden hacerlo en edades más avanzadas debido a los desequilibrios que se producen a partir de la desviación estática. Aún así, no deberían ser consideradas las únicas responsables del dolor de un paciente sin tener en cuenta otras posibles causas.
Es muy frecuente el dolor en la zona dorsal debido a malas posturas mantenidas.

 

TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA

Lo fundamental en el caso de las dorsalgias es establecer cuál es la causa del dolor a partir de una anamnesis y una exploración clínica exhaustivas, con el fin de descartar etiologías malignas que deberían ser derivadas a un médico.
La edad, el tipo de dolor, su instauración y localización, así como el estudio del comportamiento de los síntomas a lo largo del día son datos fundamentales. Métodos de anamnesis y exploración como el expuesto por Maitland son de gran ayuda para diferenciar trastornos musculoesqueléticos de los de otro tipo. Una analítica y un estudio radiológico pueden ser de mucha ayuda en casos ambiguos.

El tratamiento varía mucho en función de cuál sea el proceso que está causando la dorsalgia, ya que los objetivos del tratamiento de fisioterapia van a ser diferentes.

Cuando en la valoración se observen restricciones de movimiento que puedan ser las causantes del dolor, estarán indicadas los diferentes métodos que existen en fisioterapia manual: Maitland, liberación miofascial, Mulligan, manipulaciones con thrust, técnicas de músculo-energía, etc. Estas técnicas también podrán ser empleadas en los casos en los que las dorsalgias estén causadas por alteraciones en las articulaciones costovertebrales o costocondrales. (figura 3. Tomada de: Maitland, G. Manipulación vertebral. 7ª ed. Madrid: Elsevier, 2006.)

En el caso de existir una dorsalgia por la existencia de uno o varios puntos gatilloactivados, las técnicas que el fisioterapeuta puede utilizar para su inhibición son varias:

  • Técnica de Jones
  • Técnicas de stretching o estiramiento
  • Técnicas neuromusculares
  • Técnicas funcionales
  • Técnicas de spray y stretch
  • Técnicas de punción seca
  • Etc.

En las dorsalgias causadas por el dolor referido que genera una víscera, además de la mejoría que puede producir un cambio en la alimentación, es posible que esté indicada la osteopatía visceral, en la que se realizan diversas manipulaciones de los órganos para mejorar su estado y función.

En el caso de la dorsalgia que aparece en la espondilolitis anquilosante además del tratamiento médico y las aportaciones que la nutrición puede hacer para mejorar el estado general del organismo, estarán recomendadas las técnicas de flexibilización con el fin de evitar la rigidez secundaria a la enfermedad, así como las técnicas dirigidas a la disminución del dolor. El ejercicio terapéutico será fundamental para evitar la instauración de anquilosis tempranas.

En las dorsalgias por aplastamiento de la osteoporosis, estarán indicadas técnicas para disminuir el dolor y la inflamación en la zona (termoterapia, electroterapia, crioterapia, terapia manual, etc.)

Lo fundamental en este caso será saber con seguridad que el aplastamiento no está causado por un tumor en la zona, sea primario o secundario.

En la enfermedad de Sheuermann y en otros trastornos de la estática, la reeducación postural, bien sea con el Método Mézieres, RPG, GDS, cadenas musculares u otro tipo, será recomendable; así como el ejercicio terapéutico, a la extensión en el Sheuermann y adaptado a la alteración postural de que se trate en el resto de los casos.

 

APORTACIONES DE OTRAS TÉCNICAS

  • El Vendaje neuromuscular o  kinesiotaping puede ayudar a mejorar el estado de la musculatura que puede estar provocando una dorsalgia.
  • Desde la acupuntura también es posible el tratamiento de varias de las alteraciones que pueden provocar una dorsalgia.
  • La nutrición tiene una importancia fundamental en el campo de las dorsalgias, bien sean de origen inflamatorio, visceral o muscular. Una dieta adecuada, junto con la suplementación en los casos en que sea necesario pueden mejorar el estado y los síntomas de una enfermedad reumática inflamatoria como la espondilitis anquilosante. Asimismo, si el dolor es de origen visceral, mediante una correcta nutrición que disminuya la carga de enfermedad sobre la víscera, es posible mejorar su estado, disminuyendo entonces el dolor.

Ciáticas

DOLOR AGUDO, TIPO CALAMBRE, DETRÁS DE LA PIERNA

Denominamos ciática a un dolor agudo, tipo calambre que se localiza por la parte posterior de la pierna, se extiende desde la nalga posteriormente por el muslo, pudiendo llegar hasta el pie en muchos casos.

La ciática es una irritación del nervio ciático (neuritis) provocado normalmente por una lesión discal (protusión o hernia discal)que irrita directa o indirectamente a una o varias raíces del nervio. Dependiendo del segmento vertebral en el que se encuentre la lesión y el volumen de la hernia, el dolor se proyectará a una zona determinada de la pierna.

Recorrido del dolor

Los discos intervertebrales son estructuras que se encuentran entre las vértebras y actúan amortiguando las presiones que sufre la espalda como consecuencia de los distintos movimientos que realizamos con nuestro cuerpo. El disco está formado por una parte central denominado núcleo pulposo que contiene una gran cantidad de agua lo cual le permite resistir cargas compresivas y alrededor del núcleo está un anillo fibroso que le da la estabilidad al disco.

Vértebra normal

 

El disco se degenera fundamentalmente debido a esfuerzos repetidos, estos hacen que éste se deshidrate (es decir, que pierda su contenido acuoso) y por tanto pierda su capacidad de amortiguación. El anillo se lesiona perdiendo su integridad y el núcleo pulposo sobresale a través de esa fisura provocando una reacción inflamatoria (química), es esa inflamación la que provoca la irritación del nervio causando la ciática. Sólo en caso de hernias muy voluminosas se produce una compresión mecánica directa de la hernia sobre el nervio.

Existen distintos grados de lesión del disco que nos provocará en cada caso unos signos y síntomas diferentes:

– Esguince discal: provocado por una elongación de las fibras del anillo discal normalmente como consecuencia de un esfuerzo en flexión y rotación del tronco, como resultado sería un ataque agudo de lumbago, es decir dolor lumbar importante y espasmo muscular sin irradiación a la pierna.(sin ciática).

Protusión– Protusión discal: suele ser un estado transitorio antes de una hernia discal. Existe un desgarro del anillo discal pero no se produce prolapso, es decir, el núcleo no sale por fuera del anillo sólo lo abomba pudiendo irritar al nervio y provocar la ciática.

– Hernia discal: se produce desgarro del anillo fibroso y el núcleo sale a través de esa fisura pudiendo irritar una o varias raíces nerviosas provocando una ciática. Dependiendo del nivel vertebral en el que se encuentre la lesión , el dolor se reflejará en la pierna en una región determinada.

 

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS: DIAGNOSTICO DIFERENCIAL CON LA PSEUDOCIATICA O CIATALGIA

En un primer momento es fundamental diferenciar si nos encontramos ante una verdadera ciática y/o por el contrario ante el múltiple arsenal de problemas similares que se diagnostican comúnmente como ciáticas pero en realidad son ciatalgias o falsas ciáticas.En un primer momento es fundamental diferenciar si nos encontramos ante una verdadera ciática y/o por el contrario ante el múltiple arsenal de problemas similares que se diagnostican comúnmente como ciáticas pero en realidad son ciatalgias o falsas ciáticas.

Las ciatalgias, tienen origen muscular o capsuloligamentoso, el dolor es sordo, en algunas ocasiones puede existir arreflexia ( falta de reflejos Aquiles, o rotuliano) pero no habrá afectación motora. La posición antiálgica del paciente será cruzada es decir, se inclina al lado contrario de su ciatalgia, también es muy frecuente que no exista una actitud antiálgica.

Por el contrario; en la ciática el origen es un problema discal, en donde el dolor será más agudo, los reflejos pueden estar alterados, incluso ausentes, ( por ejemplo el reflejo aquíleo si la lesión es en la raíz de S1 o rotuliano si la lesión en L4). En la ciática además puede haber signos motores, incluso la parálisis de los músculos en relación al nervio afectado. El paciente presenta actitud antiálgica directa, esto significa que el paciente está inclinado hacia el mismo lado de la ciática para disminuir el dolor, (esto ocurre cuando es hernia discal si fuese una protusión, la inclinación sería al lado contrario de la ciática).

Pasamos a describir los principales signos y síntomas:

Dolor: el dolor en la pierna aumenta al estar sentado o de pie ya que ambas posiciones aumenta la presión intradiscal que aumenta la protusión del disco. La posición sentada es más dolorosa que la vertical ya que la presión discal es superior, lo mismo ocurre al flexionar el tronco hacia delante. Todas las maniobras que aumentan la presión intraabdominal agudizan el dolor ciático, ya que también aumenta la presión discal. Por ejemplo, al toser, estornudar, defecar.Las espinosas de L4-L5-S1 son dolorosas, la presión dolorosa en ocasiones está acompañada del signo del timbre que consiste en que la presión despierta el dolor radicular o la ciática.

Desviación antiálgica: se produce por espasmo de los músculos de la espada a nivel de la lesión, (espinales, psoas). Como ya hemos comentado anteriormente puede ser cruzada (cuando la inclinación es al lado opuesto de la neuralgia ciática) más frecuente en protusiones y lesiones L5, o puede ser directa (inclinación al mismo lado de la neuralgia ciática) lo que suele indicar que nos encontramos ante una hernia discal y es mas frecuente en lesiones de S1.

Rigidez lumbar: por espasmo de la musculatura posterior de la espalda

Afectación motora y de los reflejos:

  • En lesión de la raíz L4 :existe disminución de la fuerza en la flexión dorsal del dedo gordo, (llevar el dedo gordo hacia la cabeza del paciente) y presenta dificultades para caminar con los talones. El reflejo rotuliano estará afectado.
  • En la lesión de la raíz L5 :existe disminución de fuerza en la flexión dorsal de los dedos del pie
  • En lesión de la raíz S1: disminuye la fuerza en la flexión plantar, es decir dificultad para andar de puntillas. El reflejo aquíleo estará afectado conservándose íntegro el reflejo rotuliano

Topografía de los dolores:

  • En la lesión L4 aparecerán parestesias en la cara interna de la pierna por debajo de la rodilla.
  • Lesión de la raíz L5 : tendremos parestesias ( hormigueos, adormecimientos, dolores) en el glúteo, cara externa del miembro inferior y cara dorsal del pie (parte de arriba)y dedo gordo del pie.
  • Lesión de la raíz S1: parestesias en glúteo, cara posterior del miembro inferior, en la planta del pie y 5º dedo.

Existen una gran variedad de test ortopédicos para realizar un diagnóstico preciso de la patología discal, aunque es de gran utilidad la realización de pruebas complementarias como el TAC o la resonancia magnética para verificar el resultado de los test. Algunos de estos test son los siguientes:

Maniobra de valsalva : se solicita al paciente que realice el empuje de la defecación de esta forma aumentamos la presión intratecal.
El test será positivo si al realizar ese empuje se despierta dolor en la región lumbar y síntomas radiculares en el miembro inferior sintomático por la ciática
Un resultado positivo no es patognomónico de hernia discal, puede que nos encontremos también ante otra lesión que puede comprometer al saco tecal como es el caso de formaciones osteofitarias, tumores, calcificaciones etc.

Test de percusión del nervio ciático: al percudir sobre el nervio en la cara posterior del muslo con la rodilla en ligera flexión provoca dolor en caso de irritación del nervio ciático. Signo de Lasegue : con el paciente tumbado supino ( boca arriba) llevamos su pierna afectada a flexión de cadera con extensión de rodilla, el test es positivo si aparece dolor radicular entre los 30 y 70 grados.test-de-bragardTest de BragardSi da positivo en los primeros 20 grados de flexión de cadera podríamos encontrarnos ante un tumor, compresión extradural o una hernia discal muy voluminosa. Si por el contrario el provoca dolor por encima de los 70 º será problema en la articulación sacroilíaca o tensión muscular. El test de lassegue no es patognomónico de hernia discal ya que también puede ser positivo en síndrome del piramidal y síndrome lumbar. Pero un resultado positivo nos indica la existencia tensión en el nervio ciático.

Test de Lasegue

Signo de Bragard: Realizamos el test de Laségue hasta que aparece el dolor radicular bajamos la pierna unos 5º y realizamos flexión dorsal del tobillo. Si esta maniobra produce el dolor ciático indicará la posibilidad de que exista una hernia discal .Un test de Laségue y Bragard positivos son indicativos de hernia discal.

Test de Bragard

Test de Neri: Esta prueba nos indica la posibilidad de que exista una hernia discal externa .Para su desarrollo partimos de posición de bipedestación, solicitamos una flexión cervical por parte del paciente de esta forma provocamos una tracción de la duramadre. Consideramos positivo el test si aparece dolor radicular típico de la lesión ciática en ese caso podríamos encontrarnos ante una hernia discal externa. Si el dolor se irradia a ambos miembros inferiores podría deberse a un tumor o a una estenosis del canal neural.Prueba de Bechterew: La positividad de está prueba nos indica la existencia de irritación radicular.Para su realización partiremos con el paciente en posición de sedestación con flexión de caderas y rodillas de 90º le pediremos que extienda las rodillas alternativamente , si al realizar el movimiento aparece el dolor típico de la ciática con calambre a lo largo de la pierna que está estirando se considera positivo el test y sería indicativo de irritación radicular. Cuando el paciente permanece con la rodilla flexionada el nervio ciático se encuentra en relajación relativa, al realizar la extensión de rodilla se produce una tracción del nervio ciático. Que el paciente no se capaz de realizar la maniobra por el dolor radicular indicará la posibilidad de que nos encontraremos ante una compresión intra o extradural. Esta prueba suele resultar positiva ante la presencia de una protusión discal.

Test de Laségue cruzado: Esta maniobra nos indica la existencia de una hernia discal medial. Para realizar la maniobra partiremos en posición de decúbito supino y elevaremos el miembro inferior asintomático .La prueba resultará positiva si aparece el dolor radicular en el miembro inferior sintomático esto nos revelará la posibilidad de que exista una hernia discal medial

 

QUÉ HACER EN UN PRIMER MOMENTO: TRABAJO MULTIDISCIPLINAR

En estas lesiones el paciente por si sólo no tiene demasiadas herramientas para mejorar su sintomatología. Lo más aconsejable es acudir a tu fisioterapeuta para que valore el origen de la lesión y haga un diagnóstico diferencial adecuado para ver si nos encontramos ante una verdadera ciática o una ciatalgia. Es importante que exista un trabajo multidisciplinar y si consideramos necesario para clarificar el diagnóstico realizar alguna prueba de imagen y derivar al especialista pertinente.

Es importante que el paciente valore que situaciones de su vida actual pueden llevarle a sufrir esta lesión, como veremos pueden tener importancia muchos factores, ergonomía, higiene postural, Es aconsejable un reposo relativo con los primeros síntomas de esta patología, dieta, hábitos de vida, situaciones emocionales, etc… . En ocasiones es tan incapacitante que nos obliga a un reposo total. Si los síntomas nos permiten mantener alguna actividad, creemos que es mejor el reposo relativo, pero siempre evitando aquellas situaciones que nos agravan los síntomas.

 

TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA. TRATAR TODAS LAS ESTRUCTURAS IMPLICADAS

Existen muchas formas de tratamiento para abordar esta patología. Es aconsejable iniciar el tratamiento equilibrando el eje cráneo-sacro, tratando las zonas de hipomovilidad o fijación en la columna vertebral, para esto se utilizan técnicas de manipulación articular ( técnicas de thrust, técnicas de energía muscular…) Para aliviar el dolor la fisioterapia tradicional ofrece multitud de herramientas como son la electroterapia analgésica (TENS), el ultrasonido, láser, masoterapia…

Es importante tratar todas las estructuras implicadas en la patología en el caso de la ciática son muchas las estructuras que están involucradas en el proceso:
-La musculatura de la región lumbar, psoas, musculatura de la nalga y del miembro inferior afecto pueden presentar contractura que provocara dolor y limitación articular. Para su tratamiento se emplean técnicas como la punción seca de puntos gatillo, estiramientos, técnicas faciales, estiramientos…..

Punción seca de puntos gatillo

-Los ligamentos iliolumbares e intervertebrales se podrán tratar con técnicas de bombeo, Cyriax , stretching, técnica de Cathie…

-La actuación sobre el disco se pone en entredicho por muchos autores, se pueden realizar técnicas de descompresión lumbosacra para disminuir la tensión sobre el disco. Hay técnicas osteopáticas específicas para el tratamiento discal, las manipulaciones vertebrales de las vértebras en lesión son efectivas pero deben ser realizadas por terapeutas especializados en esta materia ya que deben ser muy precisas para ofrecer buen resultado, otra técnica utilizada en estos casos e la flexión-distracción cuyo objetivo es también aliviar la tensión sobre el disco intervertebral.

Kinetic Control

-Sobre el nervio se realizan técnicas de movilización neural cuyo objetivo es obtener dos tipos de efectos, por un la do un efecto mecánico, mejorando el deslizamiento del nervio con los tejidos circundantes y por otro lado un efecto fisiológico, mejorando el aporte sanguíneo, el flujo axoplásmico y mejorando la regeneración nerviosa.

  • En las ciáticas de origen visceral, será necesario realizar técnicas viscerales específicas como técnicas de Bombeo o manipulaciones viscerals osteopáticas.
  • Como parte final del tratamiento sería imprescindible realizar ejercicios de estabilidad lumbo-pélvica, Kinetic-control y propiocepción, esto es fundamental para conseguir una buena estabilidad lumbar y evitar así recidivas.
  • La ergonomía y el tratamiento postural ayudan a corregir los gestos que inducen la lesión y la perpetúan. 

 

APORTACIONES DE OTRAS TÉCNICAS. DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE FACTORES ASOCIADOS

La kinesiología Holística: nos permite realizar un test, para diagnosticar y tratar aquellos factores asociados que confluyen en la creación de una hernia discal. Así podemos testar factores emocionales asociados y tratarlos con técnicas como la integración de emociones, o las flores de Bach. A nivel energético, podemos utilizar la auriculoterpia, acupuntura, homeopatía, etc. Sobre las afectaciones químicas, nos puede indicar si esta ciática esta relacionada con tensión en algún órgano, si existe un mal funcionamiento de este que nos esta perpetuando la ciática, si existen excesos en nuestro cuerpo como intoxicaciones, o carencias de vitaminas, minerales, oligoelementos etc. Dentro de la parte estructural de la kinesiología podemos testar cuales son las tensiones que están confluyendo, ya que aunque en este caso el síntoma lo causa la hernia, siempre hay como ya hemos visto, otras disfunciones asociadas, musculares, ligamentosas, fasciales, vertebrales. Además existe alguna técnica estructural de tratamiento específico para hernia discal que suele dar buenos resultados.

Compresión-descompresion lumbar

La terapia cráneo-sacral, es un buen tratamiento para la mayor parte de los cuadros de cervicalgias, lumbalgia, ciáticas, cruralgias, ciatalgias, etc… Ya que el eliminar las restricciones que limitan el movimiento cráneo-sacro siempre van ayudar a una correcta biomecánica a nivel de la columna vertebral. Hay que tener cuidado, de liberar restricciones, antes de realizar la técnica de balanceo cráneo-sacro, ya que si existe por ejemplo un hernia discal que esta comprimiendo la medula, al estimular el deslizamiento de la medula dentro del tubo dural, podríamos estar irritando más. El favorecer que exista un buen bombeo y reabsorción del líquido cefalo -raquídeo va influir de forma positiva en cualquier patología, y más en todas aquellas que tienen que ver con el eje central de la columna vertebral. Las ciáticas y también algunas ciatalgias parten de problemas en este eje central, así que todo lo que influya sobre el correcto funcionamiento de este eje va a ser muy positivo para la evolución de paciente.

Liberación somato-emocional: desde está visión, no se tratan en realidad patologías, sino que se trata al paciente en global. Por lo tanto, no podemos decir que este indicada en un cuadro lesional concreto, sin embargo, el poder apoyar un proceso de liberación emocional, va a ser muy útil en cualquier cuadro patológico. En muchas ocasiones con la técnica de arcing, localizamos quistes energéticos, en diversas zonas, si localizamos alguno, en la zona lumbar, pélvica, abdominal, y somos capaces de apoyar su liberación, sin duda, estamos dando un gran paso, no solo, en que ese cuadro de lumbalgia se resuelva, sino, también en la prevención de futuras recidivas.

Acupuntura: En el tratamiento con acupuntura para las ciáticas seguiremos la mismas pautas que en el tratamiento de ciatalgias,  pero debemos tener en cuenta que en la verdadera ciática producida por una protrusión o una hernia discal el tratamiento resultará menos efectivo que en el caso de las falsas ciáticas o ciatalgias. Todo ello es debido a que con la acupuntura no podemos incidir directamente en la hernia o protrusión para modificar físicamente su estado. Pero si lograremos reducir el dolor producido por la compresión y mejorar el flujo energético de la zona lumbar y del miembro inferior afectado.
Por lo tanto ayudaremos a que la progresión del problema sea menor y a prevenir futuras recidivas en este y otros segmentos de la columna vertebral.
En la zona lumbar podemos usar los puntos ashi (puntos de dolor), 2 DM, 3 DM, 4 DM, 23 V, puntos Houa To (que se encuentran a 0,5 distancias horizontalmente de la parte inferior de cada apófisis espinosa), puntos de la rama interna del meridiano de Vejiga en la zona de la raíz nerviosa afectada. Se puede usar también el punto 3 ID por su influencia positiva a nivel de la espalda.
Luego usaremos la técnica de meridianos tendinomusculares según el trayecto de irradiación del dolor:
_ Dolor en cara posterior del muslo: 67 V, 64 V, 4 R, 60 V, 40 V y puntos ashi.
_ Dolor en cara lateral del muslo: 44 VB, 67 V, 43 VB, 40 VB, 4 H, 34 VB, 40 V, 60 V y puntos ashi
_ Dolor en cara anterior del muslo: 45 E, 44 VB, 67 V, 41 E, 40 E, 5 BP, 36 E, 34 VB, 40 V, 60 V y puntos ashi.
En la ciatalgias que son por compresión piramidal resulta especialmente interesante el tratar el punto 30VB.

En auriculoterapia podríamos usar el punto del Nervio Ciático, punto Nalga, punto Cadera, punto de Columna Lumbar, punto Muslo, punto Pantorrilla, punto Shen Men, punto Tálamo, punto Hígado y punto Riñón.

 

RECOMENDACIONES. ELIMINAR GESTOS O ACTIVIDADES QUE NOS PERJUDICAN

La aparición de problemas discales está íntimamente relacionada con la actividad diaria de las personas ya sea actividad laboral o deportiva. Es de vital importancia ante los primeros síntomas determinar los gestos o actividades que nos perjudican e intentar corregirlas para evitar el desarrollo de la patología. Es adecuado un reposo relativo, porque conseguimos no cargar más la estructura que genera el problema pero sin tener un reposo absoluto, que a la larga puede resultar perjudicial por la debilidad muscular que provoca.

Es importante acudir a tu fisioterapeuta de forma precoz, para poder clarificar que estructuras pueden estar influyendo en tus síntomas. Como en la mayoría de las lesiones cuanto menos tiempo transcurra desde el inicio de los síntomas al tratamiento mejor será el resultado de este. Especialmente en este tipo de lesiones donde, el nervio podría estar sometido a compresión, y como todos sabemos, las estructuras nerviosas tienen un tiempo de regeneración muy largo, así que conviene, que estas estructuras no pasen mucho tiempo en condiciones de compresión.

Resulta beneficioso el estiramiento de la musculatura lumbar y nalga del lado de la ciática pero siempre pautado por tu fisioterapeuta ya que no en todos los casos se pueden realizar estas técnicas.  En caso de estar indicados sería recomendable realizarlos al menos un par de veces al día, sobretodo, después de la actividad laboral que en muchas ocasiones es repetitiva y fatigosa para nuestras estructuras corporales.

Siempre las lesiones se asientan sobre varias capas que interactúan por este motivo es conveniente tener conocimientos de técnicas viscerales, emociones, energéticas y mecánicas que aborden todas las posibles influencias en la lesión que sufrimos. Además de buscar y mejorar estas causas de lesión es conveniente una buena reeducación de que perpetúan nuestra lesión. Para ello podrían ser útiles técnicas como los ejercicios de estabilización lumbar, la ergonomía y el tratamiento postural que ayuda a corregir los gestos que inducen la lesión o la perpetúan.

El mejor tratamiento es la prevención, por tanto en esta patología es muy importante acondicionar el puesto de trabajo a nuestro problema y evitar aquellos gestos o posiciones que nos perjudiquen.

Trastornos hormonales. Menstruación e hiperestrogenia, progesterona y menopausia

EL APARATO GINECOLÓGICO

Se puede decir que el cuerpo femenino está condicionado por la maternidad; las caderas son más anchas que las del hombre, los pechos están preparados para el amamantamiento, las características secreciones hormonales e incluso la especial sensibilidad femenina… El cuerpo de la mujer está listo desde la pubertad para la producción de óvulos que podrán ser fecundados cuando maduren y también está preparado para nutrir al nuevo ser a través de la lactancia.
El aparato ginecológico tiene su centro de control en el hipotálamo, el lugar desde el que se controlan las secreciones hormonales. Éste libera hormonas como la Hormona Liberadora de FSH y la Hormona Liberadora de LH, las cuales estimulan a la hipófisis para que segregue la FSH (estimulante del folículo) y LH (hipofisiaria Luteinizante) que estimularán a los ovarios y al útero para que comiencen el proceso del ciclo menstrual.
Al observar el esquema del ciclo ovárico, se aprecia que cada hormona tiene su función, y tiene picos en los que deben estar más altas o más bajas, para que todo “funcione” correctamente.

El ciclo menstrual consta de cuatro fases:

1. Menstruación (días 1 al 7): La superficie del endometrio se rompe y se convierte en un fluido de sangre que va desde el interior del útero, pasa por el cuello cervical y sale del cuerpo a través de la vagina. Una regla normal dura de 3 a 7 días.

2. El óvulo se prepara para salir del ovario (días 6 al 12): La glándula pituitaria ordena a los ovarios que desprendan estrógeno y progesterona, hormonas responsables del ciclo menstrual.
El estrógeno hace que el endometrio se engruese y prepare para alimentar y proteger el embrión. La progesterona mantiene las paredes del útero intactas hasta que la mujer queda embarazada, y durante el embarazo o hasta que comience la menstruación.

3. Ovulación (días 13 al 15): La glándula pituitaria envía una señal que hace que el cuerpo libere la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). La primera permite que los óvulos se desarrollen en el ovario, mientras que la segunda produce la liberación de uno o más óvulos maduros, los que luego entran a la trompa de falopio.

4. El revestimiento uterino se engruesa (después de la ovulación): El óvulo viaja por la trompa de falopio hacia el útero. Si no es fecundado por un espermatozoide o no se implanta, la superficie del endometrio ya no se necesita y la mucosa junto con una intrincada red de capilares sanguíneos (cuya misión es la conducción de nutrientes), se necrosará y será expulsada para ser eliminada. En ese momento el ciclo se ha completado y la menstruación comenzará nuevamente.

La mujer puede quedar embarazada si tiene relaciones cinco días antes de la ovulación, lo cual se debe a que los espermatozoides pueden vivir en el cuerpo de la mujer de 3 a 5 días y esperar hasta el día de la ovulación para fertilizar el óvulo.

Entonces, el periodo fértil de la mujer comprende el día de la ovulación, entre 3 a 5 días antes y 1 a 2 días después de la ovulación (el óvulo tiene un tiempo de vida de aproximadamente 24 a 48 horas).

Las hormonas principales en el proceso son los estrógenos, producidos por los folículos de los ovarios y encargados de crear el óvulo además de ser los responsables de caracteres sexuales como desarrollo de pechos y caderas con formas redondeadas. Es una hormona de proliferación y construcción, por lo que está relacionada con el aumento de la líbido y de la secreción vaginal, pudiendo una irregularidad por “exceso” ser la responsable de quistes, miomas, mastitis y mastopatías, y por defecto a falta de regla, sequedad vaginal y disminución de atributos femeninos.

La progesterona tiene como misión la creación del hábitat para el embrión y es producida por el cuerpo lúteo de los ovarios. Regula el ciclo menstrual siendo también responsable de las características femeninas.

Menstruación e hiperestrogenia

Se denomina así a los cinco primeros días del ciclo en el cual ya no se secretan estrógenos ni progesterona, el útero ya no alberga en su interior vasos sanguíneos que nutran la mucosa y ésta muere y es expulsada en forma de sangrado.

Cuando los folículos primarios que al madurar dan lugar a los óvulos se agotan, los ovarios cesan la secreción de estrógenos y progesterona y la mujer entra en el período de la menopausia.

Las cápsulas suprarrenales tienen la capacidad de producir cierta cantidad de estrógenos, pero en casos de menopausia en que la mujer es tratada con hormonas artificiales, las suprarrenales no son capaces de producirlos debido a que el tratamiento hormonal crea, como efecto secundario, una mala función de dichas glándulas.

Un problema de salud pública actual es que las niñas tienen un exceso de estrógenos o hiperestrogenia. Esto ha provocado que las niñas tengan su primera regla (menarquía) 5 años antes que hace 50 años, lo cual posibilita la aparición de enfermedades degenerativas a una edad más temprana. Entre los síntomas más característicos se encuentra:

• Acné
• Reglas irregulares y/o dolorosas.
• Síndrome premenstrual (SPM).
• Alteraciones en la cantidad de sangrado (normalmente excesivo).
• Retención de líquidos, aumento de peso, falta de concentración.
• Esterilidad.
• Dolores en la zona sacra y en las rodillas.
• Son frecuentes las cefaleas. Estos dolores normalmente aumentan o aparecen durante los días de sangrado, o previos a éste, o durante la ovulación.
• Es también muy característica la sensación de dolor o pesadez de piernas asociada a estos trastornos, que es causada por un déficit de vitaminas B; se puede suplementar estas vitaminas o levadura de cerveza, que es muy rica en ellas.

El tratamiento es a priori sencillo. Es el hígado el que se encarga de eliminar el exceso de hormonas circulantes; así pues, un hígado “sano”, puede combatir la hiperestrogenia. Para conseguirlo hay que seguir una dieta levemente hipocalórica, consumir alimentos de índice glucémico bajo (es importante evitar dulces, harinas y lácteos de manera estricta); evitar vino tinto, cerdo y pollo porque contienen una gran cantidad de estrógenos; evitar alcohol y café; tomar diuréticos si existe edema: cola de caballo, té verde (1,5 l/día), ergydren; 2 cebollas pochadas/día, alcachofas, etc., como coadyudante hepático. Es fundamental la práctica regular de actividad física que regula la glucemia en sangre y mejora la expresión genética, frenando el desarrollo de nuevos receptores hormonales.
Si los síntomas son muy “graves” es interesante acompañar la dieta de suplementación: Agnus castus, ñame y aceite de onagra son los más adecuados: Bileína (2-2-2) y Ergy-yam, ambos después de la ovulación. Cuando los síntomas remitan, se puede continuar tomando Synerviol para prevenir la recidiva (también mejor después de la ovulación, porque la onagra puede causar en algunas personas molestias en la ovulación o incluso algo de sangrado). Es muy interesante el trébol rojo, que se puede alternar con milenrama. Tiene un efecto mucho más potente, sin embargo en todos los casos, la cimicifuga racemosa, pero está contraindicada en hepatopatías y riesgo de cáncer hormonodependiente.

Si con este tratamiento los síntomas no remiten, se debe conseguir identificar la fuente de “estrógenos” sintéticos que están “contaminando” a esa mujer: parabenos, bisfenol A, anticonceptivos hormonales, carnes hormonadas, tejido adiposo, exceso de fitoestrógenos como la soja, y otros aún en estudio.

La soja a dosis bajas (2-3 veces/semana) y consumida como legumbre resulta útil como alimento preventivo, sin embargo hay mucha intolerancia a esta legumbre, y a mucha gente le “sienta” mal. Una persona que ha tenido algún cáncer hormonodependiente tiene totalmente contraindicado el consumo de soja, ya que tiene cierta acción estrogénica (al igual que el vino tinto y el resto de legumbres), y en el cáncer conviene inhibir al máximo dicha acción:

Fuentes exógenas de estrógenos: El concepto de estrógeno ambiental incluye a un grupo de compuestos con estructura química diferente pero que comparten su capacidad para afectar al sistema endocrino al mimificar total o parcialmente la acción fisiológica de los estrógenos1. La ubicuidad de los EA es de tal modo que todos estamos expuestos diariamente a su actividad estrogénica, pues son muchos los alimentos o las aguas que están contaminados con compuestos residuales de estrógenos ambientales, tales como los pesticidas organoclorados, bifenilos policlorados (PCBs), y los bifenilos polibromados (PBBs). Los PCBs se han relacionado con el cáncer de hígado y de pulmón, así como con alteraciones de la función reproductiva (p.e.: impotencia). La presencia de niveles altos de PBB en sangre es un fuerte indicador de posible cáncer de mamas, de linfoma no-Hopkins o de cáncer del sistema gastrointestinal. Al igual que los pesticidas organoclorados y los PCB, los PBB sufren procesos de bioamplificación y biomagnificación a través de las cadenas tróficas (alimenticia).

Entre otras, estas sustancias parecen contribuir a la pubertad prematura, y por consiguiente, a una exposición mayor de estrógenos en la mujer2. La exposición a estrógenos por periodos largos de tiempo, durante la vida, está unida a un riesgo mayor de desarrollar cáncer dependiente de estrógeno3. La función hormonal masculina también es influida por estos tipos de compuestos.

Estudios recientes demuestran que diversos estrógenos sintéticos son cedidos en muchos casos por los materiales plásticos que conservan los alimentos como por ejemplo los contenedores donde guardamos los alimentos en el refrigerador y otras conservas, sándwiches envasados en plástico, etcétera… Se puede afirmar pues, que cada día podemos ingerir un gran número de estrógenos sintéticos de diferente estructura química.
Uno de los di-ruptores químico endocrinológico o estrógeno ambiental que más atención ha traído recientemente es el Bisfenol A, comúnmente abreviado como BPA. Este es un compuesto químico usado principalmente para hacer plásticos y lleva más de 50 años en el mercado. Su forma más común es el policarbonato de plástico, el cual es transparente y casi inastillable. Se utiliza para fabricar una gran variedad de productos incluyendo: biberones y botellas de agua, equipamiento deportivo, dispositivos médicos y dentales, compositos dentales y sellantes, anteojos orgánicos, CD y DVD, y varios electrodomésticos. Las resinas epoxi que contienen Bisfenol-A se usan como recubrimiento en casi todas las latas de comidas y bebidas. El BPA es un di-ruptor endocrinono porque actúa como un estrógeno débil. Múltiples investigaciones lo vinculan con cáncer de mamas, obesidad, diabetes y otras condiciones médicas graves4.
Al igual que el BPA los ftalatos o ésteres de ftalato son di-ruptores del funcionamiento hormonal normal al mimificar la actividad estrógenica. Este último grupo de compuestos químicos principalmente son empleados como plastificadores (sustancias añadidas a los plásticos para incrementar su flexibilidad). Los ftalatos se usan también con frecuencia en los esmaltes de uñas, adhesivos, masillas, pigmentos de pintura, juguetes de niños y en la mayoría de los juguetes sexuales. Los juguetes de niños contienen de entre 20 a 50 por cientode ftalatos del peso total del producto.

En niñas los ftalatos parecen causar pubertad precoz y un alto índice de cáncer de mamas posteriormente en la vida. En el caso de fetos masculinos, los ftalatos parecen provocar alteración en el descenso testicular, desarrollo anormal del pene y un alto índice de cáncer testicular. La responsabilidad en la prevención del cáncer de mamas no sólo recae en las mujeres, no son ellas las causantes de la inmensidad de cancerígenos ambientales.
Según IARC, 2008, Lacey et al., 2009, los factores reproductivos asociados a una exposición prolongada a estrógenos endógenos, como una menarquia precoz, una menopausia tardía y una edad madura cuando el primer parto figuran entre los factores de riesgo más importantes del cáncer de mama. Las hormonas exógenas también conllevan un mayor riesgo de cáncer de mama, por lo que las usuarias de anticonceptivos orales y de tratamientos de sustitución hormonal tienen más riesgo que las mujeres que no usan esos productos. La lactancia materna tiene un efecto protector.

Derivados de la soja: Puede ser peligroso el abuso de derivado de la soja por un estímulo excesivo de los receptores estrogénicos.

La relación del cáncer de mama con el uso de hormonoterapia de reemplazo está firmemente establecida. Diversos estudios, en especial el estudio WHI (Women’s Health Initiative), han confirmado el mayor riesgo con el aporte exógeno de estrógenos. Esto, junto a los mayores riesgos cardiovasculares de la terapia estrogénica para los trastornos climatéricos, ha llevado a la drástica reducción de sus indicaciones y uso a nivel mundial.
Sin embargo, el rol de estas hormonas en la patogénesis del cáncer de mama no se reduce a su administración exógena. Los estrógenos endógenos tienen un papel preponderante en la génesis de este cáncer, y distintas situaciones dependientes del ambiente y los hábitos de vida pueden modificar el riesgo de cáncer de mama mediado por estrógenos endógenos. El presente artículo realiza una revisión sobre el metabolismo de los estrógenos y su relación con el cáncer de mama, dado que los distintos metabolitos de los estrógenos tienen acciones biológicas diferentes y una incidencia opuesta en el riesgo de este cáncer. La ruta de metabolización hacia la 2-alfa hydroxyestrona se asocia a una reducción de 40% de desarrollar cáncer de mama. Se analiza la influencia de los cambios dietéticos en la ruta de metabolización de los estrógenos y se plantea la hipótesis de aplicar el cambio de la dieta como una de las estrategias para abatir la incidencia del cáncer de mama.

Otros estrógenos:
Los estrógenos son sintetizados a partir de precursores andrógenicos, a saber, testosterona (T) y androstenediona (A). Las enzimas que intervienen en su conversión a estrógenos constituyen un grupo de aromatasas: el grupo enzimático de los citocromos p450 (CYP). Estas enzimas se encuentran en la granulosa del ovario, el tejido adiposo, los fibroblastos de la piel, la placenta y el cerebro. El ovario es el sitio de mayor concentración y su síntesis es estimulada por la hormona folículo estimulante (FSH). En la posmenopausia, los sitios de metabolización extra-ovárico cobran importancia, fundamentalmente el tejido adiposo y la piel, por lo que la aromatización de los andrógenos está directamente relacionada al volumen de tejido adiposo presente en cada mujer. En este período (transición menopáusica) hay un cambio desde un mecanismo de producción endócrino (estrógenos de producción ovárica) a uno parácrino (síntesis tisular de estrógenos) y la fuente de los precursores andrógenicos necesarios es compartida entre el ovario y la suprarrenal. La aromatasa tisular, responsable de este último proceso, a diferencia de la ovárica no es regulada por la FSH sino por citoquinas, factores de crecimiento y glucocorticoides.

Enterolactona y enterodiol: Se ha postulado que poseen varios efectos protectores; inhibe la aromatasa y el crecimiento de células tumorales in vitro, aumenta la hormona inhibidora de hormonas sexuales sobrantes (SHBG) y, por lo tanto, los esteroides sexuales libres y actúa por retención intestinal reduciendo la circulación enterohepática de los estrógenos y sus metabolitos. El consumo de 10 gramos diarios mejora la relación 2-alfa-hydroxyestrona / 16 alfa hydroxyestrona, hacia un coeficiente acorde a un efecto de protección.

Los Receptores Estrogénicos:
Los receptores estrogénicos (RE) juegan un papel central en el proceso de activación de la transcripción génica por los estrógenos. Existen dos tipos de RE, alfa y beta, que se diferencian tanto en sus propiedades como en su distribución tisular. La estructura de ambos en cuanto a sus propiedades de reconocimiento de los estrógenos, unión al ADN y activación de la expresión génica permite suponer que actúan de manera similar (figura 1). Por ello aquí hablaremos del RE-α, que es el mejor conocido.

Figura 1. Comparación de los receptores estrogénicos alfa y beta. Los receptores estrogénicos alfa y beta son producto de distintos genes, pero conservan una
estructura similar.

Evidencia actual en dieta y estrógenos: 
Diversos estudios buscan valorar si es posible modificar la forma de metabolización de los estrógenos mediante la dieta. Las líneas de investigación se refieren fundamentalmente a tres moléculas: indol 3 carbinol, derivados de la soja, y los lignanos (semillas de lino).

Indol 3 carbinol (I3C) -Ergycare-: es una molécula muy estudiada que se encuentra en los vegetales del grupo Cruciferous Vegetables, los más comunes para nosotros son el coliflor, el brócoli y el repollo de Bruselas. Se ha propuesto que esta molécula y su principal metabolito tienen efecto antiestrogénico y citostático. El I3C y su principal metabolito tiene efecto antitumorigénico a nivel mamario en animales. Aparentemente, el I3C induce la actividad de una isoforma de CYP (CYP 450 1A1) que lleva hacia la metabolización de 2 alfa hydroxyestrona. Existen datos obtenidos en estudios de cultivo de células de humanos que parecen contribuir con esta hipótesis.

El hábito de fumar tiene un conocido efecto protector para el desarrollo de cáncer de mama y otros tumores estrógenos dependientes. Esto se halla vinculado al mecanismo de inducción enzimática (CYP 450 1A1) que determina un metabolismo estrogénico más favorable. La “inducibilidad” de esa enzima por factores externos varía en las distintas poblaciones (polimorfismo en la expresión genética), pero aumenta con la ingestión de I3C en todas ellas (independientemente del polimorfismo), siendo el efecto más marcado en la población caucásica.

La ingesta mínima recomendada es de 100 gramos de brócoli dos veces a la semana.
Derivados de la soja -Ergyflavona-: el primer alimento candidato estudiado para explicar las diferencias interpoblacionales son los derivados de la soja. Se trata de un alimento de alto consumo en los países asiáticos, principalmente en Japón, en donde la incidencia de cáncer de mama es baja. Investigaciones realizadas en mujeres pre y posmenopáusicas demostraron que la ingesta de alimentos ricos en isoflavonas (por ejemplo, soja) aumentan la metabolización de los estrógenos a C-2-hydroxyestrona, reduciendo la concentración de C-16-hydroxyestrona. El efecto final es un aumento del cociente C-2 / C-16 y con ello una reducción del riesgo de cáncer mediado por estrógenos. Este efecto sería dosis dependiente y está determinado por el consumo moderado (promedialmente 10 mg de isoflavonas) y no por un consumo más alto. Sin embargo, otros mecanismos pueden contribuir a reducir el riesgo. La ingesta de isoflavonas es capaz de reducir los niveles circulantes de estradiol (ya mencionamos la relación de este con el cáncer de mama), efecto que se ha demostrado únicamente para pacientes premenopáusicas y que es biológicamente lógico. Por otra parte, los componentes de la soja capaces de ligarse al receptor estrogénico son la datzeina y genisteina. Se conocen dos isoformas de receptores estrogénicos: alfa y beta. Es el receptor alfa el que se relaciona generalmente con acciones proliferativas en mama y endometrio, en cambio el receptor beta se relaciona más frecuentemente con acciones antiproliferativas. Las isoflavonas tienen afinidad principalmente por el receptor beta, lo cual da otra posibilidad biológica al efecto protector. De todas formas, la actividad estrogénica de las isoflavonas es débil, 50 veces menor que el estradiol.

Otras acciones protectoras adicionales pueden estar relacionadas con cambios en la proteína que transporta esteroides sexuales en la sangre (globulina transportadora de esteroides sexuales – SHBG). Este y otros fitoquímicos podrían inhibir la aromatasa y agregar otros efectos no esteroideos eventualmente positivos, como inducir apoptosis en células cancerosas mamarias, aun en poblaciones celulares con receptores de estrógeno negativos. De todas formas, este último efecto estudiado in vitro es poco probable que se logre in vivo por las concentraciones requeridas para ello. In vitro tienen una acción sinérgica con el tamoxifeno. Para conseguir un nivel aceptable de SHBG es fundamental disminuir los niveles de insulina circulante, por lo que la laimentación debe basarse en alimentos de índice glucémico bajo, vecti-pur (1-1-1), oligoviol H (1-0-1), y practicar actividad física diaria con cambios de ritmo.

A pesar de esta evidencia los estudios clínicos prospectivos en adultos han fallado en demostrar protección del cáncer de mama con este suplemento dietético. Otros metaanálisis y estudios de casos y controles no han podido demostrar esta protección cuando es usado en la posmenopausia. Se ha postulado que para que se determine protección mamaria, la mama debe estar expuesta a estos factores en el período de desarrollo, es decir en la adolescencia, o incluso en el período del recién nacido (ya que pueden detectarse niveles significativos de flavonoides en la leche materna de mujeres asiáticas).

Lignanos – semillas de lino -Ergyline-: compuesto fundamentalmente por lignanos, se metaboliza en el intestino a enterolactona y enterodiol. Se ha postulado que poseen varios efectos protectores: inhibe la aromatasa y el crecimiento de células tumorales in vitro, aumenta la SHBG y, por lo tanto, los esteroides sexuales libres y actúa por retención intestinal reduciendo la circulación enterohepática de los estrógenos y sus metabolitos. El consumo de 10 gramos diarios mejora la relación 2-alfa-hydroxyestrona / 16 alfa hydroxyestrona, hacia un coeficiente acorde a un efecto de protección.

TRATAMIENTO

En base a todos estos datos, podemos sugerir que todas las mujeres tienen niveles mayores de estrógenos exógenos y endógenos, lo cual les está causando diversas alteraiones de salud y una disminución en su calidad de vida, además de posibles aumentos de riesgo en patologías futuras. Por lo tanto, independientemente de la sintomatología que presente la persona, parece pieza clave disminuir este nivel de “estrógenos”.
1. Lo más importante es realizar actividad física aeróbica regular y a ser posible con cambios de ritmo.
2. Una dieta alcalina basada en alimentos de índice glucémico bajo, es decir una dieta tipo podría ser desayunar pan integral con aceite de oliva, fruta y vegenutril de guisante sabor chocolate; comer ensalada y proteína animal o legumbre o arroz integral o pasta de cereales ancestrales integral; cenar verdura o guisantes con algo de pescado o marisco.
3. Suplementar synerviol (1-1-1); ergyyam crema, vectipur (1-1-1) y oligoviol H (1-0-0). Zumo de granada a diario.
4. Evitar o disminuir la ingesta de carnes no ecológicas; el uso de cosméticos, champús, y demás compuestos con parabenos; evitar los recipientes de plástico, microondas, teflon, etc., por el bisfenol A; evitar el abuso de la soja.
5. Mantener el hígado en un estado óptimo de salud, siendo quizá interesante el uso de productos como supramineral desmodium, ergylixir o ergytaurina. El producto posiblemente más efectivo en este aspecto sea el ergycare, que además de ser un perfecto coadyudante hepático, posee un notable efecto antiestrogénico (indol-3-carbinol).

 

PROGESTERONA

La progesterona es una de las hormonas más importantes producidas por el cuerpo femenino. Suelen estar alterados los niveles por culpa de la hiperestrogenia, con lo cual es primordial tratar en primer lugar el exceso de estrógenos, pero merece la pena intentar aumentar sus niveles cuando hay claramente síntomas de deficiencia. Desempeña un papel crítico en estimular y regular varias funciones dentro del cuerpo. La progesterona es una hormona fundamental que es también responsable de la producción de hormonas adicionales tales como estrógeno y cortisona. Tiene otras funciones importantes dentro del cuerpo incluyendo:

  • Regula la glándula de tiroides y modera los efectos negativos de la dominación del estrógeno sobre el funcionamiento de la tiroides, de tal modo previniendo síntomas de hipotiroidismo.
  • Mejora el sistema inmune.
  • Reduce la hinchazón e inflamación.
  • Mantiene niveles de coagulación de sangre estables.
  • Estimula la producción del colágeno que aumenta la elasticidad de la piel.
  • Mantiene los huesos y los músculos fuertes.
  • Ayuda a mantener los nervios y a protegerlos contra el deterioro.

Una deficiencia en progesterona daría por tanto una serie de síntomas clínicos que pueden ser uno o varios de los siguientes: ciclos menstruales irregulares (más largos de lo normal); síndrome premenstrual; dolores de cabeza durante el ciclo y/o la ovulación; cansancio; tendencia al bajón anímico o depresión; plaquetas bajas; baja temperatura corporal; síntomas alérgicos; esterilidad; etc.

Síndrome premenstrual:

Como el diagnóstico de SINDROME PREMENSTRUAL, generalmente no se formula, los síntomas psíquicos son atribuidos a cuadros de neurosis o enfermedad depresiva, y se consulta a un psiquiatra. Por la cefalea y jaqueca, al neurólogo. Por las alteraciones menstruales, flujo crónico, dolores menstruales y pelvianos, al ginecólogo. Por la distensión abdominal y molestias digestivas, al gastroenterólogo, atribuyéndose por lo general al COLON IRRITABLE. Por los dolores lumbosacros, al traumatólogo o kinesiólogo, atribuyéndose a afecciones de columna. Por las molestias mamarias premenstruales, al especialista en mamas. Por los síntomas urinarios premenstruales, al urólogo. Por los problemas inmuno-alérgicos premenstruales, herpes simple, sequedad de la piel, manchas pigmentadas faciales, mayor caída del cabello, uñas quebradizas, acné de exacerbación premenstrual, al dermatólogo, inmunólogo, cosmetóloga.

De lo anterior se desprende la gran importancia de efectuar una completa y minuciosa historia clínica que nos lleve a un diagnóstico integral, a fin de que se investiguen los factores etiológicos o causales de esta compleja patología que afecta FRECUENTEMENTE a la mujer.

Progestágenos: Las hierbas tales como Vitex agnus-castus (Sauzgatillo) mejoran niveles de la progesterona así como promueven el equilibrio y la salud hormonales.
Es interesante para aumentar los niveles de progesterona también el ñame (ergy-yam); un cereal andino llamado maca y la pulsatilla (homeopático) a la 200 CH, una dosis semanal.
Además, Eleutherococcus senticosis (Ginseng siberiano) promueve el funcionamiento sistémico total del sistema reproductivo femenino, actuando como tónico para la salud y la fertilidad femeninas.
Es preciso añadir que todos estos progestágenos no tienen una función clara en el metabolismo hormonal. Parece que actúan incorporándose areceptores de progesterona por lo que en las situaciones en las que hay carencia, ayudarían a aumentar el nivel de progesterona, y en las situaciones en las que hay exceso podrían intervenir disminuyendo el nivel de progesterona, bloqueando los receptores disminuyendo su función. Actuarían pues, como los fitoestrógenos y los receptores estrogénicos. En clínica esto se traduce en una regulación del nivel hormonal en todos los casos, pero debido a que no hay dos personas iguales, no podemos saber cómo va a tolerar estos progestágenos y en el caso de notar un aumento de sus síntomas u otros síntomas adversos, sería mejor cambiar el tipo de suplemento.

Ovarios poliquísticos = Síndrome metabólico = Hipotiroidismo = Sobrepeso = Diabetes tipo 2 = Dislipidemias??

Cuando los ovarios son poliquísticos hay una disfunción en la hipófisis secundaria a un exceso de insulina en sangre. La fisiopatogenia se desconoce, sin embargo se sabe que es una de las enfermedades del Síndrome Metabólico. Como consecuencia todas las hormonas están más elevadas excepto la progesterona que se encuentra en unos niveles muy bajos con respecto a las demás. Según qué hormona esté más elevada, la mujer puede desarrollar alteraciones asociadas a hiperestrogenia (edemas, sangrado abundante, síndrome premenstrual); o lo que es más habitual, alteraciones asociadas a exceso de andrógenos como la testosterona (musculatura excesivamente desarrollada, vello facial marcado, etc). En todos los casos la progesterona está baja, y ésta es la encargada de producir la ovulación; dicha ovulación no se produce, el óvulo se enquista y la mujer no tiene la regla o ésta se retrasa mucho tiempo.

Los síntomas más característicos son cambios en apariencia, patrones anormales de menstruación y desórdenes metabólicos.
El síndrome de ovario poliquístico (SOP), también denominado hiperandrogenismo ovárico funcional o anovulación crónica hiperandrogénica, es una disfunción endocrino-metabólica de alta prevalencia (5-10%), de etiología incierta y que se encuentra en estrecha asociación a resistencia a la insulina y a la diabetes 2. De hecho, la mayoría de estas pacientes presentan algún grado de resistencia a la insulina; el 40% de ellas desarrollan intolerancia a la glucosa y el 16% diabetes 2 al final de la cuarta década de la vida.
A pesar de que hay mujeres que presentan quistes en los ovarios (el óvulo sigue creciendo y debido a la ausencia de progesterona, no se produce la ovulación con lo cual se enquista), el 40% de los casos tenían ovarios de tamaño normal y 46% no presentaban engrosamiento de la túnica albugínea. Un estudio posterior demostró que el síndrome clínico podía asociarse a ovarios de morfología aparentemente normal, y otro reciente establece que 16-25% de las mujeres sanas podían presentar imágenes ultrasonográficas sugerentes de ovarios poliquísticos sin el síndrome clínico.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico del SOP se basa en la combinación de irregularidad menstrual (oligomenorrea o amenorrea por anovulación crónica), hiperandrogenismo clínico (hirsutismo, acné, seborrea) o de laboratorio (aumento de andrógenos circulantes) y ausencia de otras causas específicas de hiperandrogenismo adrenal o hipofisiario. La ecografía sugerente de SOP (presencia de múltiples imágenes quísticas de 2-4 mm, asociadas a un incremento del estroma en un ovario de tamaño normal o aumentado) es un elemento coadyuvante y su normalidad no descarta el diagnóstico. Los métodos para establecer resistencia a la insulina, más que el diagnóstico son útiles para definir el tipo de SOP.

Es interesante hacer notar que si bien por muchos años se utilizó el aumento de la relación LH/FSH para el diagnóstico del SOP, en la actualidad este parámetro no es estrictamente necesario, ya que puede haber mujeres con SOP y relación LH/FSH normal, especialmente cuando son obesas.

RIESGO DE ENFERMEDADES METABÓLICAS ASOCIADAS A LA RESISTANCIA A LA INSULINA

El eje central de la enfermedad metabólica de estas pacientes es la resistencia a la insulina, que está presente en la mayoría de las pacientes SOP. La resistencia a la insulina asociada a otros factores genéticos, dieta rica en grasas saturadas, obesidad androide e inactividad física condicionan el desarrollo de hipertensión arterial, dislipidemia, intolerancia a la glucosa y diabetes 2 las que pueden presentarse a edades más tempranas que en la población general (3ª-4ª década) e inciden en el desarrollo precoz de enfermedad cardiovascular.
Característicamente las mujeres con SOP presentan una disminución de colesterol HDL 2 y apolipoproteína A-I y un aumento muy significativo de triglicéridos; además presentan un aumento significativo, aunque menor, de colesterol total y colesterol LDL, en comparación a mujeres control pareadas por peso corporal. Se ha sugerido que la alteración más característica del perfil lipídico sería la disminución de los niveles de HDL-2. Es probable que el hiperandrogenismo juegue un rol en la dislipidemia de estas pacientes, pero sin duda, la hiperinsulinemia tiene el efecto más preponderante.

HIPERINSULINEMIA

La insulina interviene en procesos como:

– Evitar pérdida de proteínas, conservación de la masa muscular.
– Estimular la síntesis de ácidos grasos.
– Impedir la utilización de ácidos grasos como fuente de energía.
– Estimular la desaturación de ácidos grasos.
– Favorecer la entrada de aminoácidos en el tejido muscular, especialmente los aminoácidos de cadena ramificada (Leucina, valina e isoleucina)
– Estimula el crecimiento de tejidos en general.
– Estimula la producción de andrógenos en la mujer.

Es este último punto el que interesante para poder comprender muchas de las manifestaciones observadas en el síndrome del ovario poliquístico. Las mujeres con SOP presentan insulinorresistencia con lo que la insulina es demasiado alta en sangre y se crean demasiados andrógenos (como testosterona). Esta testosterona se crea a partir de la progesterona, con lo que según van aumentando los andrógenos, va disminuyendo la progesterona, y las complicaciones se multiplican. El exceso de insulina en ovario estimula la secreción de testosterona al activar la desmolasa y asimismo aumenta la secreción de LH y la sensibilidad a la ACTH en la corteza suprarrenal, hormonas hipofisarias que regulan la secreción de esteroides en adrenales y gónadas. También el exceso de insulina en adipocito estimula la síntesis de ácidos grasos y favorece la obesidad, especialmente abdominal.

Sin un tratamiento nutricional adecuado no se podrá revertir esta situación. Es fundamental reducir los niveles de insulina con una dieta óptima, adaptada a cada persona de manera individual.

Actualmente numerosos autores proponen reducir consumo carbohidratos, lo cual ciertamente es efectivo para hacer descender los niveles de insulina pero no es la única manera. Existen dos métodos efectivos para hacer descender los niveles de insulina y glucosa en sangre y aumentar la sensibilidad a la insulina. Uno de ellos es la llamada dieta de la zona, el otro sería una dieta vegana restringida en proteínas, especialmente metionina.

TRATAMIENTO

El tratamiento debe estar orientado a corregir el hiperandrogenismo, la anovulación crónica y las alteraciones metabólicas asociadas a resistencia a la insulina y al hiperinsulinismo. En primer lugar, debe combatirse la obesidad mediante dieta y ejercicio físico regular. La obesidad agrava la resistencia a la insulina y las alteraciones metabólicas derivadas de la hiperinsulinemia y agrava aspectos reproductivos del síndrome como hiperandrogenismo, anovulación crónica, complicaciones obstétricas y mayor incidencia de cánceres con dependencia hormonal. Su tratamiento disminuye la hiperinsulinemia y puede atenuar las alteraciones metabólicas asociadas; disminuye los niveles de testosterona y LH permitiendo la reanudación espontánea de la ciclicidad ovárica y de la ovulación o, en caso contrario, aumenta la sensibilidad a los inductores de ovulación.

Actividad física aeróbica: 1 hora/día.

En segundo lugar es fundamental conocer que en la mayoría de los casos los síntomas negativos aparecen o se exacerban durante un momento de estrés importante porque aumenta el cortisol, y el cortisol produce precisamente un estímulo fuerte en las glándulas suprarrenales, que a su vez producen un gran aumento de glucosa en sangre.

Dormir 8 horas en total, si hiciera falta, puede suplementarse:

Bicebe (1-0-0)
Ergymag (0-0-2)
Vecti-seren (0-0-1)

El tratamiento es el mismo que para el de una persona con Síndrome Metabólico: dieta de índice glucémico bajo. Muchos autores proponen reducir o eliminar el consumo de hidratos de carbono, lo cual es efectivo en muchos casos pero pueden aparecer otras complicaciones, asociadas a un exceso de proteína, una falta de fibra insoluble, etc. Por eso la propuesta nutricional aquí planteada es la siguiente:

– Desayuno: Vegenutril de guisante sabor chocolate. Copos de avena cocidos o pan germinado con aceite de oliva. Es posible añadir algo de fruta, frutos secos crudos y/o un yogur ecológico con semillas de lino, calabaza, goji, girasol, etc.
– Comida: Siempre verdura o ensalada de primero y de segundo 2 días legumbre; 1 día pasta integral; 2 días carne magra; 1 día pescado; 1 día huevo.
– Merienda: Los alimentos del desayuno, siempre después de haber practicado una hora de actividad física.
– Cena: Puré de verdura con trigo sarraceno o quinoa. Algo de pescado o marisco.

Además para ayudar a la ovulación se puede suplementar aceite de onagra a grandes dosis -Bileína (2-2-2)-; para disminuir la glucosa en sangre y por tanto la insulina, es muy interesante Vecti-pur (1-1-1) y Oligoviol H (1-0-0) y para ayudar a aumentar la progesterona se puede suplementar Agnus Castus (Sauzgatillo); ñame; y/o una cucharada diaria de ajo, perejil y limón. También es recomendable la maca. Además sería muy interesante añadir Ergytaurina (1-1-0), ya que actúa como antioxidante de la bileína, y además es fundamental para la síntesis de sales biliares, y aumenta la excreción de esteroides como el colesterol, la testosterona y el estradiol, los cuáles se hallan elevados en los casos de SOP. Por tanto la ingestión de taurina es una forma fácil de eliminar el exceso de testosterona. La taurina también, al ser un poderoso antioxidante disminuye la resistencia a la insulina, por lo que su ingesta aumenta la eficacia con la que las células captan la glucosa del torrente circulatorio, y producen por tanto una acción hipoglucemiante.

Ovarios poliquísticos y trastornos emocionales:

Es característico que las mujeres con ovarios poliquísticos tengan una intolerancia a la glucosa. Es el tema más complejo de solucionar puesto que es preciso conseguir una normoglicemia mantenida a lo largo del día. En el caso de consumir alimentos de índice glucémico alto, se va a producir una hipoglucemia reactiva secundaria a la secreción de insulina. Y en el caso de dietas hipocalóricas, hiperproteicas o sin cereales ni legumbres, la glucemia se mantendría demasiado baja. Cuando la glucemia se encuentra por debajo de lo normal aparecen una serie de síntomas calificados en la mayoría de las ocasiones, como ansiedad: Ahogo, palpitaciones, sensación de desmayo, mareo o inestabilidad, sofocos, sudoración, sensación de hormigueo o entumecimiento en las extremidades, temblor, nauseas, miedo intenso, sensación de irrealidad, confusión mental, nerviosismo, incoordinación…

Hipoglucemia reactiva

El nivel de glucosa en sangre de una persona hipoglucémica sube después de las comidas y tiene una descenso significativamente más bajo de lo normal al cabo de entre 2 y 5 horas. La glucosa es el alimento principal del cerebro y del sistema nervioso. Ninguno puede sintetizarla o guardarla. Así pues, si la concentración de glucosa en sangre baja a un nivel crítico, tanto el sistema nervioso como el cerebro se verán afectados causando un sinfín de síntomas.

Los síntomas de la hipoglucemia reactiva están divididos en dos grandes grupos. Los síntomas neuroglicopénicos, causados cuando el cerebro no recibe suficiente cantidad de glucosa; y los síntomas neurogénicos, que se manifiestan cuando las glándulas suprarrenales producen adrenalina y noradrenalina, con el fin de volver a subir los niveles de glucosa de la sangre.

Síntomas neuroglucopénicos:

Debilidad, llanto, angustia, visión borrosa, confusión, fatiga, irritabilidad, pánico, nerviosismo, falta de concentración, incoordinación, depresión.

Síntomas neurogénicos:

Sudor, sofoco, taquicardia, mareos, nausea, temblores, vértigo, sensación de pánico y miedo, ansiedad, dolores de cabeza, espasmos intestinales, ahogo, sensación de hormigueo.

Estos síntomas suelen ser episódicos, y se relacionan con el tiempo transcurrido y el contenido de la comida previa. Normalmente, mejoran al comer. Tienen su razón de ser: en circunstancias normales la glucosa de la sangre se mantiene dentro de un margen de variación bastante estrecho controlado por diferentes hormonas, las cuales responden rápidamente al menor cambio. Con la ingesta y metabolismo de carbohidratos (verduras, ensaladas, cereales…), los niveles de glucosa en la sangre aumentan de forma constante, activando la producción de una cantidad moderada de insulina. Ésta disminuye paulatinamente los niveles de glucosa escoltándola, por un lado, a las células, y, por otro, enviándola al hígado y los músculos para ser almacenada.

El hipotálamo cuando siente el bajón de glucosa, activa el Sistema Nervioso Autónomo, a través del cual se segregan catecolaminas (adrenalina y noradrenalina, principalmente). Estas hormonas estimulan la salida del glucógeno almacenado, lo cual produce un aumento de los niveles de glucosa. Esta producción de catecolaminas es la causante de los síntomas neurogénicos. También tienen la capacidad de estimular las glándulas suprarrenales, el tabaco y el café.

Por otro lado, un alto porcentaje de síntomas del Síndrome Premenstrual están causados por una excesiva cantidad de estrógenos y, por el contrario, unos niveles bajos de progesterona. Ambas hormonas controlan los niveles de glucosa, por lo tanto, cualquier desequilibrio entre ellas puede fácilmente producir hipoglucemia reactiva. La adrenalina se forma a través de la progesterona, con lo cual una deficiencia de ésta puede fácilmente ralentizar la subida de glucosa causando hipoglucemia reactiva.
La píldora anticonceptiva también parece afectar los niveles de glucosa. El Dr. Wayne Huey-Heng shey llevó a cabo un estudio de investigación publicado en Clinical Endocrinology en 1994, que demuestra que la píldora anticonceptiva tomada durante al menos 3 meses produce intolerancia a la glucosa.

Ataques de pánico por la noche: los peores momentos de las crisis de miedos son durante la noche y a primera hora de la mañana. Esto es debido a que la glucosa llega a su pico más bajo justamente en esos momentos, normalmente cuando la persona lleva sin comer alrededor de 8 ó 10 horas.

A las enfermedades mentales se les llama diabetes tipo 3; casualmente todas tienen en común que tienen la glucosa baja. Ahora se sabe que la glucosa está baja porque hay una intolerancia a la glucosa; se intenta eliminar de la sangre porque es tóxica pero la que hay en sangre actúa como un antígeno y el sistema inmune ataca.

Pero el sistema inmune se equivoca lo mismo que ataca a los pulmones a los intolerantes a la lactosa en este caso ataca al eje hipófisis-hipotálamo produciendo resistencia insulina, ovarios poliquísticos, depresión… Es un círculo vicioso.

Siempre que hay una intolerancia, el hígado es el que determina la salud de la persona. Si el hígado es capaz de metabolizar aquello a lo que una persona es intolerante, la persona ni se entera de la intolerancia. Si no es capaz…

Y ahí, un virus como el epstein barr podría desencadenar el inicio o el empeoramiento de la sintomatología por el daño hepático que conlleva.

Por eso se mejora enseguida con la dieta de desintoxicación hepática y con la ergytaurina.

¡¡¡Y por eso se mejora muchísimo al quitar el gluten!!!


Tratamiento:

– Eliminar azúcares, lácteos y cereales de momento; también patata, zumos, miel y todo lo que tenga índice glucémico alto.
– Comer: verdura, legumbre, pescado, carne, huevo, frutos secos, semillas y 2 piezas de fruta (fruta ácida). Desayunar: copos de avena cocidos porque también necesitamos algo de fibra insoluble. Y vegenutril de guisante sabor chocolate si se tolera bien.

Suplementar: Ergytaurina (2-0-0); bileína (1-1-1); naturalkyl (1-1-1); ergyphilus confort (2-0-0); vectipur (1-1-1); oligoviol H (1-0-1) y siempre que se coma más cantidad de alimentos de índice glucémico más alto; bicebe (0-1-0). Será necesario tomar mayor número de suplementos en función de la gravedad del cuadro o de que no se regulen los ciclos menstruales. Todos estos suplementos tienen la misión de regular la glucemia en sangre, la intolerancia, el hígado y las hormonas. Si los ciclos no se regulan, se debe administrar algún progestágeno.

Hasta encontrarse GENIAL.

Luego se va quitando poco a poco toda la suplementación.

El día que una persona se salte la dieta o beba alcohol o esté más estresada, se puede tomar ergytaurina y bicebe que van a paliar esa intolerancia.

EJERCICIO

Se recomienda seguir una rutina de ejercicio suave. Como ya se ha explicado, se sabe que éste ayuda a mantener unos niveles óptimos hormonales, además de ayudar a que la glucosa entre mejor en las células aumentando la energía, sin requerir insulina. Es importante practicar una hora de actividad física diaria, aunque sea caminar.

 

MENOPAUSIA

La Menopausia es una bajada brusca de las hormonas femeninas, que tienen que mantener cierto nivel en sangre. La función de producir hormonas la asume las glándulas suprarrenales. Cuando existe cualquier alteración metabólica en la mujer, es fácil que la menopausia se vea acompañada de síntomas variados: retención de líquidos, sofocos, insomnio, depresión, diversos dolores osteomusculares, etc.

Una Dieta Básica Sana regula el metabolismo, provocando la mayoría de las veces que la mujer vuelva a tener la menstruación. Una suplementación muy adecuada para evitar los trastornos es el aceite de onagra, el ergyyam y/o las isoflavonas.

Los nutrientes más importantes en este período son:

• Ácidos grasos omega 3: para reducir el riesgo de formación de trombos o coágulos, y control colesterol. Los alimentos ricos en estos ácidos son los pescados azules (sardina, arenque, anchoa y salmón), algunos aceites de semillas, como el de girasol, o los frutos secos (nueces o almendras).

Antioxidantes: Alimentos ricos en vitamina E (aceites de semillas y de oliva no refinado, frutos secos, germen de trigo), en vitamina C (cítricos, kiwi, pimiento, tomate, etc.), beta-caroteno (zanahoria, melocotón, calabaza, etc.), zinc (carnes, pescados, huevos), selenio (nueces de Brasil, carnes, pescados, marisco, etc.), polifenoles (vegetales en general) y compuestos de azufre (verduras de la familia de la col, cebollas, ajos, etc.).

 Fitoesteroles: son esteroles de origen vegetal que presentan una estructura similar al colesterol: soja, semillas de calabaza, almendras y nueces.

• Ácido linoleico conjugado (CLA): Aceites de semillas y en grasas animales, sobre todo en la leche de los rumiantes. Aumenta la lipólisis (degradación de grasas) y disminuye la lipogénesis (síntesis de grasas) y la captación de los ácidos grasos por el organismo, con la consiguiente disminución de la cantidad de grasa corporal. También podría tener un cierto papel reductor de las concentraciones sanguíneas de triglicéridos y colesterol.

Fitoestrógenos: Son agonistas parciales de los receptores de estrógenos, tienen efectos beneficiosos en el tejido óseo (reduciendo la osteoporosis) y en la mama y próstata (disminuyendo la incidencia de cáncer); además, pueden mejorar la sintomatología asociada al climaterio (sofocos, irritabilidad, etc.) y tener efectos positivos sobre el sistema cardiovascular. Fuentes importantes de Fitoestrógenos son el ajo, la frambuesa, las legumbres y la soja. Además las legumbres son alimentos de bajo contenido graso, constituyen una buena fuente de proteínas (14 g/ración en el caso de la soja), gran cantidad de fibra (1 g/ración), con efecto antioxidante. También hay fitoestrógenos en la alfalfa (Medicago sativa), angélica (Angelica archangelica), salvia (Salvia officinalis), o la borraja (Borago officinalis).

 Vitamina D: muy interesante es el consumo de pescados azules, tanto por su contenido en ácidos grasos omega-3 como en vitamina D, y de productos lácteos desnatados enriquecidos con calcio y vitaminas A y D, si no existe intolerancia, aunque sería preferible un suplemento como el ergyóseo (2-0-0).

• Sustancias con propiedades remineralizantes: como algunas plantas ricas en minerales, sobretodo en silicio, que se utilizan en procesos degenerativos como la osteoporosis o en casos de fracturas. Las más utilizadas son la cola de caballo (Equisetum arvense), la alfalfa (Medicago sativa) y la ortiga (Urtica urens). En casos de osteoporosis también se recomienda como preventivo el uso de plantas con acción estrogénica, como la soja o la onagra.

Las hormonas son elementos químicos elaborados por el organismo a través de las llamadas glándulas endocrinas que están repartidas por el cuerpo. Las hormonas tienen una función reguladora del equilibrio orgánico en múltiples aspectos del cuerpo y la mente. Por lo que los problemas hormonales pueden presentarse en diferentes aspectos físicos, mentales o emocionales.

Así que cualquier trastorno hormonal, bien por exceso (hiperfunción) o por defecto (hipofunción), es un desequilibrio para el pleno funcionamiento del organismo, lo que a veces se refleja en cuestiones muy evidentes y otras veces de forma soterrada.

Síntomas de trastornos hormonales en los hombres:

• Problemas en la piel (acné, sarpullidos, pequeñas decoloraciones, etc.)
• Pérdida del cabello repentina y rápida.
• Pérdida o aumento de peso súbito.
• Problemas oculares.
• Cambios de humor.
• Impotencia.
• Depresión.

Síntomas de trastornos hormonales en las mujeres

• Problemas de la piel (acné, sarpullidos, pequeñas decoloraciones, etc.)
• Flujo vaginal y/o hemorragia menstrual abundante o muy larga.
• Cambio de carácter, mal humor, tristeza sin motivo aparente.
• Dolor en la cintura con inflamación en el bajo abdomen.
• Dolor o sangrado vaginal en las relaciones sexuales.
• Cólicos menstruales y/u olor intenso de la misma.
• Menstruaciones irregulares o ausencia de ellas.
• Coágulos en los sangrados menstruales.
• Dolor en el bajo vientre o en los ovarios.
• Manchado oscuro después del período.

Tipos de trastornos o problemas hormonales

Hipertiroidismo: es un problema hormonal metabólico en el cual la glándula endocrina tiroides produce muchas más hormonas tiroideas de las necesarias provocando una serie de trastornos importantes.

• Bocio hipofuncionante: este trastorno hormonal es un problema también de la tiroides. En este caso por una baja producción de hormonas tiroideas, produciendo, entre otras cosas, el bocio, bulto característico en el cuello.

• Desequilibrio de estrógenos: este trastorno hormonal afecta a las mujeres y cada vez hay más casos de exceso o desequilibrio de estrógenos.

• Exceso de cortisol: es la hormona del estrés ya que éste lo genera. En este caso es un síntoma que se convierte en un círculo vicioso si no se trata.

• Exceso de adrenalina: no es tanto un trastorno hormonal o de las glándulas endocrinas, como del comportamiento, lo que puede tener consecuencias negativas para el organismo.

• Los esteroides:
 al igual que el caso anterior, tampoco es un problema hormonal sino un mal hábito. Algunos atletas y otras personas usan esteroides anabólicos para mejorar su desempeño y apariencia física, lo que puede producir graves trastornos hormonales.

POSIBLE DIETA DURANTE LA MENOPAUSIA

Mediante la dieta propuesta, al haber un porcentaje bajo de grasa saturada, no alimentos fritos, poco pan, lácteos desnatados, mucha verdura, no más de 2-3 piezas de fruta, es muy fácil conseguir que las calorías no excedan de 1900; luego habría que proponer los gramos de nutrientes adecuados para conseguir las cantidades recomendadas de 250 g de hidratos de carbono; 50 g de proteínas y 63 g de lípidos.

Se recomiendan 10 g diarios de hierro: carnes, huevo, pan, pescado, legumbres, pero sobre todo las carnes que nos aseguran esa fuente de hierro, sobre todo porque es hierro HEM, y no hay postre lácteo para evitar la absorción.

Con los lácteos aunque sean de soja, coles, huevos y pescado, aseguramos el aporte de calcio. Sí sería interesante que la leche de soja tuviera un aporte extra de calcio. Y además el consumo de pescado azul nos aporta la vitamina D, y aconsejar a que la persona salga a pasear y le dé el “sol”. No parece adecuado aumentar excesivamente la cantidad de leche y derivados, ya que aún hay una gran controversia y no está claro si los lácteos de vaca previenen o incrementan la osteoporosis. En noviembre de 2004, se ha publicado un estudio en el que se observa que, a mayor consumo de lácteos, mayor eliminación de calcio (Prynne CJ, et al. Dietary acid-base balance and intake of bone-related nutrients in Cambridge teenagers. European Journal of Clinical Nutrition. November 2004, Volume 58, Number 11, Pages 1462-1471)

DATOS INTERESANTES SOBRE LA SOJA:

Alteraciones endocrinas. En estudios que datan de la década de los 50 del siglo pasado ya se demostró que la soja causa trastornos endocrinos en animales”. Y entre esas alteraciones endocrinas cita alteraciones del páncreas (“los niños alimentados con fórmulas de soja tienen el doble de diabetes”) y alteraciones del tiroides (“la soja contiene sustancias que debilitan la función de la glándula tiroides • Es bociógena. La genisteína es un inhibidor de la peroxidasa tiroidea más poderoso que los medicamentos normales anti-tiroideos”). Y añade que “se ha descrito aumento de la TSH hipofisiaria (siglas en inglés de la hormona tirotropina) en respuesta a su acción antitiroidea, bocio difuso, hipotiroidismo (con sus síntomas asociados: estreñimiento, letargia, fatiga, etc,), tiroiditis autoinmune subaguda (los niños alimentados con fórmulas a base de soja tiene el triple de enfermedades autoinmunes del tiroides, según un estudio del Departamento de Pediatría del Hospital Universitario Cornell de North Shore Manaste, Nueva Cork , Estados Unidos) y hasta cáncer de tiroides”. Continúa luego explicando Embid en su artículo que al inhibir la peroxidasa tiroidea -necesaria para fabricar las hormonas tiroideas T3-T4- “la genisteína causa daño irreversible a las enzimas que sintetizan las hormonas de la tiroides”.
Otro dato relevante a este respecto es que ya en 1988 el doctor Theodore Kay de la Facultad de Medicina de la Universidad de Kyoto (Japón), señalaría que “sabemos desde hace medio siglo que las ratas y los humanos alimentados con soja -especialmente los niños y las mujeres- sufren agrandamientos de la tiroides”.
Asimismo, dentro de estas posibles alteraciones endocrinas que podría provocar la soja no fermentada Alfredo Embid recuerda que “contiene fitoestrógenos cuya acción se puede combinar con otros disruptores endocrinos y xenoestrógenos responsables de alteraciones en las hormonas sexuales, alteraciones del comportamiento sexual, aparición de la pubertad precoz, anomalías congénitas del tracto genital masculino (de hecho, como publica el Soy Online Service, la mayor incidencia de este tipo de defectos se ha registrado en bebés varones nacidos de madres vegetarianas consumidoras de soja), disminución de la fertilidad y disminución de andrógenos”. A lo que habría que sumar que “hay pruebas de que las isoflavonas de la soja genisteína y daidzeína son genotóxicas para el esperma humano”, aunque también hay evidencia refutada de que es anticancerígena.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Barrios E, Ronco A, Fierro L, De-Stéfani E, Vassallo J. Tendencias de la mortalidad por cáncer en Uruguay 1953-1997. Rev Med Uruguay 2002; 18: 167-74.

2. Ministerio de Salud Pública (Uruguay). División Estadística. Mortalidad clasificada por causa, sexo y edad. Montevideo. Montevideo: MSP, 1998.

3. De-Stéfani E, Fierro L, Barrios E, Ronco A. Cancer Mortality Trends in Uruguay, 1953-91. Int J Cancer 1994; 56(5): 634-9.

4. Writing Group for the Woman Health Initiative Investigators. Risks and Benefits of Estrogen Plus Progestin in Healthy Postmenopausal Woman. Principal results from the Women´s Health Initiative Randomized Controlled Trial. JAMA 2002; 288(3): 321-33.

5. Million Women Study Collborators. Breast cancer and hormone-replacement therapy in the Million Women Study. Lancet 2003, 2(362): 419-27.

6. Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer. Breast cancer and hormone replacement therapy: collaborative re analysis of data from 51 epidemiological studies of 52.705 women with breast cancer and 108.411 women without breast cancer. Lancet 1997; 350(9084): 1047-59.

7. International Agency for Research on Cancer. Sex hormones (II). In: IARC Monographs on the Evaluation of the Carcinogenic Risk of Chemicals to Humans. 1976 Vol 21. Lyon, France. Last updated: 6 April 1998. Obtenido de: http://monographs.iarc.fr/htdocs/indexes/vol21index.html. Fecha acceso: septiembre de 2004.

8. Clemons M, Goss P. Estrogen and the risk of breast cancer. N Engl J Med 2001; 344(23): 276-85.

9. Fuchs-Young R, Glasebrook AL, Short LL, Draper MW, Rippy MK, Cole HW, et al. Raloxifene is a tissue-selective agonist/antagonist that functions through the estrogen receptor. Ann N Y Acad Sci 1995; 761: 355-60.

10. Russo J, Lareef MH, Tahin Q, Hu YF, Slater C, Ao X, et al. 17 Beta-estradiol is carcinogenic in human breast epithelial cells. J Steroid Biochem Mol Biol 2002; 80(2): 149-62.

11. Liehr JG. Genotoxicity of the steroidal oestrogens oestrone and oestradiol: possible mechanism of uterine and mammary cancer development. Hum Reprod Update 2001; 7(3): 273-81.

12. Simpson ER, Mahendroo MS, Means GD, Kilgore MW, Hinshelwood MM, Graham-Lorence S, et al. Aromatase cytochrome P450, the enzyme responsible for estrogen biosynthesis. Endocr Rev 1994; 15: 342-55.

13. Dunn LJ, Bradbury JT. Endocrine factors in endometrial carcinoma: a preliminary report. Am J Obstet Gynecol 1967; 97: 465-71.

14. Ackerman GE, Smith ME, Mendelson CR, MacDonald PC, Simpson ER. Aromatization of androstenedione by human adipose tissue stromal cells in monolayer culture. J Clin Endocrinol Metab 1981; 53: 412-7.

15. Simpson ER, Rubin G, Clyne C, Robertson K, O’Donnell, L, Jones M, et al. The role of local estrogen biosynthesis in males and females. Trends Endocrinol Metab 2000; 11: 184-8.

16. Bulun SE, Simpson ER, Word RA. Expression of the CYP19 gene and its product aromatase cytochrome P450 in human leiomyoma tissues and cells in culture. J Clin Endocrinol Metab 1994; 78: 736-43.

17. Noble LS, Simpson ER, Johns A, Bulun SE. Aromatase expression inendometriosis. J Clin Endocrinol Metab 1996; 81: 174-9.

18. Bulun SE, Price TM, Mahendroo MS, Aitken J, Simpson ER. A link between breast cancer and local estrogen biosynthesis suggested by quantification of breast adipose tissue aromatase cytochrome P450 transcripts using competitive polymerase chain reaction after reverse transcription. J Clin Endocrinol Metab 1993; 77: 1622-8.

19. Yue W, Wang JP, Hamilton CJ, Demers LM, Santen RJ. In situ aromatization enhances breast tumor estradiol levels and cellular proliferation. Cancer Res 1998; 58: 927-32.

20. Haynes GJ, Dowsett AG, Lonning PE. Influence of letrozole (Femera) and anastrozole (Arimidex) on total body aromatization and plasma estrogen levels in postmenopausal breast cancer patients evaluated in a randomized cross-over study. J Clin Oncol 2002; 20: 751-7.

21. Bajetta E, Zilembo N, Bichisao E, Martinetti A, Buzzoni R, Pozzi P, et al. Tumor response and estrogen suppression in breast cancer patients treated with aromatase inhibitors. Ann Oncol 2000; 11: 1017-22.

22. Ailawadi RK, Jobanputra S, Kataria M, Gurates B, Bulun SE. Treatment of endometriosis and chronic pelvic pain with petrozole and norethindrone acetate: a pilot study. Fertil Steril 2004; 81(2): 290-6.

23. Shozu M, Murakami K, Segawa T, Kasai T, Inoue M. Successful treatment of symptomatic uterine leiomyoma with a non-steroidal aromatase inhibitor in a perimenopausal woman. Fertil Steril 2003; 79: 628-31.

24. Ellis MJ, Jaenicke F, Llombart-Cussac L. A randomized double-blind multicentre study of preoperative tamoxifen versus Femara (letrozole) for postmenopausal women with ER and/or PgR positive breast cancer ineligible for breast conserving surgery -correlation of clinical response with tumour gene expression and proliferation. Breast Cancer Res Treat 2000; 64: 29.

25. Fishman J, Bradlow HL, Schneider J, Anderson KE, Kappas A. Radiometric analysis of biological oxidations in man: sex differences in estradiol metabolism. Proc Natl Acad Sci 1980; 77: 4957-60.

26. Fishman J, Osborne MP, Telang NT. The role of estrogen in mammary carcinogenesis. Ann NY Acad Sci 1995; 768: 91-100.

27. Hulka BS, Stark AT. Breast cancer: cause and prevention. Lancet 1995; 346(8979): 883-7.

28. Kreiger N, Sloan M, Cotterchis M, Kirch V. The risk of breast cancer following reproductive surgery. Eur J Cancer 1999; 35: 97-101.

29. Broocks A, Pirke KM, Schweiger U, Tuschl RJ, Laessle RG, Strowitzki T, et al. Cyclic ovarian function in recreational athletes. J Appl Physiol 1990; (68): 2083-6.

30. Bullen BA, Skrinar GS, Beitins IZ, Von Mering G, Turnbull BA, McArthur JW. Induction of menstrual disorders by strenuous exercise in untrained women. N Engl J Med 1985; 312(21): 1349-53.

31. Feicht CB, Johnson TS, Martin BJ, Sparkes KE, Wagner WJr. Secondary amenorrhea in athletes. Lancet 1978; 2(8100): 1145-6.

32. Bernstein L, Henderson BE, Hanisch R, Sullivan-Halley J, Ross RK. Physical exercise and reduced risk of breast cancer in young women. J Natl Cancer Inst 1994; 86(18): 1403-8.

33. Thune I, Brenn T, Lunde E, Gaard M. Physical activity and the risk of breast cancer. N Engl J Med 1997; 336(18): 1269-75.

34. Beatson G. On the treatment of inoperable cases of carcinoma of the mamma: suggestions for a new method of treatment, with illustrative cases. Lancet 1896; 2: 104-7.

35. Thomas HV, Reeves GK, Key TJ. Endogenous estrogen and postmenopausal breast cancer: a quantitative review. Cancer Causes Control 1997; 8: 922-8.

36. Feigelson HS, Ross RK, Yu MC, Coetzee GA, Reichardt JK, Henderson BE. Genetic susceptibility to cancer from exogenous and endogenous exposures. J Cell Biochem Suppl 1996; 25: 15-22.

37. Sager R. Tumor-suppressor genes: The puzzle and the promise. Science 1989; 246(4936): 1406-12.

38. Miki Y, Swensen J, Shattuck-Eidens D, Futreal PA, Hershmann K, Tavtigian S, et al. A strong candidate for the breast and ovarian cancer susceptibility gene BRCA1. Science 1994; 266(5182): 66-71.

39. Wooster R, Bignell G, Lancaster J, Swift S, Seal S, Mangion J, et al. Identification of the breast cancer susceptibility gene BRCA2. Nature 1995; 378(6559): 789-92.

40. Bradlow HL. Nutrient modulation of female hormone metabolism: Modifying breast cancer risk. In: Functional Medicine Approaches to Endocrine Disturbances of Aging. Vancouver: British Columbia: Institute of Functional Medicine Proceedings, 2001: 100-14.

41. Bolton JL, Pisha E, Zhang F, Qiu S. Role of quinoids in estrogen carcinogenesis. Chem Res Toxicol 1998; 11(10): 1113-27.

42. Kabat GC, Chang CJ, Sparano JA, Sepkovie DW, Hu XP, Khalil A, et al. Urinary estrogen metabolitos and breast cancer: a case-control study. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 1997; 6(7): 505-9.

43. Davis DL, Telang NT, Osborne MP, Bradlow HL. Medical hypothesis: bifunctional genetic hormonal pathways to breast cancer. Environ Health Perspect 1997; 105: 571-6.

44. Swaneck GE, Fishman J. Covalent binding of the endogenous estrogen 16 alphahydroxyestrone to estradiol receptor in human breast cancer cells: characterization and intranuclear localization. Proc Natl Acad Sci USA 1988; 85: 7831-5.

45. Lustig R, Kendrick-Parker C, Jordan V. Effects of 16a-hydroxyestrone on MCF-7 cell proliferation and estrogen receptor regulation in vitro. Endocr Soc Proc 1994; 75: 317-20.

46. Meilahn EN, De Stavola B, Allen DS, Fentiman I, Bradlow HL, Sepkovic DW, et al. Do urinary oestrogen metabolites predict breast cancer? Guernsey III cohort follow-up. Br J Cancer 1998; 78: 1250-5.

47. Muti P, Bradlow HL, Micheli A, Krogh V, Freudenheim JL, Schunemann HJ, et al. Estrogen metabolism and risk of breast cancer: a prospective study of the 2:16alphahydroxy-estrone ratio in premenopausal and postmenopausal women. Epidemiology 2000; 11: 635-40.

48. Schneider J, Kinne D, Fracchia A, Pierce V, Anderson KE, Bradlow HL, et al. Abnormal oxidative metabolism of estradiol in women with breast cancer. Proc Natl Acad Sci USA 1982; 79: 3047-51.

49. Messina MJ. Legumes and soybeans: overview of their nutritional profiles and health effects. Am J Clin Nutr 1999; 70(3 Suppl): 439S-450S.

50. Barnes S. Phytoestrogens and cancer. Baillières Clin Endocrinol Metab 1998; 12: 559-79.

51. Lamartiniere CA. Protection against breast cancer with genistein: a component of soy. Am J Clin Nutr 2000; 71(6 Suppl): 1705S-1707S.

52. Adlercreutz H. Western diet and Western diseases: some hormonal and biochemical mechanisms and associations. Scand J Clin Lab Invest 1990; 201: 3-21.

53. Dai Q, Shu X-O, Jin F, Potter JD, Kushi LH, Teas J, et al. Population-based case-control study of soyfood intake and breast cancer risk in Shanghai. Br J Cancer 2001; 85: 372-87.

54. Wu AH, Ziegler RG, Nomura AMY, West DW, Kolonel LN, Horn-Ross PL, et al. Soy intake and risk of breast cancer in Asians and Asian Americans. Am J Clin Nutr 1998; 68(6 Suppl): 1437S-1443S.

55. Hadfield P. Japanese swallow Western diseases. New Scientist 1995; 2: 5-7.

56. Bernstein L, Yuan JM, Ross RK, Pike MC, Hanisch R, Lobo R, et al. Serum hormone levels in pre-menopausal Chinese women in Shanghai and white women in Los Angeles: results form two breast cancer case-control studies. Cancer Causes Control 1990; 1(1): 51-8.

57. MacMahon B, Cole P, Brown JB, Lin TM, Morgan RW, Woo NC. Urine oestrogen profiles of Asian and North American women. Int J Cancer 1974; 14(2): 161-7.

58. Chang YC, Riby J, Chang GH, Peng BC, Firestone G, Bjeldames LF. Cytostatic and antiestrogenic effects of 2-(indol-3-ylmethyl)-3,3′- diindolylmethane, a major in vivo product of dietary indole-3-carbinol. Biochem Pharmacol 1999; 58(5): 825-34.

59. Mori M, Tominaga T, Tamaoki BI. Steroid metabolism in normal mammary gland and in the dimethylbenzanthracene-induced mammary tumor of rats. Endocrinology. 1978; 102: 1387-97.

60. Bradlow HL, Sepkovic DW, Telang NT, Osborne MP. Indole-3-carbinol. A novel approach to breast cancer prevention. Ann N Y Acad Sci 1995; 768: 180-200.

61. Bradfield CA, Bjeldanes LF. Structure-activity relationships of dietary indoles: a proposed mechanism of action as modifiers of xenobiotic metabolism. J Toxicol Environ Health 1987; 21: 311-23.

62. Michnovicz JJ, Bradlow HL. Induction of estradiol metabolism by dietary indole-3- carbinol in humans. J Natl Cancer Inst 1990; 82: 947-9.

63. Bradlow HL, Sepkovic DW, Telang NT, Osborne MP. Multifunctional aspects of the action of indole-3-carbinol as an antitumor agent. Ann NY Acad Sci 1999; 889: 204-13.

64. Wong GY, Bradlow L, Sepkovic D, Mehl S, Mailman J, Osborne MP. Dose-ranging study of indole-3-carbinol for breast cancer prevention. J Cell Biochem Suppl 1997; 29: 111-6.

65. Cover CM, Hsieh SJ, Cram EJ, Hong C, Riby JE, Bjeldanes LF, et al. Indole-3-carbinol and tamoxifen cooperate to arrest the cell cycle of MCF-7 human breast cancer cells. Cancer Res 1999; 59: 1244-51.

66. Michnovicz JJ. Increased estrogen 2-hydroxylation in obese women using oral indole-3-carbinol. Int J Obes Relat Metab Disord 1998; 22: 227-9.

67. Terry P, Wolk A, Persson I, Magnusson C. Brassica vegetables and breast cancer risk. JAMA 2001; 285: 2975-7.

68. Michnovicz JJ, Naganuma H, Hershcopf RJ, Bradlow HL, Fishman J. Increased urinary catechol estrogen excretion in female smokers. Steroids 1988; 52: 69-83
.
69. Taioli E, Bradlow HL, Garbers SV, Sepkovic DW, Osborne MP, Trachman J, et al. Role of estradiol metabolism and CYP1A1 polymorphisms in breast cancer risk. Cancer Detect 1999; 23: 232-7.

70. Bradlow HL, Telang NT, Sepkovic DW, Osborne MP. 2-hydroxyestrone: the ‘good’ estrogen. J Endocrinol 1996; 150 Suppl: S259-S265.

71. Xu X, Duncan AM, Merz BE, Kurzer MS. Effects of soy isoflavones on estrogen and phytoestrogen metabolism in premenopausal women. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 1998; 7(12): 1101-8.

72. Xu X, Duncan AM, Wangen KE, Kurzer MS. Soy consumption alters endogenous estrogen metabolism in postmenopausal women. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2000; 9(8): 781-6.

73. Lu LJ, Anderson KE, Grady JJ, Nagamani M. Effects of soya consumption for one month on steroid hormones in premenopausal women: implications for breast cancer risk reduction. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 1996; 5: 63-70.

74. Burow ME, Boue SM, Collins-Burow BM, Melnik LI, Duong BN, Carter-Wientjes CH, et al. Phytochemical glyceollins, isolated from soy, mediate hormonal effects through estrogen receptor á and â. J Clin Endocrinol Metab 2001; 86: 1750-8.

75. Morito K, Aomori T, Hirose T, Kinjo J, Hasegawa J, Ogawa S, et al. Interaction of phytoestrogens with estrogen receptors á and â (II). Biol Pharm Bull 2002; 25: 48-52.

76. An J, Tzagarakis-Foster C, Scharschmidt TC, Lomri N, Leitman DC. Estrogen receptor â-selective transcriptional activity and recruitment of coregulators by phytoestrogens. J Biol Chem 2001; 276: 17808-14.

77. Liu J, Burdette JE, Xu H, Gu C, van Breemen RB, Bhat KPL, et al. Evaluation of estrogenic activity of plant extracts for the potential treatment of menopausal symptoms. J Agric Food Chem 2001; 49: 2472-9.

78. Fioravanti L, Cappelletti V, Miodini P, Ronchi E, Brivio M, Di Fronzo G. Genistein in the control of breast cancer cell growth: insights into the mechanism of action in vitro. Cancer Lett 1998; 130: 143-52.

79. Frairia R, Fortunati N, Fazzari A, Fissore F, Comba A, Becchis M, et al. Sex steroid binding protein is a negative modulator of estrogen-induced breast cancer cell growth. Ann NY Acad Sci 1996; 784: 362-9.

80. Martin ME, Haourigui M, Pelissero C, Benassayag C, Nunez EA. Interactions between phytoestrogens and human sex steroid binding protein. Life Sci 1996; 58: 429-36.

81. Grube BJ, Eng ET, Kao Y-C, Kwon A, Chen S. White button mushroom phytochemicals inhibit aromatase activity and breast cancer cell proliferation. J Nutr 2001; 131: 3288-93.

82. Leung LK, Wang TT. BCL-2 is not reduced in the death of MCF-7 cells at low genistein concentration. J Nutr 2000; 130: 2922-6.

83. Pozo-Guisado E, Álvarez-Barrientos A, Mulero-Navarro S, Santiago- Josefat B, Fernández-Salguero PM. The antiproliferative activity of resveratrol results in apoptosis in MCF-7 but not in MDA-MB-231 human breast cancer cells: cell-specific alterations of the cell cycle. Biochem Pharmacol 2002; 64: 1375-86.

84. Tanos V, Brzezinski A, Drize O, Strauss N, Peretz T. Synergistic inhibitory effects of genistein and tamoxifen on human dysplastic and malignant epithelial breast cells in vitro. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 2002; 102: 188-94.

85. Key TJ, Sharp GB, Appleby PN, Beral V, Goodman MT, Soda M, et al. Soya foods and breast cancer risk: a prospective study in Hiroshima and Nagasaki, Japan. Br J Cancer 1999; 81: 1248-56.

86. Trock BJ, White BL, Clarke R, Hilakivi-Clarke L. Meta-analysis of soy intake and breast cancer risk. J Nutr 2000; 130: 653S-680S.

87. Franke AA, Custer LJ, Tanaka Y. Isoflavones in human breast milk and other biological fluids. Am J Clin Nutr 1998Dic; 68(6 Suppl): 1466S-1473S.

88. Lamartiniere CA. Timing of exposure and mammary cancer risk. J Mammary Gland Biol Neoplasia 2002; 7(1):67-76.

89. Mousavi Y, Adlercreutz H. Enterolactone and estradiol inhibit each other’s proliferative effect on MCF-7 breast cancer cells in culture. J Steroid Biochem Mol Biol Mar 1992; 41(3-8): 615-9.

90. Haggans CJ, Hutchins AM, Olson BA, Thomas W, Martini MC, Slavin JL. Effect of flaxseed consumption on urinary estrogen metabolites in postmenopausal women. Nutr Cancer 1999; 33(2): 188-95.

91. Haggans CJ, Travelli EJ, Thomas W, Martini MC, Slavin JL. The effect of flaxseed and wheat bran consumption on urinary estrogen metabolites in premenopausal women. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2000; 9: 719-25.

92. Spierto FW, Gardner F, Smith SJ. Evaluation of an EIA method for measuring serum levels of the estrogen metabolite 2-hydroxyestrone in adults. Steroids 2001; 66: 59-62.

93. Ziegler RG, Rossi SC, Fears TR, Bradlow HL, Adlercreutz H, Sepkovic D, et al. Quantifying estrogen metabolism: an evaluation of the reproducibility and validity of enzyme immunoassays for 2-hydroxyestrone and 16alpha-hydroxyestrone in urine. Environ Health Perspect 1997; 105: 607-14.

94. Kabat GC, Chang CJ, Sparano JA, Sepkovie DW, Hu XP, Khalil A, et al. Urinary estrogen metabolites and breast cancer: a case-control study. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 1997; 6: 505-9.

1 Arnold, S.F.; Klotz, D.M.; Collins, B.M,; Vonier, P.M.; Guillette Jr., L.J. and McLachlan, J.A. (1996): Synergistic activation of estrogen receptor with combinations of environmental chemicals. Science 272: 14891492.

2 2008-2009 ANNUAL REPORT | PRESIDENT’S CANCER PANEL

3 Kelsey J, Gammon M, John E. Reproductive factors and breast cancer. Epidemiol Rev. 1993;15(1):3647.

4 Vom Saal FS, Akingbemi BT, Belcher SM, Birnbaum LS, Crain DA, Eriksen M, et al. Chapel Hill bisphenol A expert panel consensus statement: integration of mechanisms, effects in animals and potential to impact human health at current levels of exposure. Reprod Toxicol. 2007 Aug-Sep;24(2):1318.