Fisioterapia respiratoria

Incremento de la enfermedad respiratoria

Existe un alarmante incremento de la enfermedad respiratoria, especialmente en condiciones crónicas, que no solo causan una alta tasa de morbimortalidad, sino que ocasionan un agobiante sufrimiento individual y familiar, al mismo tiempo que crean impacto en la economía mundial.

Diferentes estudios han demostrado que la fisioterapia respiratoria cumple un papel importante en el manejo terapéutico de los pacientes que cursan con alguna patología respiratoria, realizando un abordaje desde la prevención, agudización y readaptación sicomotora, lo cual permitirá mayor integración a la sociedad y por lo tanto disminuir los efectos de discapacidad que este tipo de enfermedades puede generar.

Definición

La fisioterapia respiratoria es una modalidad de fisioterapia que consiste en valorar, establecer y aplicar procedimientos y técnicas que, basados en la utilización de agentes físicos y en el conocimiento de la fisiopatología respiratoria, curan, previenen y estabilizan las afecciones del sistema toracopulmonar.

Recuerdo anatomo-fisiológico

Los pulmones son órganos pares situados en la cavidad torácica que llevan a cabo la respiración. En el ser humano adulto, cada pulmón mide entre 25 y 30 cm de largo y tiene una forma más o menos cónica. Los dos pulmones están separados por una estructura denominada mediastino, que contiene el corazón, la tráquea, el esófago y vasos sanguíneos. Los pulmones están cubiertos por una membrana protectora llamada pleura pulmonar, que está separada de la pleura parietal -una membrana similar situada en la pared de la cavidad torácica- por un fluido lubricante. El aire inhalado pasa a través de la tráquea, que se divide en dos tubos denominados bronquios; cada bronquio conduce a un pulmón. Dentro de los pulmones, los bronquios se subdividen en bronquiolos, que dan lugar a los conductos alveolares; éstos terminan en unos saquitos llamados alvéolos, que es donde finalmente se realiza el intercambio gaseoso. El cual consiste en el aporte de oxígeno que consume las células y eliminación del anhídrido carbónico (CO2) producido por el metabolismo celular. El vehículo para ambos gases es la sangre la cual es propulsada por el corazón.

Las personas que se pueden beneficiar de fisioterapia respiratoria, son aquellas que cursan con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), bronquiectasias, fibrosis quística, procesos patológicos parenquimatosos, alteraciones de la pared torácica, parálisis diafragmática, enfermedad pulmonar ocupacional, enfermedad respiratoria aguda estable (Neumonía, atelectasia,), enfermedad neuromuscular, personas que tienen programado o han tenido un procedimiento quirúrgico que pueda presentar algún riesgo de complicación pulmonar, enfermedades respiratorias infantiles como la bronquiolitis, asma, infección respiratoria aguda etc.

Objetivos de la fisioterapia respiratoria

Objetivo general

Controlar y aliviar tanto como sea posible los síntomas y complicaciones de la persona con enfermedad respiratoria.

Objetivos específicos

  • Permeabilizar vía aérea
  • Reeducar el patrón respiratorio
  • Mejorar movilidad torácica
  • Reexpandir el tejido pulmonar
  • Entrenar músculos respiratorios y periféricos
  • Mejorar tolerancia al ejercicio

Actividades de la fisioterapia respiratoria

Valoración

La selección de cualquier procedimiento de fisioterapia respiratoria ha de partir de una valoración previa que permita establecer los objetivos terapéuticos para alcanzar las metas que se pretenden alcanzar con el paciente y por lo tanto efectuar un programa ajustado a las condiciones individuales. La valoración por fisioterapia se enfocará a realizar:

  • Anamnesis o interrogatorio: valoración de la disnea, dolor, tos y expectoraciones etc.
  • Valoración de la dinámica y de la estática de la caja torácica, modo y ritmo respiratorio.
  • Auscultación pulmonar
  • Valoración de la musculatura respiratoria.
  • Procedimientos especiales de valoración: espirometría simple y forzada, para la determinación de parámetros ventilatorios básicos
  • Valoración del grado de saturación de oxígeno en sangre por medio de pulsoximetría.
  • Valoración de tolerancia al esfuerzo a través de pruebas de esfuerzo submáxima, o pruebas de marcha, que informan de la adaptación fisiológica del organismo ante el incremento de la carga muscular externa.
  • Análisis de pruebas complementarias: gasometría arterial, radiografías, etc.

Técnicas de la fisioterapia respiratoria

Las técnicas realizadas se pueden agrupar en tres áreas:

– Técnicas de permeabilidad de vía aérea.
– Técnicas de kinesiterapia respiratoria.
– Técnicas de Entrenamiento muscular.

