Los oligoelementos, El Cromo

Los oligoelementos son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Se les conoce de esta manera (oligoelementos) debido a que la cantidad requerida de cada uno de ellos es menor a 100 mg. Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células.

Si nos fijamos en la función de los oligo-elementos, observamos que funcionan la mayoría de las veces como componentes de las metaloproteínas. Éstas son estructuras proteicas, como por ejemplo enzimas u hormonas, que utilizan determinados oligo-elementos para construir su estructura espacial. El efecto tóxico de determinados metales pesados, como por ejemplo el mercurio, se debe a que éstos ocupan el lugar de los oligo-elementos en estas estructuras proteicas. Eso origina un cambio en el orden espacial y la metaloproteína se queda inactiva. Algunos oligo-elementos pueden volverse tóxicos en caso de sobredosis. Para dichos oligo-elementos existe una gama de cantidades óptimas.

CROMO

CDR (cantidad diaria recomendada)

  • 50 – 200 mcg.

Fuentes naturales

  • Queso holandés (Gouda).
  • Carne bovina.
  • Anguila.
  • Productos elaborados con cereales integrales, sobre todo centeno y maíz.
  • Patatas, cebollas, lechuga.
  • Avellanas, almendras.
  • Cacao en polvo y productos elaborados con cacao, miel, té (verde y negro).

Síntomas en caso de deficiencia de cromo

  • Metabolismo deficiente de la glucosa.
  • Aumento de los valores de colesterol.
  • Cansancio.
  • Nerviosismo.
  • Problemas de crecimiento.

Toxicidad (como consecuencia de una sobredosis)

  • Dermatitis.
  • Úlceras estomacales e intestinales.
  • Daños del hígado y/o de los riñones.

Función fisiológica

  • Metabolismo de hidratos de carbono y grasas (FTG = Factor de Tolerancia a la Glucosa).
  • Influencia sobre la “adherencia” de la hormona insulina (función de receptor).
  • Impide el hiperinsulinismo y por lo tanto es un factor importante para la prevención de la arteriosclerosis.
  • Influye en los mecanismos centrales de regulación (hipotálamo) con respecto a la sensación de hambre, disminuye el sobrepeso.

Peculiaridades

En casos de diabetes tipo I mejora la tolerancia a la glucosa.
El contenido de cromo en alimentos industrialmente elaborados (por ejemplo el azúcar) es extremadamente bajo.
Los sales de cromo se han de utilizar siempre en la forma trivalente; ¡los sales de cromo hexavalente son extremadamente tóxicos!

ARTÍCULO CEDIDO POR:

Bibliografía:

1. Abraham, A.S., e.a.: The effects of chromium supplementation on serum glucose and lipids in patients with and without non-insulin dependent diabetes. Metabolism, 41, 768-771, 1992
2. Anderson, R.A., e.a.: Supplemental-chromium effects on glucose, insulin, glucagon and urinary chromium losses in subjects consuming controlled low-chromium diets. Am. J. Clin. Nutr., 54, 909-916, 1991

Los oligoelementos, El Azufre

Los oligoelementos son sustancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en el organismo para intervenir en su metabolismo. Se les conoce de esta manera (oligoelementos) debido a que la cantidad requerida de cada uno de ellos es menor a 100 mg. Estos elementos químicos, en su mayoría metales, son esenciales para el buen funcionamiento de las células.

Si nos fijamos en la función de los oligo-elementos, observamos que funcionan la mayoría de las veces como componentes de las metaloproteínas. Éstas son estructuras proteicas, como por ejemplo enzimas u hormonas, que utilizan determinados oligo-elementos para construir su estructura espacial. El efecto tóxico de determinados metales pesados, como por ejemplo el mercurio, se debe a que éstos ocupan el lugar de los oligo-elementos en estas estructuras proteicas. Eso origina un cambio en el orden espacial y la metaloproteína se queda inactiva. Algunos oligo-elementos pueden volverse tóxicos en caso de sobredosis. Para dichos oligo-elementos existe una gama de cantidades óptimas.

AZUFRE

CDR (cantidad diaria recomendada)

  • ¡No se conoce!

Fuentes naturales

  • Existe en todas las combinaciones proteicas como componente de aminoácidos sulfúricos (entre los cuales: metionina, cisteína, taurina).
  • Huevos, queso, carne, leche, productos lácteos.
  • Verduras: legumbres, soja, cereales, patatas, maíz, ajo, cebollas, puerro.
  • La combinación sulfúrica sulfito se origina cuando la fruta disecada (albaricoques, manzanitas, higos, etc.) es tratada con dióxido de azufre para su conservación.
  • También al azufrar los toneles de vino (vinos baratos contienen muchas veces mucho sulfito).

Síntomas en caso de deficiencia de azufre

  • Desajustes en la síntesis de los tejidos conectivos (colágeno).
  • Dolor en las articulaciones.
  • Desajustes de la función hepática.
  • NB: falta de azufre es igual a falta de proteínas.

Toxicidad (como consecuencia de una sobredosis)

  •  No se conoce.

Función fisiológica

  • Forma parte del tejido conectivo, de las estructuras proteicas, etc…
  • Forma parte de las hormonas y de las enzimas.
  • Síntesis de la sinovia.
  • Detoxificación del hígado.

Peculiaridades

  • El régimen de Moerman pone de relieve la importancia del azufre para la inmunología.
  • Baños a base de azufre en caso de problemas en las articulaciones.
  • El sulfito (frutas deshidratadas) interrumpe los procesos metabólicos y destruye latiamina (vitamina B1).
  • Síntomas de alergia sulfítica: ritmo cardíaco acelerado, dolor de cabeza, mareos.

ARTÍCULO CEDIDO POR:

Cansancio

Cloro, Elementos y sustancias activas

Cloro, Elementos y sustancias activas

La cantidad diaria recomendada (CDR) de cloro es de 3 – 5 g al día.

Fuentes naturales

El cloro se encuentra sobre todo en la sal de cocina (NaCl) y por lo tanto en todos los alimentos elaborados con sal (conserva y realza el sabor) como: charcutería y embutidos, queso (sobre todo queso azul – hasta el 2% del porcentaje de peso), arenques salados,
carne en salmuera, etc.
También está presente en diferentes tipos de queso: quesos azules, Tilsitter, brie, feta, etc., en el pescado en latas como p.e. atún, caviar, en las pastillas de caldo y concentrado de caldo líquido, etc.
Tienen cloro también, el apio, hojas de diente de león, ortigas, lombarda, los dátiles y los zumos de frutas y de verduras.

 

Síntomas en caso de deficiencia de cloro

La falta de cloro puede causar una disminución en la producción de ácido clorhídrico en la pared gástrica. De esta manera, se perturba la descomposición de las grasas y de las proteínas.
El déficit de cloro también puede ocasionar debilidad muscular.

Si la deficiencia de cloro fuera muy importante (aproximadamente más de 45 gramos, teniendo en cuenta que la cantidad total de cloro en el cuerpo humano es aproximadamente 80 gramos) por ejemplo a consecuencia de largos períodos de vómitos, se pueden producir edemas cerebrales.

 

Función fisiológica del cloro y peculiaridades

Función fisiológica

El cloro regula, junto con el sodio, el equilibrio hídrico (extracelular) y el equilibrio ácido-base. También es importante componente del ácido gástrico (HCl), necesario para la descomposición de las proteínas y grasas.

Peculiaridades

El cloro es el acompañante más importante del sodio, así que también tiene un efecto regulador de la tensión sanguínea.

Literatura

1. Cantor, K.P., e.a.: Bladder cancer, drinking water source, and tap water
consumption. J. Natl. Cancer Inst., 79, 1269-1279, 1987
2. Löffler, G., e.a. Biochemie und Pathobiochemie, Springer, 1997

Lengua

¿Qué nos muestra el estado de tú lengua?

Lengua

La lengua es un verdadero mapa que nos hace distinguir el estado de todos nuestros órganos; la punta se correlaciona con el corazón, un poco más atrás están los pulmones. En el lado derecho se refleja la vesícula biliar y en el izquierdo, el hígado. En el medio indica el estado en el que se encuentran el estómago y el bazo. La parte posterior se refiere a los riñones, los intestinos, la vejiga y el útero.

Una lengua sana debería ser suave, flexible y ligeramente húmeda. Tendría que ser de color rojo pálido con una capa blanca muy fina. Los indicadores de la lengua son grietas, hondonadas, capas (amarillas, vellosas, gruesas, blancas), líneas, inflamaciones, manchas rojas y cortes.

Grieta que discurre por la parte central: Una grieta en la línea media que no alcanza la punta indica que el estómago no funciona correctamente y la digestión está alterada; lo más probable es que aparezca un déficit de nutrientes (recomendable el multivital forte). En este estado es habitual hincharse después de comer y notar una súbita bajada de energía a mitad del día, precisamente después de comer. En estos casos es muy recomendable el extracto de alcachofa y jengibre y el enzimasan, y como alimentos: alcachofa, aguacate, arroz, boniato, brotes de mijo, calabaza, chirivía, nabo, ñame, tofu, zanahoria, té rojo, hinojo, menta, regaliz. También es recomendable comer sopas, guisos y purés, fáciles de digerir; no beber bebidas gaseosas en ningún momento ni ningún líquido durante las comidas.

Marcas de dientes en los laterales de la lengua: Indican déficit nutricional; es probable que la digestión esté deteriorada y padecer una disfunción esplénica (del bazo): el bazo es un pequeño órgano que trabaja en tandem con el estómago para captar los nutrientes de los alimentos ingeridos y se encarga de destruir los glóbulos rojos agotados, reciclándolos y transformándolos en hierro para producir sangre; también neutraliza las bacterias insalubres, por lo que ayuda a prevenir los resfriados y la gripe cuando está a pleno rendimiento. La manifestacón habitual son gases y distensión abdominal. Los alimentos que nutren al bazo son: judías aduki, cidra, judía mung, judía pinta, alfalfa, lichis, cebada, mijo, remolacha, avena, zanahoria, perejil, apio, chirivía, pollo, calabaza, hinojo, hortalizas de raíz, pescado, boniato, nabo, ñame, verduras de hoja verde, algas, coles, acelgas, ajo, astrágalo, canela, cayena, eneldo, ginseng, jengibre, pau de arco, pimienta negra, rábano picante. Hay muchos suplementos recomendables para mejorar el bazo, pero si hay que elegir, podríamos decir el allium sativum y la clorela.

Lengua llagada: Indica déficit de hierro o vitaminas B. Se puede solucionar bebiendo té de ortigas o tomando minavit, multimineral o haemathonyl. Sería recomendable valorar mediante un análisis de sangre los niveles de hierro. Si estos niveles son adecuados, es recomendable un complejo de vitaminas B o levadura de cerveza.

Lengua con sensación de ardor: Indica que al estómago le faltan jugos gástricos; es posible padecer a la vez trastornos digestivos. Soluciones sencillas en este caso sería por ejemplo tomar una cucharadita de cerveza amarga cada día; beber té de diente de león dos veces al día; tomar una cucharada de vinagre de sidra de manzana antes de cada comida; los comprimidos de ácido clorhídrico pueden ayudar a equilibrar los jugos gástricos en el estómago.

Lengua hinchada, con una capa gruesa blanca, o ambas cosas: Acumulación excesiva de mucosidad en el organismo. También indica la falta de bacterias beneficiosas o el acúmulo excesivo de levaduras, es decir, una disbiosis intestinal. Se puede hacer la dieta propuesta para Candidiasis (información en otro artículo de esta página web) o reducir lácteos, ya que estos productos aumentan la mucosidad; aumentar el consumo de alimentos “verdes”; suplementar durante 6 meses un prebiótico bueno (darmocare pro); tomar Pau d´Arco durante unos meses (1-1-0); reducir drásticamente los alimentos dulces, azucarados o edulcorados.

Grietas horizontales, pequeñas grietas/muescas: Es lo que se denomina lengua geográfica; es un signo de mala absorción, sobre todo de vitaminas B, y a menudo se acompaña de falta de energía. Es una carencia que está presente en la persona durante mucho tiempo, ya que las grietas tardan años en desarrollarse. Solución: Tomar complejo B-50 (1-0-0); tomar enzimasan (0-1-0); tomar defisan para ayudar a que circule la linfa y eliminar las toxinas que impiden la absorción de nutrientes; beber infusiones de menta; beber infusiones de ortigas; beber jugo de aloe vera antes de las comidas.

Capa amarilla espesa: Indica falta de bacterias saludables en el intestino, y por tanto exceso de putrefacción en éste. En estos casos es bueno el darmocare para; el pau de arco; tomar jugo de aloe vera; mucha verdura; infusiones de manzanilla; y más adelante suplementar darmocare pro; es muy importante asimismo, disminuir la ingesta de alimentos de origen animal y alimentos dulces.

Punta roja: No hay evidencia al respecto, pero se cree que tiene que ver con un disgusto muy fuerte no superado…

Bibliografía:

You are what you eat. Dra. Gillian McKeith. Editorial Planeta. 2009.
Semiología Médica y Técnica Exploratoria. Surós Batlló. 8ª edición. Editorial Masson. 2001. Barcelona.
Semiología y Fisiología Médica. Mazzei, E. Editorial El Ateneo. 2002.
Semiología Médica. Goié, A., Chamorro, G. Publicaciones Técnicas Mediterránea. 2002.

Autor: Itziar González de Arriba
Mail: lagalgadelahergui@hotmail.com