Técnicas para la permeabilidad de vía aérea

Estas técnicas son las que permiten mantener la vía aérea libre de secreciones. Están indicadas en aquellos pacientes que tienen una hipersecreción bronquial, aumento de la viscosidad del moco, una pérdida de la disfunción ciliar y/o alteraciones en el mecanismo de la tos. Existe una variedad de técnicas que se basan en diferentes mecanismos de acción, dentro de ellas están:

  • Técnicas con variaciones de flujo: Estas técnicas actúan modificando la velocidad y las características del flujo espiratorio, disminuyendo la viscosidad de la secreción bronquial. Están indicadas en todos los procesos patológicos con secreción bronquial aumentada y su finalidad es movilizar la secreción desde la periferia del pulmón hasta las vías aéreas centrales. Dentro las técnicas más utilizadas están: Espiración lenta total con glotis abierta en infralateral (ELTGOL), Espiración lenta prolongada (ELpr), Ciclo activo de la respiración, drenaje autógeno, aumentos de flujo espiratorio.
  • Técnicas que utilizan la fuerza de gravedad y ondas de choque: El drenaje postural y la vibropercusión son técnicas que en las últimas décadas se han estado sustituyendo por otras que muestran mayor evidencia científica de efectividad, como las citadas anteriormente. Pero algunos autores aún las recomiendan en patologías respiratorias específicas hipersecretantes y en casos especiales como paciente poco colaborador, gran debilidad de músculos respiratorios o debilidad generalizada.
  • Coadyuvantes instrumentales: En los últimos años se han desarrollado diferentes aparatos que facilitan la permeabilización de vía aérea. Los cuales permiten al fisioterapeuta tratar y educar a los pacientes, en el manejo de dichos dispositivos para ser utilizados en su domicilio. Los equipos más utilizados en nuestro medio son Therapeep, Flúter, Acapella, cornet entre otros.

Técnicas de Kinesiterapia Respiratoria

En los enfermos pulmonares crónicos se detectan alteraciones en el patrón respiratorio adoptadas como consecuencia del trastorno que presenta. Esto produce una respiración poco eficaz, con aumento del trabajo respiratorio. Con estas técnicas se pretende mejorar la ventilación, oxigenación y disminuir el gasto energético. Dentro de las técnicas más utilizadas en el paciente con enfermedad respiratoria, están las de reeducación respiratoria tales como: Los ejercicios de control respiratorio, ventilación dirigida, reeducación diafragmática y ejercicios con freno espiratorio.

Técnicas de entrenamiento muscular

Los pacientes con enfermedad pulmonares crónicas tienen una capacidad de esfuerzo disminuida que, además, se relaciona con su deterioro funcional y el grado de obstrucción. Los factores limitantes de la capacidad de esfuerzo son múltiples, pero a los ya clásicos (incapacidad ventilatoria atrapamiento de aire con el ejercicio, limitación cardiovascular y el transporte de oxígeno) se ha sumado últimamente, la afectación muscular periférica. Esto justifica la necesidad de implementar un programa de acondicionamiento físico, basado en una adecuada evaluación de su capacidad funcional y a partir de esta, estructurar un plan de ejercicios individualizado para el paciente con enfermedad pulmonar crónica.

Entrenamiento en resistencia de extremidades inferiores:

Actividad que se realiza a través de bicicleta ergométrica, tapiz rodante o subida de escaleras. Con una intensidad entre el 50 al 70% de la capacidad máxima del paciente, evaluada por consumo de oxígeno, frecuencia cardiaca o teniendo en cuenta la sensación subjetiva de disnea del paciente. Con una duración de 30 a 45 minutos dos o tres veces por semana.

Entrenamiento a resistencia de extremidades superiores:

Movimiento de miembros superiores con levantamiento de bajo peso o barra. Actividad con soporte como el ergómetro de brazos. Puede ser realizado durante 30 minutos, 3 veces por semana.

Entrenamiento a fuerza de miembros superiores:

Ejercicios con peso hasta un 80% de la carga máxima tolerada, con series de pocas repeticiones.

Entrenamiento de músculos respiratorios:

Existen diferentes alternativas para realizar entrenamiento muscular respiratorio, tales como la hiperventilación isocapnica, o utilizando diferentes dispositivos (Threshold, Pflex), en el entrenamiento que utiliza estos aparatos, se debe iniciar con una intensidad equivalente al 30% de la presión inspiratoria máxima. Durante la ejecución del plan de ejercicios se debe mantener un adecuado control del patrón respiratorio. Esta actividad se realiza con una duración de 15minutos, 2 veces al día.

Se debe tener en cuenta que las actividades de entrenamiento muscular deben ser precedidas con maniobras de calentamiento y estiramiento.

NOTA: Las actividades que se desarrollarán en cada programa se adaptarán a las condiciones clínicas y a las necesidades de cada paciente y metas que se quieran lograr con el tratamiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad *